Cerca de 800 personas mostraron su interés por la Ley de Eutanasia Reflexión y alta participación en las IX Jornadas de Ética Asistencial del Centro de Humanización de la Salud

IX Jornadas de Ética Asistencial del Centro de Humanización de la Salud
IX Jornadas de Ética Asistencial del Centro de Humanización de la Salud

Un año más el Centro de Humanización de la Salud ha organizado las Jornadas de Ética Asistencial. Un espacio de deliberación ética en torno a problemas que se  dan cita en instituciones y servicios socio-sanitarios

Esta novena edición ha querido invitar a la reflexión sobre la proposición de Ley de Eutanasia con una serie de ponencias que suscitaron intensos coloquios, con la intervención de otros profesionales sensibles a esta temática

José Carlos Bermejo, invitó a "conocer para pensar y tener criterio". Federico de Montalvo defendió la objeción de conciencia de los profesionales

Por su parte, Montse Esquerda invitó a "leer minuciosamente la Ley" y Ana María Marcos argumentó con preocupación que "la objeción institucional no es recogida por la Ley"

A la espera de ser aprobada en el Senado, la norma suscita debate y divide a la población. El debate sigue abierto

(Centro de Humanizacón de la Salud).- Un año más el Centro de Humanización de la Salud ha organizado las Jornadas de Ética Asistencial. Un espacio de deliberación ética en torno a problemas que se  dan cita en instituciones y servicios socio-sanitarios, que esta novena edición ha querido invitar a la reflexión sobre la proposición de Ley de Eutanasia. A la espera de ser aprobada en el Senado, la norma suscita debate y divide a la población. Un problema al que estas jornadas han pretendido arrojar luz abordándolo desde tres perspectivas: la del Derecho, la sanitaria y las instituciones cuidadoras.

Jornada presentada y moderada por Cristina Muñoz, responsable de Programas y Calidad, quien se dirigió a los trabajadores que siguieron el encuentro en el Auditorio Virgen de la Salud del centro y agradeció la asistencia virtual a los cerca de 800 participantes conectados desde distintos puntos de España que mostraron sus inquietudes a través del chat y trasladaron sus preguntas a los ponentes de forma gratuita, al tratarse de una actividad subvencionada por la Consejería de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Natalidad de la Comunidad de Madrid.

Laura Steegman, presidenta del Comité de Ética Asistencial del Centro San Camilo, invitó a la reflexión desde el conocimiento para “entre todos construir una verdad más amplia”. A continuación, José Carlos Bermejo, director general del Centro San Camilo destacó el objetivo de esta jornada “conocer para pensar, pensar para tener criterio propio y tener criterio propio para actuar” y recordó que “como institución perteneciente a la Iglesia Católica seguimos sus directrices morales y apostamos por cuidar y acompañar a las personas al final de la vida y a sus seres queridos. Por ello, rechazamos cualquier planteamiento eutanásico”.

IX Jornadas

Asimismo, Bermejo añadió que “en nuestra praxis profesional comprendemos la licitud de una adecuación del esfuerzo terapéutico, el rechazo de tratamientos fútiles o desproporcionados y el derecho a saber y a no saber; valoramos la importancia de planificar los cuidados al final de la vida y por ello animamos y respetamos las voluntades anticipadas de los pacientes; y ofrecemos un acompañamiento integral que ayude a vivir el propio proceso de morir intentando aliviar el sufrimiento desde todas las dimensiones del ser humano”.

La primera conferencia fue a cargo de Federico de Montalvo, presidente del Comité de Bioética de España, miembro del Comité Internacional de Bioética de la Unesco y profesor en la Facultad de Derecho (ICADE). Como experto en derecho sanitario señaló que esta Ley “nace resbalada porque parte de un error, pues el derecho a morir es una contradicción”. Por ello, reivindica el derecho a no sufrir. Por otra parte, le preocupa que se altere el rol del médico que “no es matar sino sanar la vida”. Así defiende la objeción de conciencia como expresión de derechos fundamentales, “es en lo que el Comité de Bioética de España va a trabajar, siempre evitando extremos y buscando puntos de encuentro”, adelantó.

La mirada hacia el paciente, la familia y el profesional la puso Montse Esquerda, directora del Instituto Borja de Bioética-URL, presidenta de la Comisión Deontológica del Consejo del Colegio de Médicos de Cataluña y pediatra. En su intervención señaló que “hemos perdido los relatos del saber morir y la desculturación de la muerte aumenta el sufrimiento”. Contextualizó la Ley de Eutanasia en medio de una pandemia, lo que le preocupa. “Porque va a cargar sobre los hombros de los profesionales sanitarios, cansados, agotados… no sé si están preparados para ello” afirmó. Por último, invitó a leer minuciosamente la Ley y recordó que “el tiempo no es cuestión de extensión sino de profundidad”.

Por último, la mirada hacia las instituciones cuidadoras la abordó Ana María Marcos, catedrática de Filosofía del Derecho y miembro del Consejo de la Cátedra de Bioética de la Universidad Pontificia Comillas. Puso el foco en quien lleva la acción eutanásica. “En esta Ley la acción está en el sanitario no en el paciente, que pasa a ser pasivo” destacó. “El profesional sanitario es quien informa, el que determina en 15 días si puede aplicar la eutanasia, pero finalmente el equipo de enfermería es el que la aplica” explicó y argumentó con preocupación que la objeción institucional no es recogida por la Ley, lo que puede generar conflicto.

Ponencias que suscitaron intensos coloquios con la intervención de otros profesionales sensibles a esta temática como Chema Antequera, profesor de derecho sanitario en la Escuela Nacional de Sanidad; Xabier Azkoitia, responsable de atención espiritual y voluntariado del Centro San Camilo;
Javier Barbero, ex concejal de Salud, emergencias y seguridad del Ayuntamiento de Madrid; y José Antonio Larraz, director Asistencial y Educativo de Hermanas Hospitalarias. Finalmente, Francisco Javier Rivas, vicepresidente del CEA San Camilo cerró la jornada resumiendo las principales conclusiones.

Volver arriba