"Para poner en práctica una cultura del cuidado de las personas y de la creación" Francisco, en la Jornada por la Paz: "Se necesitan artesanos de la paz con ingenio y audacia. Renovadores"

Francisco en Perú
Francisco en Perú

Con motivo de la 54ª Jornada Mundial de la Paz, que se celebra el 1 de enero de 2021, el Papa Francisco redactó un mensaje que se dio a conocer el jueves 17 de diciembre con el tema "La cultura del cuidado como camino de paz"

Se trata de poner en práctica una cultura del cuidado para "eliminar la cultura del descarte, de la indiferencia, el rechazo y la confrontación, que suele predominar actualmente", sin perder de vista a los más débiles, explica el Sumo Pontífice

Asimismo, el Papa dedica en su mensaje un pensamiento especial a los que en esta pandemia "han perdido un familiar o un ser querido, pero también en los que han perdido su trabajo"

(Vatican News).- "La cultura del cuidado como camino de paz necesario para erradicar la cultura de la indiferencia, del rechazo y de la confrontación, que suele prevalecer hoy en día", es el deseo que expresa el Papa Francisco en su mensaje con motivo de la 54ª Jornada Mundial de la Paz, que se celebra el 1 de enero de 2021, y que el Pontífice dio a conocer el jueves 17 de diciembre.

Constatando los estragos que ha causado en el mundo la pandemia del COVID-19, el Pontífice explica que se necesitan artesanos de la paz para iniciar procesos de curación, ya que es doloroso ver cómo lamentablemente, "junto a numerosos testimonios de caridad y solidaridad, están cobrando un nuevo impulso diversas formas de nacionalismo, racismo, xenofobia e incluso guerras y conflictos que siembran muerte y destrucción".

La cultura del cuidado como camino de paz

En las ocho páginas del texto, titulado "La cultura del cuidado como camino hacia la paz", que lleva la fecha, según la tradición, del 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, el Papa "se dirige a los Jefes de Estado y de Gobierno, a los jefes de las Organizaciones Internacionales, a los líderes espirituales y a los fieles de las diversas religiones, hombres y mujeres de buena voluntad".

A ellos les recuerda lo que escribió en su última encíclica,Fratelli tutti: "En muchas partes del mundo se necesitan caminos de paz que lleven a la curación de las heridas, se necesitan artesanos de la paz dispuestos a iniciar procesos de curación y de encuentro renovado con ingenio y audacia".

Asimismo, el Papa dedica en su mensaje un pensamiento especial a los que en esta pandemia "han perdido un familiar o un ser querido, pero también en los que han perdido su trabajo" y recuerda en particular a los médicos, enfermeros, farmacéuticos, investigadores, voluntarios, capellanes y personal de los hospitales y centros de salud, "que han trabajado duro y siguen haciéndolo, con gran esfuerzo y sacrificio, hasta el punto de que algunos de ellos han muerto en el intento de estar cerca de los enfermos, de aliviar su sufrimiento o de salvar sus vidas".

El cuidado como promoción de la dignidad humana

Además Francisco propone cuatro principios básicos de la doctrina social de la Iglesia como fundamento de la cultura del cuidado, que analiza uno a uno: La promoción de la dignidad de toda persona humana, la solidaridad con los pobres y los indefensos, la preocupación por el bien común y la salvaguardia de la creación. Todos están conectados entre sí y conforman la base de la construcción de un camino hacia la tan anhelada paz mundial y fraternidad de los pueblos.

Una comunidad de hermanos que se cuidan unos a otros

Finalmente el Santo Padre propone a los cristianos mirar a la Virgen María, "Estrella del Mar y Madre de la Esperanza", y trabajar juntos "para avanzar hacia un nuevo horizonte de amor y paz, de fraternidad y solidaridad, de apoyo mutuo y acogida recíproca".

"No cedamos a la tentación de desatender a los demás, especialmente a los más débiles, no nos acostumbremos a mirar hacia otro lado, sino comprometámonos cada día concretamente a formar una comunidad compuesta por hermanos que se acojan, se cuiden unos a otros", concluye Francisco.

Volver arriba