El ministro califica de "inspirador" su encuentro, de 50 minutos, con el Papa Bolaños: "Francisco es un hombre bueno, su Papado está acercando la Iglesia católica al pueblo"

Bolaños, con el Papa Francisco
Bolaños, con el Papa Francisco

"No hemos hablado" de la ley del Aborto, aunque sí de la pederastia. El ministro recalcó que "es muy importante que la Iglesia colabore con la comisión de investigación de los abusos sexuales" 

"Hemos hablado de la relación con la Conferencia Episcopal, con los grupos de trabajo, no hemos entrado en demasiado detalle, pero sí hemos puesto en valor los acuerdos que ya hemos alcanzado, y los que pensamos alcanzar en las próximas fechas con la CEE"

Como de costumbre, la Santa Sede no hizo comentario alguno de una visita "privada"

Bolaños obsequió al Pontífice con una copia iluminada de un extracto de las Cantigas de Santa María, realizada por alumnos de la Escuela Taller de Encuadernación Artística de Patrimonio Nacional, creada para la inserción laboral de personas jóvenes desempleadas, así como varios productos del campo español: azafrán, aceite y plátanos de la isla de La Palma

Un encuentro "inspirador". Así es como ha calificado el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, la audiencia privada mantenida, por espacio de 50 minutos, con el Papa Francisco en la residencia papal de Santa Marta, según fuentes de Moncloa consultadas por RD. "Cercanía y complicidad", fueron las claves del encuentro, según el ministro, quien compareció posteriormente en la embajada de España ante la Santa Sede.

"Es una figura que trasciende las fronteras. Su Papado está acercando la Iglesia católica al pueblo. Es un hombre bueno, y cuando el mundo lo gobiernan las buenas personas, nos va mejor a todos", señaló Bolaños en rueda de prensa, en la que apuntó que "no hemos hablado" de la futura ley del Aborto. Sí de las políticas en común, "estamos trabajando y hay mucha preocupación por los más afligidos", en referencia a las víctimas de la guerra y la pandemia.

"Se está recuperando a buen ritmo"

"Está contento, porque se está recuperando a buen ritmo", señaló el ministro, quien afirmó verle "muy animado y comprometido con su labor". "Le he visto absolutamente en forma, y él espera estar recuperado en próximas fechas". "He sentido el cariño y la calidez, y cómo nos inspiran los mismos valores: diálogo, solidaridad y trabajo por lo más desfavorecidos", añadió Bolaños, quien reiteró la invitación a que Francisco visite España próximamente. 

"Hemos hablado de la relación con la Conferencia Episcopal, con los grupos de trabajo, no hemos entrado en demasiado detalle, pero sí hemos puesto en valor los acuerdos que ya hemos alcanzado, y los que pensamos alcanzar en las próximas fechas con la CEE", apuntó el ministro, quien insistió en que, "incluso en los puntos de divergencia el diálogo es una seña de identidad".  En este punto añadió que la interlocución directa seguirá estando con el cardenal Omella y los grupos de trabajo que ya funcionan.

Lo principal, "escuchar a las víctimas"

Sobre los abusos, ambos coincidieron en que "lo principal es escuchar a las víctimas". Al tiempo, pidió "que es importante que la Iglesia colabore" en la comisión del Defensor del Pueblo. "La Iglesia ha de ser consciente de la importancia de conseguir que no se den estos actos en el futuro, y escuchar a as víctimas".

Durante el encuentro, Bolaños obsequió al Pontífice con una copia iluminada de un extracto de las Cantigas de Santa María, que son canciones dedicadas a la virgen y realizadas en el escritorio del Rey Alfonso X, a quien se le atribuye el impulso de la Escuela de Traductores de Toledo, expresión de la convivencia de las tres religiones monoteístas. La reproducción ha sido realizada por alumnos de la Escuela Taller de Encuadernación Artística de Patrimonio Nacional, creada para la inserción laboral de personas jóvenes desempleadas.

Del mismo modo, Bolaños entregó al Papa productos del campo español: azafrán de Villafranca de los Caballeros (Denominación de origen La Mancha), dos botellas de aceite de oliva de dos cooperativas de Jaén y plátanos cultivados en la isla de La Palma, como gesto de reconocimiento ante el Santo Padre del comportamiento ejemplar y solidario del pueblo palmero durante la erupción del volcán.

Como es costumbre, la Santa Sede evitó hacer comentario alguno ante una visita privada al Santo Padre. El Papa entregó una medalla, todas sus encíclicas y una estatua.

Te regalamos la Praedicate Evangelium + análisis
Volver arriba