Se expondrá durante todo el domingo a un lado del altar mayor La reliquia de san Valentín en Toro (Zamora) se queda sin besos

Reliquia de san Valentín en Toro (Zamora)
Reliquia de san Valentín en Toro (Zamora)

La reliquia, que cada año se venera en estas fechas y se da a besar a los fieles en la Colegiata de Santa María la Mayor de Toro, se queda este año sin besos en las misas que este domingo se celebrarán en el templo toresano

No obstante, podrán venerar el cráneo de san Valentín los fieles y turistas que accedan a lo largo del día al templo mayor de la localidad vitivinícola de Toro, donde la encontrarán expuesta a un lado del altar mayor

El párroco Jesús Campos la ha desmarcado del sentido más consumista que se le da actualmente a san Valentín

"Más allá de casar a enamorados, el sacerdote romano fue un mártir, con lo que ello representa de que en medio de la dificultad emerge la fortaleza del ser y la resiliencia"

(EFE).- La reliquia del cráneo de san Valentín, que cada año se venera en estas fechas y se da a besar a los fieles en la Colegiata de Santa María la Mayor de Toro (Zamora), se queda este año sin besos en las misas que este domingo se celebrarán en el templo toresano.

El párroco de la Colegiata, Jesús Campos, ha explicado a Efe que la reliquia permanecerá durante toda la jornada dominical, coincidiendo con el Día de San Valentín, en un lugar preferente de la Colegiata, a un lado del altar mayor, fuera de la capilla dedicada al santo en la que se guarda la reliquia habitualmente.

De esta forma, podrán venerar el cráneo de san Valentín los fieles y turistas que accedan a lo largo del día al templo mayor de la localidad vitivinícola de Toro.

Durante la celebración eucarística de las 13.00 horas y en la que está previsto celebrar a las 18.30 horas, los feligreses podrán acercarse, de forma ordenada y manteniendo la distancia social, a la reliquia para verla de cerca y hacer una inclinación en señal de veneración, como gesto que sustituye al beso que se daba otros años a la cabeza del santo.

Colegiata de Toro

Las dos misas contarán cada una de ellas con un máximo de veinticinco fieles, atendiendo a las restricciones de aforo en los templos de culto vigentes en Castilla y León.

Quienes se queden fuera en el oficio religioso tendrán la oportunidad también de apreciar la reliquia accediendo al templo que fusiona estilos románico y gótico, en el horario de apertura a las visitas turísticas, por las mañanas de 10 a 14 horas y por las tardes de 16.30 a 18.30 horas.

Aunque existen hasta tres reliquias distintas de la cabeza de san Valentín: la de Toro, otra en la iglesia de San Antón de la madrileña calle de Hortaleza y la tercera en la basílica de Santa María en Cosmedin de Roma, Jesús Campos ha subrayado el origen de la toresana, que "viene directamente del emperador, dada por Carlos V".

La reliquia llegó a Toro a mediados del siglo XVI por mediación del capellán del rey, Diego Enríquez.

Cuenta la leyenda que el papa Pablo III regaló la reliquia a Carlos I de España y V de Alemania con el fin de aliviarle de los dolores de cabeza por sus migrañas, ya que se le atribuía ese poder curativo.

El párroco de la Colegiata de Toro ha recordado que los Austrias eran "muy de reliquias", ya que las utilizaban como protección del cielo a la corona a través de los santos.

Además de la cabeza en la capilla dedicada a San Valentín, en la Colegiata de Toro también existe una escultura del santo realizada en el siglo XVIII por el escultor Pedro León de Sedano y una tabla que representa su martirio.

En el pasado llegó a haber incluso una cofradía de san Valentín, a la que ya se hacía mención en un documento que aún se conserva datado en el año 1621.

Toda esa vinculación con el santo, Jesús Campos la ha desmarcado del sentido más consumista que se le da actualmente a san Valentín y ha recordado, que más allá de casar a enamorados, el sacerdote romano fue un mártir, con lo que ello representa de que "en medio de la dificultad emerge la fortaleza del ser y la resiliencia".

Volver arriba