El derrumbe está siendo investigado para determinar posibles responsabilidades Francisco reza por las víctimas de la explosión al sur de Italia

Trabajos de rescate en Agrigento
Trabajos de rescate en Agrigento

Francisco expresa por medio de un telegrama sus condolencias y cercanía al dolor de toda la población agrigentina donde, el pasado sábado, se derrumbaron varios edificios por una fuga de gas

El Papa expresó su agradecimiento a quienes siguen buscando bajo los pesados escombros y a la "colecta extraordinaria" organizada por la diócesis para el 19 de diciembre, "Juntos por Ravanusa"

Los Obispos de Sicilia también expresaron su solidaridad, deseando una pronta recuperación a los heridos y pidieron un rápido "y digno alojamiento para las familias que se quedaron sin hogar o que tuvieron que abandonarlo"

Hasta el momento se han confirmado siete víctimas y la búsqueda de los desaparecidos continúa. Las investigaciones han sido delegadas a los Carabinieri

(Vatican News).- Una "explosión devastadora", un "dramático derrumbe" de edificios en el momento íntimo y cálido de la cena: el Papa reza por las víctimas y lleva en su corazón todo el sufrimiento de las familias rotas por el dolor, el pasado sábado, en la pequeña ciudad de Agrigento, al sur de Italia.

El sufrimiento de toda una comunidad

Lo expresó en un telegrama, firmado por el Cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin, dirigido a Monseñor Alessandro Damiano, párroco de la diócesis, pidiéndole que le transmitiera su "sentida cercanía".

El Papa Francisco expresó su agradecimiento a quienes siguen buscando bajo los pesados escombros -hay 180 bomberos que siguen trabajando- y a la "colecta extraordinaria" organizada por la diócesis para el 19 de diciembre. Se llama "Juntos por Ravanusa" y pretende ser un signo concreto de proximidad. Que todos, por intercesión de María, tengan consuelo, es la oración del Papa Francisco.

Investigación por desastre y homicidio involuntario

Mientras tanto, en la zona de la explosión se busca constantemente a dos personas desaparecidas, un padre y un hijo, de 59 y 33 años. También estaban juntos, quizá en un garaje, el pasado sábado por la noche, cuando primero un estruendo y luego las llamas sumieron a la pequeña ciudad siciliana en una pesadilla, dejando la imagen de una devastación igual a la causada por un potente terremoto.

Ya se ha emitido un decreto para incautar la zona de la catástrofe -la zona del "cráter" y sus alrededores, con un total de 10.000 metros cuadrados-, pero no entrará en funcionamiento hasta que se encuentre a los dos desaparecidos. En ese momento, toda la zona será limpiada de escombros y el equipo de expertos designado por la Fiscalía de Agrigento, encabezado por Luigi Patronaggio, podrá trabajar para definir las causas de la explosión y la naturaleza del desencadenante.

Las investigaciones han sido delegadas a los Carabinieri, que barajan la hipótesis de una gran cantidad de gas acumulado en el subsuelo. Al parecer, un procedimiento de prevención en el que participó Italgas en 2014 había revelado graves situaciones de riesgo en la zona de toda la capital siciliana. La investigación alega los delitos de catástrofe y homicidio.

La cercanía de los Obispos sicilianos

La solidaridad con la ciudad de Ravanusa también es expresada por la Conferencia Episcopal de Sicilia, que en un mensaje publicado ayer asegura sus oraciones en sufragio de las víctimas e invoca "la asistencia y el consuelo del Espíritu Santo para sus familias y allegados".

Los Obispos desearon una pronta recuperación a los numerosos heridos y pidieron un rápido "y digno alojamiento para las numerosas familias que se quedaron sin hogar o que tuvieron que abandonarlo". También expresan su especial agradecimiento a todos los que, en estas horas, están "trabajando generosa e incansablemente para retirar los escombros y buscar a cualquier superviviente".

Por último, la Conferencia Episcopal espera que se determinen las posibles responsabilidades y que se tomen todas las medidas necesarias para evitar que se repitan estas tragedias.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba