La emisora consigue entrevistarle ocho años después de comenzar su pontificado Bergoglio se 'reconcilia' con la Cope

Bergoglio se 'reconcilia' con la Cope
Bergoglio se 'reconcilia' con la Cope

"Francisco sabía que el latido de Cope no acaba de acompasarse al de su pontificado, nada extraño por otra parte, pues sus propietarios, el episcopado español, no acaba tampoco de hacerlo, cosa que el Papa también sabe"

"Ahora, toca esperar y ver si también en el periodista y en la emisora se produce esa conversión pastoral a la que nos ha invitado Francisco y que los propios obispos españoles acaban de reconocer que no va a buen ritmo en nuestra Iglesia"

Arranca fuerte la temporada en la Cope. Su principal estrella, el locutor Carlos Herrera, conductor del magazine matutino que, junto con los programas deportivos de la noche y del fin de semana, ha sacado de los números rojos a la cadena de emisoras propiedad de la Conferencia Episcopal Española, ha entrevistado, ocho años y medio después de su elección como sucesor de Pedro, al papa Francisco. Ya iba tocando…

Más allá de algunos interesantes titulares que siempre suele dejar Francisco –el Papa más mediático de la historia, y también el más entrevistado, incluso por modestas hojas parroquiales–, la mayor noticia está en la propia concesión de esta entrevista. No era, ciertamente, la primera vez que la emisora hacía saber su interés por entrevistar a Jorge Mario Bergoglio.

Francisco, con Carlos Herrera
Francisco, con Carlos Herrera

Pero el caso es que el pontífice argentino no tenía entre sus objetivos comunicacionales a la emisora española. Probablemente sabía Francisco (la emisora tiene muchos oyentes a los que escucha Francisco) que el latido de la Cope no acababa de acompasarse al de su pontificado, nada extraño, por otro lado, toda vez que su episcopado, accionista mayoritario, tampoco acaba de hacerlo, cosa que también le consta al Papa.

Nostálgicos de Wojtyla y Ratzinger

El líquido amniótico de la cadena de emisoras sigue siendo en buena medida el que le proporciona la eclesiología y doctrina emanada de los dos pontífices anteriores, dispensado tanto desde puestos claves de su consejo de administración como desde la línea editorial de su pulmón religioso, en donde se ha enquistado una mal disimulada nostalgia.

El otro pulmón, es sabido, tampoco ha encontrado especiales dificultades al respirar el líquido ambiente en que se mueven sus competidores, esto es, la cuenta de resultados marcada por la economía de mercado pura y dura, esa a la que Francisco ha puesto colorada en mensajes, instrucciones pastorales e incluso encíclicas.

Que sí, que al final hay que dar de comer a centenares de familias, es verdad, pero a lo mejor no a costa de cualquier tipo de publicidad (a veces incluso contraria a las denuncias del episcopado sobre los peligros de la ludopatía, por ejemplo) o servilismos políticos, sean del color que sean. Primun vivere deinde philosophare. La siempre difícil convivencia entre la Cope del P. José Luis Gago y la del P. Bernardo Herráez.

Padre Gago, en Cope
Padre Gago, en Cope

Tensión entre Herrera y Omella, y viceversa

Y eso se encargó de remarcárselo el propio Herrera a Omella en la entrevista que le hizo poco después de que el arzobispo de Barcelona fuese nombrado presidente de la Conferencia Episcopal Española. Vamos a llevarnos bien, le vino a decir el periodista andaluz en aquella entrevista, en cuyos primeros compases se cortaba la tensión de dos personajes que no están acostumbrados a escucharse porque a ninguno le satisface lo que oye del otro.

¿Era esta la razón última por la que el Papa no concedía entrevistas a la Cope? Bueno, es fácilmente comprensible incluso para un papa que una emisora comercial ha de tener su margen de maniobra, por más que sus accionistas mayoritarios sean eclesiásticos y religiosos; se comprende peor que sus dos pulmones vehiculen un poso (por ser suave) neoliberal en lo económico y tradicionalista en lo confesional, que por ahí sí que no pasa el “peronista” y “progresista” Bergoglio, como le califica el sector más intransigente de la Iglesia por aquello de su machaconería tanto con la justicia social como con la sinodalidad y el "bendito pueblo de Dios".

Carlos Herrera entrevista al Papa en la Cope
Carlos Herrera entrevista al Papa en la Cope

Al distanciamiento –por supuesto no declarado– de la Cope con Francisco (y causa de gran cabreo en la cadena de emisoras eclesial) tampoco contribuía mucho Francisco, que logró sacar de sus casillas a casi todo el mundo en la sede de la calle Alfonso XI de Madrid cuando le concedió una entrevista, nada menos que en prime time, al programa Salvados, de Jordi Évole en La Sexta, considerada una cadena de televisión comecuras

¿Conversión pastoral también en la Cope?

Esta mañana hemos asistido en diferido (la entrevista fue grabada hace varios días y conseguida gracias a la perseverancia de su corresponsal en el Vaticano, Eva Fernández) a una ‘reconciliación’, con un Papa reconocible en su estilo frente a un periodista menos reconocible en el suyo, más recatado, menos sentencioso, más conciliador, que se revistió de cristiano al santiguarse y con una imagen de la Virgen de la Candelaria a su vera, a modo de estandarte o salvoconducto, quién sabe.

Ahora, toca esperar y ver si también en el periodista y en la emisora que le cobija se produce esa “conversión pastoral” a la que nos ha invitado Francisco en infinidad de ocasiones y que los propios obispos españoles acaban de reconocer en sus orientaciones pastorales para el próximo quinquenio que no va a buen ritmo en nuestra Iglesia.

Volver arriba