La Universidad Pontificia de Salamanca abre el curso académico 2020-2021 Mirian Cortés subraya la capacidad de adaptación, “ágil” y “solvente”, de la UPSA para garantizar una formación de calidad a los estudiantes

Mirian Cortés, en la apertura de curso de la UPSA
Mirian Cortés, en la apertura de curso de la UPSA

La rectora de la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA), Mirian Cortés Diéguez, ha subrayado la capacidad de adaptación, “ágil” y “solvente”, de la institución académica para garantizar una formación de calidad a los estudiantes, durante el Acto de Apertura del Curso Académico 2020-2021

La vocación cultural abierta e integradora de todas las ciencias que define a la UPSA, de su nacimiento en 1940, y su trayectoria “han hecho honor a la misión encomendada y a los valores que la impulsan”, en palabras de la rectora

El Gran Canciller de la Universidad, cardenal Ricardo Blázquez Pérez, arzobispo de Valladolid, ha presidido la Eucaristía en la Iglesia de La Clerecía y, posteriormente, también ha presidido el acto inaugural en el Aula Magna

La máxima autoridad académica de la Universidad Pontificia de Salamanca, Mirian Cortés Diéguez, ha recordado en su discurso de inauguración del curso 2020-2021 el octogésimo aniversario del nacimiento de la institución académica -el 25 de septiembre de 1940-, como un hito histórico para la universidad. Pese a que haya pasado a un segundo plano, como tantos otros previstos para 2020 en las agendas personales o institucionales, la rectora ha manifestado el orgullo que siente la comunidad universitaria de la UPSA por sus raíces y el honor a la misión encomendada y a los valores que impulsan a la institución.

Tradición e innovación nunca han estado reñidas en esta casa, por el contrario, en ella se ha sabido armonizar sabiamente lo inmutable y lo coyuntural, para dar respuestas acertadas a los desafíos de cada momento histórico”, ha apuntado.

Por ello, Miran Cortés no ha escatimado durante su discurso en mostrar su agradecimiento en reiteradas ocasiones a todos los integrantes de la comunidad universitaria -profesores, alumnos y personal de administración y servicios- por estar a la altura de la grave situación. Así, la rectora ha calificado de “enorme” el esfuerzo colectivo de “transformación, comprensión y compromiso” con el objetivo de que el curso 2019-2020 concluyese con los mayores niveles de calidad y aprovechamiento, así como por toda la labor de planificación del actual periodo académico.

Acompañada por el Gran Canciller de la UPSA, cardenal Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid, Mirian Cortés, ha hecho referencia a unas palabras pronunciadas por el Papa Francisco con las que anima a aprovechar la pandemia de la COVID-19 para construir algo diferente. “Nos interpelan directamente como universidad de la Iglesia a cumplir nuestra función, que no estará principalmente en el desarrollo técnico o científico, sino en la labor educativa, cultural y pastoral.”, ha enfatizado la rectora.

A continuación, Mirian Cortés ha compilado cronológicamente los acontecimientos -reconocimiento de la OMS de la enfermedad y declaración de pandemia mundial- que llevaron, inevitablemente, a la UPSA a tomar la decisión de suspender la docencia presencial y trasladarla íntegramente al entorno virtual. El 12 de marzo, dos días antes de que el Gobierno de España declarase el estado de alarma, la Universidad Pontificia de Salamanca cerró sus puertas. Una decisión “difícil y dura”, en palabras de la rectora, pero basada en “la firme convicción de que la medida era absolutamente necesaria, tanto para preservar la salud de nuestra comunidad universitaria como para contribuir a la seguridad del resto de personas”, ha subrayado.

 Durante todo este periodo, la UPSA mantuvo claras sus prioridades: concluir satisfactoriamente el curso, proteger la salud de los trabajadores y los puestos de trabajo, mantener una comunicación frecuente con los diversos colectivos para ofrecerles información de su interés, y manifestar la solidaridad, especialmente al ámbito sanitario, poniendo a su disposición recursos de protección, atención asistencial y alojamiento.

 Durante todo este periodo, la UPSA mantuvo claras sus prioridades: concluir satisfactoriamente el curso, proteger la salud de los trabajadores y los puestos de trabajo, mantener una comunicación frecuente con los diversos colectivos para ofrecerles información de su interés, y manifestar la solidaridad, especialmente al ámbito sanitario, poniendo a su disposición recursos de protección, atención asistencial y alojamiento.

Alumnado: centro de las decisiones

Al mismo tiempo, Mirian Cortés ha relatado cómo la institución académica trabajó de forma intensa en la planificación del curso 2020-2021 poniendo el servicio al alumno en el centro de las decisiones. Así, se contemplaron todos los escenarios posibles con el fin de garantizar la formación de calidad en cualquiera circunstancia, “si bien apostando por la enseñanza presencial, que consideramos insustituible”, ha puntualizado. En este sentido, ha reconocido el esfuerzo de los docentes en su formación en el uso de las herramientas tecnológicas y metodológicas.

Para la rectora, el acondicionamiento de espacios seguros y la creación de un ecosistema de aulas híbridas han sido “los puntales en los que se asentó el retorno a la docencia presencial, hoy plenamente implantado, que garantiza el seguimiento de las clases a los alumnos en cualquier eventual situación en la que puedan encontrarse”.

 Precisamente, en referencia a los estudiantes, ha agradecido su confianza y la de sus familias porque sus valoraciones en la calidad docente y su alto nivel de satisfacción han situado a la UPSA en puestos de privilegio en diferentes ranking nacionales e internacionales.

Por otra parte, Miran Cortés ha recordado un párrafo cervantino para apelar a la reflexión colectiva sobre el futuro incierto que depara la pandemia. “No podemos pretender mirar para otro lado y seguir adelante con nuestras vidas y deseos como si nada ocurriera. Las autoridades universitarias tenemos una especial obligación de vigilancia para contribuir a frenar la expansión de la COVID-19”. En este sentido, la rectora se ha sumado a la petición de la consejera de Educación de la Junta de Castilla y León de llamar a la responsabilidad de los estudiantes para que eviten cualquier actividad de ocio que pueda ser foco de transmisión para ellos, sus familias y demás conciudadanos. “Esperamos de nuestros jóvenes alumnos un compromiso de comportamiento ejemplar”, ha apuntado.

No podemos pretender mirar para otro lado y seguir adelante con nuestras vidas y deseos como si nada ocurriera. Las autoridades universitarias tenemos una especial obligación de vigilancia para contribuir a frenar la expansión de la COVID-19”

Su discurso ha concluido con un recuerdo a los enfermos, deseándoles una pronta recuperación; a los mayores, “el mayor tesoro que hemos de mimar”;  al personal sanitario, “para darles las gracias, una y mil veces más, por su heroica entrega que nos deja sin palabras”; también a otros colectivos (cuerpos y fuerzas de seguridad, alimentación, transporte, farmacia, comunicación, tecnología, voluntariado, etc.), “que haciendo de tripas corazón nos han demostrado que la profesionalidad y las ganas de ayudar pueden superar al miedo”; y por supuesto, gracias a los educadores, a los padres, y a los sacerdotes, “que aferrándose a las nuevas tecnologías no permitieron que la fe también fuera puesta en cuarentena”. A todos ellos, la rectora, les ha deseado salud y el mejor de los cursos.

Memoria Académica 2019-2020

Por su parte, la Secretaria General, Laura Magdalena Miguel, ha señalado en la lectura de la Memoria Académica aquellos aspectos, datos estadísticos, nombramientos y actos institucionales más destacados de la UPSA durante el periodo 2019-2020, como la toma de posesión de la Rectora Doña Mirian Cortés para un nuevo cuatrienio, y los nombramientos de los Vicerrectores y de la Secretaria General.

En su lectura se ha referido a los dos actos institucionales más relevantes del curso anterior: la vista del Nuncio Apostólico Monseñor Bernardito Cleopas Auza con motivo de la festividad de San Raimundo de Peñafort, y la presentación del Plan Estratégico 2020-2024 de la institución académica.

Asimismo, ha aportado datos sobre el alumnado que cursó estudios en la UPSA, cifra que se ha incrementado en un 5,36 %. En cuanto a las titulaciones, ha informado sobre los procesos de renovación y verificación. En este punto, Laura Magdaleno ha aludido de manera especial al posicionamiento de la institución académica en prestigiosos rankings como el Informe CYD, situándose como la tercera mejor universidad de España y la primera de Castilla y León en Enseñanza y Aprendizaje.

En lo relativo al apartado económico, ha hecho hincapié la creación de una línea de becas y ayudas para los damnificados por la COVID-19 y la continuación de las ayudas a la investigación gracias al patrocinio del Banco Santander.

Además de los datos estrictamente académicos, la Secretaria General ha subrayado la labor altruista de la Universidad y su compromiso con ámbitos como el familiar, en el que el Centro de Orientación y Mediación familiar incrementó sus intervenciones trasladando las mismas al entorno virtual. Igualmente, el Servicio de Asistencia Psicológica Sanitaria ha consolidado su funcionamiento con un crecimiento de sus intervenciones en un 12 %.

La rectora de la UPSA y el cardenal de Valladolid

En este curso marcado por la pandemia, ha destacado también el esfuerzo de las bibliotecas de la UPSA en el entorno virtual, al ofertar sesiones de formación online sobre servicios y recursos disponibles para diversos tipos de usuarios. Todas estas acciones contaron con la participación de más de 250 asistentes.

Lección inaugural

El catedrático de la Facultad de Filosofía Santiago García-Jalón de la Lama ha pronunciado la lección inaugural titulada 'Memoria de la peste'. Durante su intervención, el profesor ha realizado un recorrido histórico por las epidemias más conocidas de la historia de Europa con el objetivo de mostrar cómo la peste debe suscitar la solidaridad con generaciones pasadas.

García-Jalón ha reflexionado también sobre las consecuencias de la pandemia del coronavirus que, según el profesor, evidencian la fragilidad del ser humano. "No es solo que los individuos seamos frágiles, mortales, es que las estructuras que habíamos creado nos llevaban a pensar que habíamos llegado al fin de la historia", ha apuntado.

El profesor ha concluido su lección inaugural con un análisis sobre el concepto de solidaridad en las situaciones de vulnerabilidad.  "La peste debería enseñarnos que somos sólo humanos, el eslabón de una cadena que nos integra en el pasado, donde hombres como nosotros experimentaron el mismo desconcierto e incertidumbre que ahora padecemos", ha finalizado García-Jalón.

La rectora de la UPSA

Asistentes Acto Académico

El acto académico ha contado con un número de asistentes reducido como consecuencia de la limitación en la ocupación de espacios en los actos públicos civiles debido a la situación sanitaria de la pandemia por la COVID-19.

La UPSA ha contado la presencia del Gran Canciller de la Universidad, cardenal Ricardo Blázquez Pérez, arzobispo de Valladolid, responsables educativos de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León, el equipo rectoral de la Universidad, integrantes de su equipo directivo, representantes del Comité de Empresa y también de la Cámara de Alumnos.

Han acudido al acto académico la directora general de Universidades e Investigación de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León, Blanca Ares; el vicerrector de Investigación e Innovación Educativa, Pedro Sangro; la vicerrectora de Coordinación Académica y Profesorado, Ana Mª Andaluz; el vicerrector de Coordinación Estratégica y Calidad, Miguel Ángel Huerta; el vicerrector de Relaciones Internacionales y Estudiantes, Juan Manuel Castro, y la Secretaria General, Laura Magdaleno.

Apertura del curso en la UPSA

Junto al equipo rectoral, han asistido el Gerente de la UPSA, David González; el presidente del Comité de Empresa, Manuel José Moro, y el representante de la Cámara de Alumnos, Javier Peños.

Previamente al acto académico se celebró la Eucaristía en la Iglesia de La Clerecía, presidida por el cardenal Ricardo Blázquez Pérez y concelebrada por el obispo de Salamanca, Carlos López Hernández.

Etiquetas

Volver arriba