La "humanidad" en la selección de obispos, de cardenales y las canonizaciones Héroes y villanos en la Iglesia

Cardenales escuchan al Papa Francisco
Cardenales escuchan al Papa Francisco

¿Un ejemplo? Los que se quedaron esperando el palio o la púrpura tras la renuncia de Benedicto XVI y a los que les llegó inesperadamente la “nómina” en medio del retiro

Sería simplista reducir la cuestión a prioridades wojtylianas, benedictinas o franciscanas

Los procesos de beatificación son costosos, y se vuelven necesarios porque alcanzar el reconocimiento de santidad de un fundador da status a la respectiva orden religiosa

cardenales-vaticano

La humanidad de la Iglesia, también sigue tendencias e imaginarios en aspectos como la selección de obispos, de cardenales y las canonizaciones. ¿Un ejemplo? Los que se quedaron esperando el palio o la púrpura tras la renuncia de Benedicto XVI y a los que les llegó inesperadamente la “nómina” en medio del retiro, en sedes sin tradición cardenalicia y obispos auxiliares con iglesias titulares; incluso, algunos sin el trasegar de un largo ministerio episcopal en sede metropolitana pero con comprobada caridad pastoral por los más pobres recibieron el inesperado llamado del sucesor de Pedro.

La selección de cardenales por Benedicto XVI: hombres de ciencia; doctorados en filosofía o teología, Juan Pablo II los prefería doctorados en filosofía para contrarrestar la ideología comunista se requería una formación profunda ojalá en el doctor angélico, esa filosofía sería el antídoto contra determinados prejuicios e imaginarios tendenciosos. Ojalá todos con estudios de maestría o doctorado en universidades romanas que orgullosas publican periódicamente los listados de sus ilustres exalumnos.

nomine universitá gregoriana

La selección de cardenales “franciscanos”: a imagen y semejanza del pontífice reinante: cercanía a los pobres, hombres con trabajo de campo, ojalá hayan cursado algunos semestres o tengan título en una profesión distinta al seminario, suficiente preparación en idiomas; no obstante, éste óbice “se supla con la sapientia cordis”. En todo caso la historia de la Iglesia demuestra que los pastores doctores son necesarios en circunstancias de desórdenes y herejías cuando a pesar de las buenas intenciones aparecen de vez en cuando errores en la doctrina.

Concilio-de-Trento

Qué será mejor, volvamos al pasaje de Martha y María. El activismo o la contemplación de la studiositas. Unos y otros reclamarán tener parte en ambas y sería simplista reducir la cuestión a prioridades wojtylianas, benedictinas o franciscanas. El mismo papa Francisco recomendó a los obispos mayor vida contemplativa de oración en el centenario del nacimiento de san Juan Pablo II. Diversas eclesiologías se mueven detrás de la “Societas perfecta”, santuario y fortaleza de la verdad y del “Hospital de campo”.

monseñor romero y juan pablo II

Respecto a los reconocimientos de santidad, algunos santos actuales no lo hubieran sido, en otras administraciones de la Iglesia. Los procesos de beatificación incluso el primer paso del reconocimiento de las virtudes heroicas era más trabado para “algunos”, no obstante el pueblo de Dios local, nacional e incluso mundial ya hubiesen beatificado por el sensus fidelium. El padre Pío de Pietrelcina o Monseñor Romero no hubiesen llegado a los altares en determinados períodos de la historia de la Iglesia contemporánea. La nouvelle théologie, tampoco hubiese triunfado en un Concilio.

padre-pio-di pietrelcina

De cualquier modo, los procesos de beatificación son costosos, y se vuelven necesarios porque alcanzar el reconocimiento de santidad de un fundador da status a la respectiva orden religiosa.

Como en toda organización, el nivel de los supuestos inconscientes, más allá de los edificios y de los valores institucionales que aparecen en las páginas web, es el que demuestra realmente la cultura y el clima organizacional. Para investigarlo, hace falta revisar las historias de héroes y de villanos (por decirlo en términos organizacionales) que no son las mismas en los distintos períodos. El resultado: clima organizacional abierto o cerrado variable como la percepción de comodidad o de incomodidad ante las directrices del papa reinante. Éso no nos hace menos católicos.

En esa historia de héroes y de villanos (villanos que después pueden llegar también a los altares) se demuestra en la Iglesia su humanidad y la presencia vivificante del Espíritu Santo, a propósito de Pentecostés, que la conduce a buen puerto no obstante los cambios en el timón.

Etiquetas

Volver arriba