Los obispos del país, y Macron, ya han invitado formalmente a Bergoglio ¿Irá el Papa Francisco a Francia este otoño?

Francisco, con Emmanuel Macron
Francisco, con Emmanuel Macron

El motivo formal no es otro que un encuentro internacional de jesuitas que se congregarán en Marsella. El viaje, que no se ha confirmado de forma oficial, podría incluir una escala en el santuario de Lourdes. Y, de momento como un sueño, una hipotética visita de Francisco a Notre-Dame de París

"Cuando uno es católico, sabe que el obispo de Roma es el Papa (...), el sucesor de Pedro. A veces somos libres de expresar objeciones, pero al mismo tiempo somos leales y agradecidos", sostiene el obispo de Nanterre

Una visita del Papa en otoño. Este es el sueño de los obispos franceses, según reveló este lunes el obispo de Nanterre, Matthieu Rougé, en declaraciones a Radio-Classique. Aunque la pandemia determina todos los proyectos de viajes papales, lo cierto es que el episcopado galo ya habría invitado formalmente a Francisco a acudir a Marsella a finales de octubre. Una invitación que habría oficializado Macron durante la entrevista que ambos mandatarios mantuvieron telefónicamente la pasada semana.

"Estoy seguro de que, si se lleva a cabo, despertará un gran entusiasmo por parte de todos", dijo el prelado, quien insistió en que, de darse, la alegría sería compartida por todo el pueblo francés, tanto por aquellos "que están espontáneamente en su onda" como por "los que lo están un poco menos".

Y es que, señaló Rougé, "cuando uno es católico, sabe que el obispo de Roma es el Papa (...), el sucesor de Pedro. A veces somos libres de expresar objeciones, pero al mismo tiempo somos leales y agradecidos".

El motivo formal no es otro que un encuentro internacional de jesuitas que se congregarán en la capital del sur de Francia. El viaje, que no se ha confirmado de forma oficial, podría incluir una escala en el santuario de Lourdes. Y, de momento como un sueño, una hipotética visita de Francisco a Notre-Dame de París.

La presencia de Bergoglio en el templo, icono de la arquitectura religiosa europea, y que fue pasto de las llamas ahora hace dos años, sería la guinda perfecta para el que podría ser cuarto viaje del Papa desde que comenzó la pandemia. Antes, en en mayo, como adelantó en exclusiva RD, Francisco recalará en Chipre y Grecia. A finales de septiembre, Hungría (con el posible añadido de República Checa). Y, después, ¿Francia?

Por una Iglesia mejor informada

Volver arriba