La teología del sacerdocio de papa Francisco "Si no eres servidor, te conviertes en funcionario, en emprendedor"

Algunos de los nuevos sacerdotes y sus familiares
Algunos de los nuevos sacerdotes y sus familiares

Ésto os pido: sed pastores con «olor a oveja», que eso se note–; en vez de ser pastores en medio al propio rebaño, y pescadores de hombres.

Al sacerdote no le escandalizan las flaquezas que sacuden el alma humana: consciente de que él mismo es un paralítico curado, se aleja de la frialdad del rigorista.

No solo somos arcilla, sino también ayudantes del Alfarero, colaboradores de su gracia.

Este servicio de Dios a su pueblo tiene "huellas"; estilo de cercanía, estilo de compasión y estilo de ternura. Este es el estilo de Dios: cercanía, compasión, ternura.

Sed pobres, como son pobres los santos fieles de Dios, pobres que aman a los pobres. No sean escaladores. La "carrera eclesiástica”... Entonces te conviertes en funcionario

Desde su elección a la Cátedra de Pedro el papa Francisco ha sabido mandar mensajes muy concretos a los presbíteros y a los que se preparan para recibir el sacramento del orden. La homilía de la misa crismal poco tiempo después del cónclave en la que uso el concepto de “pastores con olor de oveja” marcó el inicio de una serie frecuente de pautas concretas para que el sacerdote se fortalezca en su identidad y misión. La última de sus homilías en la ordenación sacerdotal de 9 nuevos presbíteros para la diócesis de Roma no fue la excepción. Con una basílica de san Pedro en fiesta, con mayor aforo y desde el altar principal sobre la tumba del apóstol, invitó a los neopresbíteros a no dejarse corromper por la mundanidad, por el afán de dinero ni por el carrierismo dentro de la Iglesia.

De modo particular, con sus discursos “a braccio” como dicen los italianos; discursos que se salen de lo escrito en el papel mientras levanta iluminado la vista a la asamblea, Francisco ha sabido ilustrar con imágenes comprensibles a todos, las mismas verdades proclamadas por sus predecesores pero ahora en un lenguaje coloquial. Maestro de la homilía también se ha convertido en ejemplo para el ejercicio de la explicación de la Palabra en la asamblea eucarística como pan que se parte fresco y agradable.

FRANCISCO ORDENACIONES PRESBITERALES 25 ABRIL 2021-1

Vida de oración, conciencia del propio pecado y de la misericordia recibida de parte de Dios, comunión del clero, cercanía al pueblo de Dios y a la propia familia, vocación de servicio contra el clericalismo, mensajes que calan profundo en el clero mundial para su renovación y para la reforma de la Iglesia.

Estos son apartes de algunas de sus homilías más recordadas en ocho años de pontificado. Gracias papa Francisco, instrumento del Señor para volver a la forma original de la Iglesia que soñó y por la que oró antes de su pasión.

FRANCISCO ORDENACIONES PRESBITERALES 25 ABRIL 2021-6

Pastores con «olor a oveja»

“Al buen sacerdote se lo reconoce por cómo anda ungido su pueblo; esta es una prueba clara. Cuando la gente nuestra anda ungida con óleo de alegría se le nota: por ejemplo, cuando sale de la misa con cara de haber recibido una buena noticia. Nuestra gente agradece el evangelio predicado con unción, agradece cuando el evangelio que predicamos llega a su vida cotidiana, cuando baja como el óleo de Aarón hasta los bordes de la realidad, cuando ilumina las situaciones límites, «las periferias» donde el pueblo fiel está más expuesto a la invasión de los que quieren saquear su fe. Nos lo agradece porque siente que hemos rezado con las cosas de su vida cotidiana, con sus penas y alegrías, con sus angustias y sus esperanzas. Y cuando siente que el perfume del Ungido, de Cristo, llega a través nuestro, se anima a confiarnos todo lo que quieren que le llegue al Señor: «Rece por mí, padre, que tengo este problema...». «Bendígame, padre», y «rece por mí» son la señal de que la unción llegó a la orla del manto, porque vuelve convertida en súplica, súplica del Pueblo de Dios. Cuando estamos en esta relación con Dios y con su Pueblo, y la gracia pasa a través de nosotros, somos sacerdotes, mediadores entre Dios y los hombres. Lo que quiero señalar es que siempre tenemos que reavivar la gracia e intuir en toda petición, a veces inoportunas, a veces puramente materiales, incluso banales – pero lo son sólo en apariencia – el deseo de nuestra gente de ser ungidos con el óleo perfumado, porque sabe que lo tenemos.

Así hay que salir a experimentar nuestra unción, su poder y su eficacia redentora: en las «periferias» donde hay sufrimiento, hay sangre derramada, ceguera que desea ver, donde hay cautivos de tantos malos patrones. No es precisamente en autoexperiencias ni en introspecciones reiteradas que vamos a encontrar al Señor: los cursos de autoayuda en la vida pueden ser útiles, pero vivir nuestra vida sacerdotal pasando de un curso a otro, de método en método, lleva a hacernos pelagianos, a minimizar el poder de la gracia que se activa y crece en la medida en que salimos con fe a darnos y a dar el Evangelio a los demás; a dar la poca unción que tengamos a los que no tienen nada de nada.

FRANCISCO ORDENACIONES PRESBITERALES 25 ABRIL 2021-7

El sacerdote que sale poco de sí, que unge poco – no digo «nada» porque, gracias a Dios, la gente nos roba la unción – se pierde lo mejor de nuestro pueblo, eso que es capaz de activar lo más hondo de su corazón presbiteral. El que no sale de sí, en vez de mediador, se va convirtiendo poco a poco en intermediario, en gestor. Todos conocemos la diferencia: el intermediario y el gestor «ya tienen su paga», y puesto que no ponen en juego la propia piel ni el corazón, tampoco reciben un agradecimiento afectuoso que nace del corazón. De aquí proviene precisamente la insatisfacción de algunos, que terminan tristes, sacerdotes tristes, y convertidos en una especie de coleccionistas de antigüedades o bien de novedades, en vez de ser pastores con «olor a oveja» –esto os pido: sed pastores con «olor a oveja», que eso se note–; en vez de ser pastores en medio al propio rebaño, y pescadores de hombres. Es verdad que la así llamada crisis de identidad sacerdotal nos amenaza a todos y se suma a una crisis de civilización; pero si sabemos barrenar su ola, podremos meternos mar adentro en nombre del Señor y echar las redes. Es bueno que la realidad misma nos lleve a ir allí donde lo que somos por gracia se muestra claramente como pura gracia, en ese mar del mundo actual donde sólo vale la unción – y no la función – y resultan fecundas las redes echadas únicamente en el nombre de Aquél de quien nos hemos fiado: Jesús” (Francisco, Homilía Francisco Misa crismal 28 marzo 2013).

FRANCISCO ORDENACIONES PRESBITERALES 25 ABRIL 2021-4

Oración y comunión

“El secreto de nuestro sacerdote está en esa zarza ardiente que marca su existencia, la conquista y la conforma a la de Jesucristo, la verdad definitiva de su vida. Es la relación con él lo que lo mantiene, haciéndolo ajeno a la mundanidad espiritual que corrompe, así como a todo compromiso y mezquindad. Es la amistad con su Señor lo que le lleva a abrazar la realidad cotidiana con la confianza de quienes creen que la imposibilidad del hombre no lo sigue siendo para Dios.

Nuestro sacerdote está descalzo con respecto a una tierra que insiste en creer y considerar santa. No le escandalizan las flaquezas que sacuden el alma humana: consciente de que él mismo es un paralítico curado, se aleja de la frialdad del rigorista, así como de la superficialidad de quien quiere mostrarse barato condescendiente.

FRANCISCO ORDENACIONES PRESBITERALES 25 ABRIL 2021-3

En esta época de poca amistad social, nuestra primera tarea es construir comunidades; la actitud en las relaciones es, por tanto, un criterio decisivo para el discernimiento vocacional.

Asimismo, es vital que un sacerdote se encuentre en el aposento alto del presbiterio. Esta experiencia -cuando no se vive de forma puntual o en virtud de una colaboración instrumental- libre de narcisismos y celos clericales; aumenta la estima, el apoyo y la benevolencia mutua; favorece una comunión no sólo sacramental o jurídica, sino fraterna y concreta. En el caminar juntos de sacerdotes, diferentes en edad y sensibilidad, se difunde un perfume de profecía que asombra y fascina. La comunión es verdaderamente uno de los nombres de la Misericordia” (Francisco, Discurso ante la CEI 16 mayo 2016).

FRANCISCO ORDENACIONES PRESBITERALES 25 ABRIL 2021-5

Ayudantes del Alfarero

“No solo somos arcilla, sino también ayudantes del Alfarero, colaboradores de su gracia. En la formación sacerdotal, inicial y permanente, ¡ambas son importantes! - Podemos reconocer al menos a tres protagonistas, que también se encuentran en la "tienda del alfarero".

El primero somos nosotros mismos. En la Ratio está escrito: "El primer y principal responsable de la formación permanente es el propio sacerdote" (n. 82). ¡Así es! Dejamos que Dios nos moldee y asuma "los mismos sentimientos de Cristo Jesús" (Fil 2,5), sólo cuando no nos cerramos con el pretexto de ser una obra ya hecha, y nos dejamos llevar por el Señor cada vez más. y más sus discípulos de todos los días. Para ser protagonista de su propia formación, el seminarista o el sacerdote tendrá que decir "sí" y "no": más que el ruido de las ambiciones humanas, preferirá el silencio y la oración; más que confiar en sus propias obras, sabrá abandonarse en manos del alfarero y de su providencial creatividad; más que por esquemas preconcebidos, se dejará guiar por una sana inquietud del corazón, para orientar su incompletitud hacia la alegría del encuentro con Dios y con sus hermanos. Más que aislamiento, buscará la amistad con sus hermanos en el sacerdocio y con su propio pueblo, sabiendo que su vocación nace de un encuentro de amor: uno con Jesús y uno con el Pueblo de Dios” (Francisco, Discurso Convenio Congregación para el clero 7 octubre 2017).

FRANCISCO ORDENACIONES PRESBITERALES 25 ABRIL 2021-6

Ésto no es una "carrera": es un servicio

“En un tiempo, en el lenguaje del pasado, se hablaba de "carrera eclesiástica", que no tenía el mismo significado que hoy. Esto no es una "carrera": es un servicio, un servicio como el que Dios ha hecho a su pueblo. Y este servicio de Dios a su pueblo tiene "huellas", tiene un estilo, un estilo que debes seguir. Estilo de cercanía, estilo de compasión y estilo de ternura. Este es el estilo de Dios: cercanía, compasión, ternura.

Para mí, después de Dios, la cercanía más importante es el santo pueblo fiel de Dios. Ninguno de ustedes estudió para ser sacerdote. Has estudiado las ciencias eclesiásticas, como dice la Iglesia que se debe hacer. Pero tú fuiste escogido, tomado del pueblo de Dios. El Señor le dijo a David: "He quitado el rebaño de ti". No olvides de dónde vienes: de tu familia, de tu gente... No pierdas el sentido del pueblo de Dios. Pablo le dijo a Timoteo: "Acuérdate de tu madre, de tu abuela...". Sí, de dónde vienes. Y ese pueblo de Dios... El autor de la Carta a los Hebreos dice: "Acuérdate de los que te introdujeron en la fe". ¡Sacerdotes del pueblo, no clérigos del estado!

FRANCISCO ORDENACIONES PRESBITERALES 25 ABRIL 2021-2

Y luego, les mencioné algo en la Sacristía, pero me gustaría mencionarlo aquí ante el pueblo de Dios, por favor, apártense de la vanidad, del orgullo del dinero. El diablo entra "de los bolsillos". Piensa sobre esto. Sed pobres, como son pobres los santos fieles de Dios, pobres que aman a los pobres. No sean escaladores. La "carrera eclesiástica”... Entonces te conviertes en funcionario, y cuando un sacerdote empieza a ser emprendedor, tanto en la parroquia como en el colegio..., esté donde esté, pierde esa cercanía con la gente, pierde esa pobreza que lo asemeja al pobre Cristo crucificado, y se convierte en empresario, en sacerdote empresario y no en siervo. Escuché una historia que me conmovió. Un sacerdote muy inteligente, muy práctico, muy capaz, que tenía muchas administraciones en sus manos, pero tenía el corazón apegado a ese oficio un día, porque vio que uno de sus empleados, un anciano, se había equivocado, lo regañó. , lo echó. Y ese anciano murió por esto. Ese hombre había sido ordenado sacerdote y terminó como un despiadado hombre de negocios. Siempre tenga esta imagen, siempre tenga esta imagen” (Homilia ordenaciones presbiterales 25 abril 2021).

Referencias

Francisco. (s.f.). Discurso ante la CEI 16 mayo 2016. Obtenido de http://w2.vatican.va/content/francesco/it/speeches/2016/may/documents/papa-francesco_20160516_cei.html

Francisco. (s.f.). Discurso Convenio Congregación para el clero 7 octubre 2017. Obtenido de http://w2.vatican.va/content/francesco/it/speeches/2017/october/documents/papa-francesco_20171007_convegno-congregazioneclero.html

Francisco. (s.f.). Homilía Francisco Misa crismal 28 marzo 2013. Obtenido de http://w2.vatican.va/content/francesco/es/homilies/2013/documents/papa-francesco_20130328_messa-crismale.html

Francisco. (s.f.). Homilia ordenaciones presbiterales 25 abril 2021. Obtenido de https://www.vatican.va/content/francesco/it/homilies/2021/documents/papa-francesco_20210425_omelia-ordinazioni-sacerdotali.html

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba