La lluvia acude a estabilizar el incendio de Sierra Bermeja Catalá: "Agradecemos el trabajo de personas, instituciones y la buena labor de los sacerdotes"

Bombero en el incendio de Sierra Bermeja
Bombero en el incendio de Sierra Bermeja

El Obispo de Málaga ha compartido el inmenso dolor que le produce esta situación, "que ha afectado a varias poblaciones de nuestra Diócesis de Málaga"

El incendio de Sierra Bermeja ha quedado estabilizado, entrando en nivel 0

Las condiciones ambientales, con la lluvia que empezó a caer el lunes sobre la zona, ayudan a controlar el fuego, que ha arrasado ya 10.000 hectáreas

Monseñor Auza ha recibido con dolor la noticia y afirma: "La cuestión del medio ambiente es prioritaria para nosotros los católicos. Cuidar la creación es un imperativo moral, teológico, podemos decir"

(Diócesis de Málaga).- El fuego, que ha arrasado ya un perímetro de 83 kilómetros, obligó el pasado fin de semana a que 2.670 personas tuvieran que dejar atrás sus hogares en Jubrique, Genalguacil, Júzcar, Alpandeire, Pujerra y Faraján.

Los medios aéreos volvieron entonces a retomar el apoyo a los trabajos, y los esfuerzos se dirigieron de modo especial a contener el flanco Este y su avance hacia Casares y Monte Duque, según informaron desde el INFOCA, aunque el fuego ha llegado casi a agotar las reservas de agua de los medios terrestres para combatir sus dos frentes activos. Las últimas informaciones afirman que el incendio ha quedado estabilizado gracias a la lluvia, que ha ayudado a los bomberos. La consejera de Agricultura, Carmen Crespo, anunció a última hora del lunes 13 que los vecinos de Jubrique, Júzcar, Faraján, Alpandeire y Pujerra podían volver progresivamente a sus casas.

El Obispo de Málaga, D. Jesús Catalá, ha compartido el inmenso dolor que le produce esta situación, «que ha afectado a varias poblaciones de nuestra Diócesis de Málaga. Agradecemos el trabajo de todas las personas e instituciones que han puesto tanto esfuerzo para apagar el fuego. Y pedimos por el eterno descanso de quien ha perdido la vida en esa buena acción.

Agradezco también la buena labor que los sacerdotes de los pueblos afectados están llevando a cabo. Les hemos dicho que les apoyamos y que rezamos por toda la gente. Nuestro deseo es que pueda ser controlado y apagado este fuego devastador, que ha quemado tanto terreno valioso. Esperamos que la lluvia pueda coadyuvar a la extinción del fuego".

Precisamente, este fin de semana, el nuncio apostólico en España, Mons. Bernardito Auza, ha recibido con dolor la noticia de este incendio, y ha afirmado: «La cuestión del medio ambiente es prioritaria para nosotros los católicos. Cuidar la creación es un imperativo moral, teológico, podemos decir. El Señor nos ha confiado la creación y es responsabilidad de todos».

Hablan los párrocos

En el seguimiento, minuto a minuto, de este incendio, que mantiene a Málaga y a toda España en vilo, se encuentran también las comunidades parroquiales de las localidades afectadas.

Incendio
Incendio

Andrés Conde es párroco de Pujerra, Igualeja, Cartajima y Parauta. En declaraciones a diocesismalaga.es explicaba el lunes la dureza de la situación. «Gracias a Dios, este fin de semana hemos podido celebrar la Eucaristía. El problema empezó cuando hubo que desalojar Pujerra. Hemos vivido momentos muy duros y difíciles, porque en el Valle del Genal hay mucha población en situación de dependencia, ancianos y enfermos.

En un primer momento se albergaron en el pabellón del barrio de San Francisco, en Ronda, y posteriormente fue posible reubicarlos en casas rurales, residencias y domicilios particulares.

Desde aquí quiero agradecer la ayuda prestada al pueblo por parte de la Guarda civil, la Policía local y nacional, la UME, Protección Civil, Cruz Roja y muchos otros estamentos y personas buenas de las que no quiero dejarme a ninguno, y que no han escatimado en ayudar a nuestros pueblos». Desde la fe, Conde asegura que Dios sostiene la esperanza. «Se afronta con la confianza de que Dios nos va a sacar de todo esto. Como Iglesia, las herramientas más importantes que tenemos es estar cerca de la gente, ayudarles, pero sobre todo rezar y no decaer en nuestra confianza de que Dios nos va a seguir ayudando y su Santísima Madre protegiendo», afirma.

Incendio de Sierra Bermeja
Incendio de Sierra Bermeja

A Gerardo Rosales, cura de Júzcar, Faraján y Alpandeire, el desalojo le pilló "de servicio". «Ser el cura del pueblo significa estar cerca de la gente, en lo bueno y en lo malo. A mí me cogió allí, después de celebrar la Eucaristía a las 10.00 h. en Alpandeire y a las 11.30 h. en Faraján. Decidí quedarme al ver que la situación empeoró mucho en un momento. Enseguida me ofrecí a llevar gente hasta el pabellón de Ronda con mi coche, y regresé después para ver qué más hacía falta».

La vuelta a Alpandeire desde Ronda no fue sencilla: «Me encontré con una columna de humo, y caían sobre el coche abundante ceniza y restos de carbón» Aún así, Gerardo lo consiguió.  «La situación ha sido muy dura, me impresionó especialmente ver a los ancianos cuando tuvieron que desalojarlos de la residencia, subirlos en ambulancias y autobuses para llevarlos a Ronda, fue desaolador.

La gente está muy nerviosa, temiendo por la situación en que han dejado a sus animales, su ganado... Con ellos solo podemos estar, acompañar y consolar. A nivel de Ronda y Serranía sí estamos promoviendo oraciones. Las comunidades de monjas están rezando intensamente, se está haciendo adoración del Santísimo en muchos templos y en todas las parroquias y cofradías se está teniendo muy presente para orar y ayudar, y Cáritas está al momento en contacto con la diputación y los ayuntamientos para coordinar la atención a las necesidades».

La confianza, para Gerardo, es fundamental. «Confiamos en Dios, eso nunca falta. Y lo más importante ahora es que las personas puedan verle en nuestra cercanía, en nuestra disponibilidad». 

Genalguacil, aún en alerta

Por su parte, Francisco Hierro de Bengoa, párroco de Jubrique y Genalguacil, epicentro de la noticia, está viviendo minuto a minuto la situación en coordinación con las autoridades, y sufrió el pasado viernes el confinamiento impuesto a la población ante el riesgo de explosión «por el tipo de nubes y el humo», según explicó el alcalde de Jubrique, Alberto Benítez, y el posterior desalojo.

«La esperanza no la perdemos nunca -afirma el cura- pero la situación es muy dura. La mayoría de los evacuados de estos municipios han podido ser acogidos en domicilio de familias y conocidos, o en segundas residencias, y los de Jubrique ya pueden empezar a regresar a sus hogares, algo que de momento no se contempla para los habitantes de Genalguacil, debido al flanco activo del oeste, que en estos momentos es el más complicado del incendio y sigue avanzando hacia Casares.

Como parroquias, podemos rezar y apoyar en este aspecto, hacernos presentes y poner a disposición lo que tenemos. Esa es ahora nuestra misión, y seguir pendientes de las necesidades, de quién ha perdido y el qué, y tengo pendiente volver a las dos parroquias y ver cómo se encuentran a causa del humo», afirma.

Volver arriba