"No podemos permitirnos escribir la historia presente y futura de espaldas al sufrimiento de tantos" El rector de Comillas apuesta por "los anticuerpos de la solidaridad" para "romper la dinámica de fatalismo"

El rector de Comillas, con el nuncio Aúza
El rector de Comillas, con el nuncio Aúza

"Son tiempos recios que parece hubieran cerrado el paso a la alegría, porque nos cercan la enfermedad y la muerte de muchos, entre los cuales contamos a familiares y amigos"

Fratelli Tutti: "La Carta magna para una nueva Constitución de la Humanidad"

Denuncia "el papel grotesco de los populismos que pueden llegar hasta el punto de asaltar las instituciones democráticas, como estupefactos hemos visto en el Capitolio; y, en fin, lo lejos que estamos de sentir y comportarnos como una única familia humana"

La normalidad busca imponerse, pese al impacto de la pandemia, en la vida de cada día. También en la Universidad. También, en Comillas, que esta tarde ha celebrado el acto de entrega de diplomas a licenciados, doctorados y demás personal del centro, con motivo de la festividad de Santo Tomás de Aquino. Una jornada que contó, por primera vez, con la presencia del nuevo nuncio, Bernardito Aúza.

Algo qu reflejó en su discurso el rector, Julio L. Martínez, sj., quien subrayó cómo "en varios momentos a lo largo de este último año ha estado programada su venida a nuestra Universidad, pero las suspensiones de actos a que ha ido obligando la crisis sanitaria han hecho que esa visita tan deseada por nosotros no haya sido, hasta hoy, posible. Sea muy bienvenido, monseñor a la Universidad jesuita de Madrid".

Celebración en plena pandemia

"Una celebración como ésta que cae en plena pandemia no lo tiene nada fácil y aquellos a los que nos toca pronunciar un discurso, tampoco", se excusó el rector. "Son tiempos recios que parece hubieran cerrado el paso a la alegría, porque nos cercan la enfermedad y la muerte de muchos, entre los cuales contamos a familiares y amigos".

Sin embargo, "en la Universidad estamos saliendo adelante, no sin dificultades, incluidas las causadas por la histórica nevada caída sobre Madrid; frente a unos y otros elementos avanzamos con solvencia", apuntó, adelantando que este segundo semestre "viene cargado de incógnitas imposibles de despejar hoy, pero también –esperamos— cargado de anticuerpos que fortalezcan nuestros organismos para se puedan defender eficazmente contra el virus".

"Con todo, las vacunas que esperamos recibir no harán innecesarios los 'anticuerpos de la solidaridad' para responder a los problemas de muchos y romper la dinámica de fatalismo en que la pandemia pugna por meternos", sostuvo Martínez, quien recordó la histórica vigilia del Papa, celebrada el 27 de marzo pasado, en una vacía plaza de San Pedro. Y, con él, recalcó que "todos estamos en la misma barca" y que "nadie se salva solo".

La encíclica, el "mejor marco para la reconstrucción"

El rector también hizo hincapié en la publicación de la tercera encíclica de Francisco, Fratelli tutti, "el más trascendental texto que durante la pandemia se haya entregado al mundo para afrontarla integralmente y es el mejor marco para la reconstrucción de la humanidad; como la carta magna para una nueva Constitución de la humanidad en este cambio de época que está aconteciendo en este siglo XXI".

Un texto que afronta "nuestra civilización herida" y que muestra cómo el coronavirus "no ha hecho sino visibilizar el dañino estado de las desigualdades económicas y sociales; las gravísimas consecuencias de la destrucción de los ecosistemas; las fracturas y polarizaciones que se han ido ahondando; el papel grotesco de los populismos que pueden llegar hasta el punto de asaltar las instituciones democráticas, como estupefactos hemos visto en el Capitolio; y, en fin, lo lejos que estamos de sentir y comportarnos como una única familia humana".

De Santo Tomás a Ignacio, pasando por Unamuno o el Quijote

"Una de las preguntas que a lo largo de estos meses se ha ido repitiendo es la de si saldremos mejores de la pandemia", abundó el rector, quien admitió que "respuestas hay para todos los gustos, según sea el estado de ánimo del que responde".

Recordó el rector a Santo Tomás de Aquino y, especialmente, a San Ignacio de Loyola, "cuyo quinto centenario de su conversión celebraremos este año 2021", tras una herida en una batalla. Pero también al Quijote, y a don Miguel de Unamuno y su visión de Pedro de Ribadeneira.

"Tanto el tenaz vasco, personaje histórico, como el ingenioso manchego, personaje de ficción, fueron seres audaces que persiguieron sueños que, a muchos, e incluso a ellos mismos, les parecían irrealizables", resaltó el rector. "Ignacio no luchó contra molinos de viento, sino contra enemigos reales y contra los propios gigantes que tenía dentro de sí".

El nuncio y el rector de Comillas, en la entrega de galardones
El nuncio y el rector de Comillas, en la entrega de galardones

Una auténtica conversión

Hoy, como entonces, "hay muchos momentos en la vida de una persona que pueden ofrecer una oportunidad para redescubrir lo esencial de la vida: eso que vemos en la conversión de Ignacio".

En cualquier caso, subrayó el jesuita, "cualquier auténtica conversión no se da nunca de golpe y porrazo: normalmente tiene un punto intenso de inflexión, pero requiere el fuego lento para la transformación interior y el cambio profundo de la vida".

"En medio de todo lo que nos conmociona, tenemos una gran ocasión de dejar que este Año Ignaciano que en breve comenzará sea una llamada a hacer balance para vivir de otra manera inspirados en la experiencia personal de Ignacio. Que la crisis tremenda que nos está tocando vivir provoque una búsqueda existencial y espiritual que nos ayude a ser más humanos y a buscar caminos de reconciliación con nosotros mismos, con los demás, con la creación y con Dios", pidió el rector.

Finalmente, el rector se dirigió a los alumnos y a los recién licenciados. "No os conforméis ni contentéis, y menos aún os justifiquéis, con lógicas sustitutivas o paliativas que os impiden asumir el impacto y las graves consecuencias de lo que estamos viviendo. No podemos permitirnos escribir la historia presente y futura de espaldas al sufrimiento de tantos".

Discurso del rector de Comillas en la Festividad de Santo Tomás de Aquino by Jesús Bastante on Scribd

Volver arriba