Ni siquiera Celestino V abrió esta puerta Francisco será el primer papa en abrir la Puerta Santa de la Basílica en L'Aquila

La Basílica de Collemaggio en L'Aquila
La Basílica de Collemaggio en L'Aquila

Este domingo 28 de agosto el Santo Padre abrirá la Puerta Santa de la Basílica de Santa María de Collemaggio. A su llegada se reunirá con los familiares de las víctimas del terremoto de 2009

La reconstrucción continúa en L'Aquila, pero no faltan las dificultades, explica el alcalde Biondi. "Muchas iglesias destruidas por el terremoto han sido reconstruidas y la ciudad se está replanteando su vocación turística también como destino religioso"

(Vatican News).- Habrá dos momentos principales durante la visita del Papa Francisco a L'Aquila este domingo 28 de agosto para la celebración de la 728ª edición del Perdón Celestiniano (Perdonanza).

El encuentro con las familias de las víctimas del terremoto de 2009 en la Piazza Duomo a las 9.15 horas, seguido de la Misa en el césped de la Basílica de Santa María de Collemaggio con la apertura de la Puerta Santa.

Puerta Santa de la Basílica de santa María de Collemaggio
Puerta Santa de la Basílica de santa María de Collemaggio

"Los fieles – explicó el alcalde de L'Aquila, Pierluigi Biondi, a Radio Vaticano-Vatican News – podrán saludar al Papa viéndolo pasar en el papamóvil en el tramo de carretera que va de la plaza del Duomo al Collemaggio, donde celebrará la Misa. “Por primera vez un Papa abrirá la Puerta Santa. En realidad, ni siquiera Celestino V abrió la Puerta Santa”.

La bula de la Perdonanza fue emitida el 29 de septiembre de 1294, mientras que la Puerta Santa, en el lado izquierdo de la Basílica, fue construida en una fecha posterior y la costumbre de pasar por ella entre el 28 y el 29 de agosto para obtener la indulgencia plenaria se remonta al siglo XV. Así pues, es la primera vez en 728 años que un Papa abre la Puerta Santa de la Basílica de Santa María de Collemaggio.

La expectativa 

La expectativa en la ciudad es de gran participación y gratitud hacia el Santo Padre y la Iglesia de L'Aquila, que ha hecho posible este evento irrepetible.

"Nos estamos organizando – explica el alcalde Biondi – con medidas de seguridad muy importantes, como se espera en estos casos. Pero el propio Papa, a través de nuestro arzobispo, el cardenal Petrocchi, ha hecho saber que las medidas de seguridad no pueden, sin embargo, restringir la participación popular, y por eso, de acuerdo con el Comité de Orden Público y Seguridad presidido por el Prefecto y con las autoridades vaticanas, hemos identificado un recorrido que llevará al Papa desde la Piazza Duomo hasta el césped del Collemaggio. De este modo, los ciudadanos de L'Aquila, los fieles y todos los que lo deseen podrán verlo de cerca".

La Reconstrucción

La reconstrucción de L'Aquila es un fenómeno complejo, por lo que los más de 10 años transcurridos desde el terremoto parecen mucho tiempo, "pero luego, si nos damos cuenta de las cifras y del patrimonio, nos damos cuenta de que en realidad no es un tiempo infinito", afirma el primer ciudadano. "Ciertamente, aún queda mucho por hacer, especialmente en lo que respecta a la reconstrucción pública. Desde 2015, de hecho, la reconstrucción pública ha incluido también edificios religiosos, entre ellos la catedral de San Massimo, que es un poco, digamos, el agujero negro de la plaza central de L'Aquila, porque es el único edificio para el que aún no han comenzado las obras de reconstrucción".

Las iglesias y el terremoto

Algunas iglesias han sido admirablemente reconstruidas, desde Collemaggio a la iglesia de Anime Sante, desde el Duomo a la iglesia de San Silvestro, a San Giuseppe Artigiano y tantas otras. Por supuesto, subraya el alcalde de L'Aquila, es un trabajo muy largo, difícil también por el valor de estos edificios. Sin embargo, las estructuras territoriales del Ministerio de Patrimonio Cultural son incapaces, con los hombres y mujeres disponibles, de hacer frente a un volumen muy grande de procedimientos. Recientemente, también se ha firmado un acuerdo con las Oficinas Especiales para la Reconstrucción, que proporcionarán apoyo. Ciertamente, todavía estamos un poco atrasados", señala Biondi, "y esto se debe a que en 2015 se modificó la normativa, sometiendo a las iglesias a la reconstrucción pública, mientras que antes seguían, digamos, el destino de la reconstrucción privada". En el pasado, se consideraban agregados, lo que sin duda habría acelerado el tiempo en la actualidad".

La ciudad y los peregrinos   

En su capacidad de transformación y readaptación, la ciudad de L'Aquila también está aprendiendo a gestionar un determinado tipo de turismo y asistencia, como el de los peregrinos. De hecho, las presencias ya no son las que teníamos antes del terremoto – añade el alcalde – han surgido muchas estructuras, hay una mayor concienciación por parte de los operadores del sector, también hay capacidad para afrontar la desestacionalización del turismo".

Si va a haber, como esperamos, un aumento masivo del número de visitantes a la ciudad tras la visión del mundo de la Puerta Santa, porque el 28 de agosto el Papa rezará el Ángelus desde el patio de la iglesia de Collemaggio, debemos naturalmente aumentar la capacidad de alojamiento de la ciudad. Pero también hay recursos importantes que hemos puesto a disposición precisamente para facilitar este tipo de emprendimiento".

Mientras tanto, los diversos actos civiles del Perdón Celestiniano se iniciaron el 23 de agosto, recuerda Biondi, con la llegada del fuego del Morrone, el encendido del brasero y la declaración oficial del inicio de la 728ª edición. La música, los espectáculos y los eventos darán paso a la llegada del Papa. El programa se cerrará el 30 de agosto, de nuevo con música y un concierto de Claudio Baglioni.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba