Ad multos annos papa Francisco Excelentes candidatos a la cátedra de san Pedro quedan descalificados con el cambio de las circunstancias

Conclave en la Sixtina
Conclave en la Sixtina

La oración de todos los hombres y mujeres de buena voluntad acompaña al papa Francisco en estos momentos en que sus problemas de salud son primicia mundial

Si el papa Francisco no convoca nuevos consistorios para la creación de nuevos cardenales, el número de cardenales electores de reduciría a solo 30 en 2031

Muchos de los cardenales que en los próximos años perderán la cualidad de electores han sido creados por el papa Francisco

Probablemente un cardenal discreto custodio de la fe católica atraería sobre sí los votos casi irreconciliables de rigoristas y de progresistas

La oración de todos los hombres y mujeres de buena voluntad acompaña al papa Francisco en estos momentos en que sus problemas de salud son primicia mundial.

Hace apenas unos días que el versículo de Mateo 16, 18 “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi iglesia” resonó en la basílica Vaticana en la solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo, en la antífona de ingreso, en el aleluya y como antífona de la comunión. La liturgia cantó el cumplimiento de la promesa del Señor en el hoy de la Iglesia pastoreada por Francisco y la esperanza confiada en el mañana. Ad multos annos papa Francisco.

Sin embargo, hoy, que las dificultades de salud del pontífice han salido a la luz pública, el Colegio cardenalicio regresa también al primer plano del interés mundial.

No obstante la certeza que acompaña la fe católica por la promesa del Señor, las vicisitudes humanas influyen en el devenir de la historia de la Iglesia; de modo que en una eventual Sede vacante excelentes candidatos a la cátedra de san Pedro quedan descalificados con el cambio de las circunstancias.

anunzio vobis gaudium magnum cardinale tauran

Una rápida revisión del Colegio cardenalicio, responsable de la elección del sucesor del papa, en su composición actual permite evidenciar algunas circunstancias que podrían influir en la elección del sucesor del papa Francisco a quien con toda la Iglesia deseamos salud y larga vida.

Actualmente, hay 124 cardenales electores, cuatro más de los que establece la constitución apostólica Universi Dominici Gregis de Juan pablo II de 1996, corregida y completada en 2007 y 2013 por Benedicto XVI, para la elección del papa; pero ese número va disminuyendo progresivamente año tras año en forma rápida debido especialmente al cumplimiento de los 80 años que inhabilita para la votación, no para una posible elección. Hipotéticamente, a la vuelta de 10 años, si el papa Francisco no convoca un nuevo consistorio para la creación de nuevos cardenales, el número de cardenales electores de reduciría a solo 30 en 2031.

3818ce4a4b32fb96a263335b422ebc9ae7cdcf03

Con el listado actual de cardenales electores, su número disminuirá rápidamente a razón de casi 10 cardenales por año. El 75,8% de los actuales electores es mayor de 70 años. Un dato que no es novedoso en la historia reciente de la Iglesia católica posterior al Vaticano II en la que el promedio de edad con el que fueron elegidos los últimos sucesores de Pedro es de 69 años.

Sorprendentemente, muchos de los cardenales que en los próximos años perderán la cualidad de electores han sido creados por el papa Francisco. Esto se debe entre otras cosas a sus criterios particulares de elección de nuevos miembros del Colegio cardenalicio como el nombramiento sistemático de obispos eméritos y de sacerdotes ancianos que han prestado un largo servicio a la Iglesia.

cardinali

Estadísticamente, a la fecha, el grupo de cardenales electores está conformado en un 10,4 % por cardenales creados por Juan Pablo II; 31,4 % creados por Benedicto XVI; y 58 % de cardenales creados por Francisco; lo que no significa necesariamente que el sucesor de Francisco deba salir de los que habiendo sido creados por él pudieran ser elegidos para continuar su proyecto de reforma de la Iglesia pobre para los pobres, de conversión pastoral, Iglesia en salida y sinodalidad.

Los cardenales electores creados por Juan pablo II son 13; el último de ese grupo en alcanzar los 80 años será el cardenal Péter Erdő, arzobispo de Esztergom-Budapest, Hungría, quien fue creado en el consistorio del 21 de octubre de 2003 y actualmente tiene 69 años.

Por su parte, los cardenales electores creados por Benedicto XVI son actualmente 39; el último en cumplir los 80 años será el cardenal Baselios Cleemis (Isaac) Thottunkal arzobispo de Trivandrum (Syro-Malankara), India, quien tiene 62 años de edad.

Finalmente, el grupo, más numeroso, de los cardenales creados por Francisco tiene 72 electores. El de menor edad es el cardenal Dieudonné Nzapalainga, C.S.Sp., 54 años, arzobispo de Bangui, República Centroafricana. En este grupo, llama la atención que la mitad de sus miembros es mayor de 70 años.

ppconclave5

Seguramente, las estadísticas por fecha de creación cardenalicia no impactarán en forma decisiva en la elección del sucesor del papa Francisco, no obstante, los criterios de selección de cardenales puedan establecerse fácilmente en los últimos pontificados: hasta Benedicto XVI el nombramiento de un cardenal obedecía principalmente a la titularidad de una sede tradicionalmente cardenalicia. Así se daba por descarte la segura elección cardenalicia de un arzobispo al asumir una sede metropolitana importante del mundo. Esa equivalencia ha cambiado drásticamente con el papa Francisco, y esta es una de las mayores improntas que dejará su gestión al frente de la barca de Pedro. Desde su elección en 2013, en los criterios para la elección de cardenales está el largo servicio y la pastoralidad del candidato.

Juan Pablo II colocó en puestos clave en la geografía eclesial a hombres defensores de la vida humana en todas sus etapas y que combatieran el comunismo, hombres de ciencia, algunos relativamente muy jóvenes. Benedicto XVI, en la misma línea escogió teólogos reconocidos y eclesiásticos del mundo de la cultura y el arte. Francisco ha preferido en los frecuentes consistorios jóvenes hombres cercanos al pueblo de Dios o mayoritariamente pastores con olor a oveja curtidos por muchos años de servicio pastoral, como él en el momento de su elección ya próximos al retiro obligatorio o en uso de su merecida jubilación. Con Francisco, igualmente, el Colegio cardenalicio ha acogido nuevos miembros de regiones del mundo que nunca antes habían tenido un representante.

Conclave card

Tal vez Francisco influirá con sus elecciones de nuevos cardenales en el cónclave que escogerá a su sucesor. Sus mensajes de felicitación a los nuevos cardenales insisten en la Iglesia hospital de campo que él se siente llamado a restaurar o reformar. Otros aspectos condicionarán el éxito del cónclave; los países de procedencia de los cardenales; el manejo dado en su gestión al frente una diócesis de los casos de abuso; la firmeza en la doctrina; el manejo de varios idiomas; la fama de santidad; el liderazgo y la gestión, el conocimiento de los problemas del mundo globalizado, preocupación por el ecumenismo y la ecología, una economía solidaria, ayuda a los inmigrantes y desterrados por la violencia y el cambio climático, promoción de la mujer, respeto por las personas LGTB, etc., etc.

Una intuición, se buscará un pastor que represente la sana doctrina, al fin y al cabo, el papa es el principio de unidad en la verdad católica. El custodio de la verdadera fe y moral antes que el guardián del mundo. Un personaje así, discreto pero bien conocido por todos los electores, atraería sobre sí los votos casi irreconciliables de rigoristas y de progresistas. Un guardián amable pero firme en la defensa de la fe católica.

ladaria cardinale

Dos grandes bloques de pensamiento enfrentados a Roma ocuparán parte de la agenda del nuevo pontífice si el papa Francisco no alcanza a resolver las cuestiones pendientes. De una parte, el camino sinodal de la Iglesia alemana y de otra parte el rigorismo del episcopado norteamericano. Otras tareas no menos importantes, la continuidad en la reforma de la Curia. Ante sí tendrán los cardenales electores las vías de la continuidad del camino emprendido por Francisco, una Iglesia pobre para los pobres anunciadora de la misericordia que rechaza el clericalismo o la custodia de la tradición inmaculada en una visión de Iglesia Sociedad perfecta.  

la vocación de Mateo - Caravaggio

Son muchos los problemas y retos para quien asuma la cruz del pontificado. Ante tantos problemas la confianza está en la promesa del Señor. Mientras tanto, mejor sigamos orando por Francisco, como demanda en cada aparición pública y privada. Christus vincit! Christus regnat! Christus, Christus imperat! Franciscus Summo Pontifici et universali patri Pax, vita, et salus perpetua. El Señor permita una pronta recuperación al papa Francisco de modo que pueda seguir adelante en el cumplimiento de la misión que encomendó a Francisco de Asís y que él siente como propia: "Reconstruye mi Iglesia".

conclave sistina

Volver arriba