El director de la Civiltà Cattolica desvela algunos aspectos del encuentro de Francisco con los jesuitas Spadaro: "El Papa desea una Iglesia abierta a los grandes desafíos"

El Papa Francisco, con los jesuitas
El Papa Francisco, con los jesuitas

"El significado profundo de esta visita, una visita al corazón del Mediterráneo, una encrucijada de interconexiones, se encuentra en un mensaje que el Papa da al mundo partiendo de una periferia que es central para los intercambios culturales y espirituales, por lo tanto un encuentro que concierne a Malta pero que en realidad concierne al mundo entero"

Ucrania: "Ya en la reunión con las autoridades, el Papa fue muy claro, señalando las responsabilidades en cuanto a la preparación de las condiciones para la guerra, no hoy sino en el tiempo, a través del rearme, por lo que el mensaje fue muy, muy fuerte"

Un diálogo a corazón abierto es el que ha mantenido Francisco esta mañana con los jesuitas de Malta, según una arraigada costumbre de su pontificado, la de dedicar un encuentro a sus hermanos en el transcurso de los viajes apostólicos y cuyo contenido es dado a conocer posteriormente por la revista de la Compañía de Jesús, "La Civiltà Cattolica". El director de la revista, el padre Antonio Spadaro, que forma parte de la comitiva papal, da cuenta del encuentro que abrió la segunda jornada de la visita a Malta:

¿Cuál fue el ambiente del encuentro del Papa Francisco con los jesuitas esta mañana?

Ahora, en todos sus viajes, siempre que es posible, el Papa se encuentra con la comunidad jesuita presente en el lugar donde viaja. Como siempre, son encuentros muy agradables, muy íntimos y familiares. Un ambiente relajado, de conversación abierta sobre muchos temas. Quizás lo más bonito es ver al Papa, a mitad de viaje, ofrecer sus impresiones, entender un poco la temperatura de la acogida que ha recibido, de las cosas que el Papa quiere decir.

¿Cuál fue el contenido de esta conversación?

La conversación es privada y luego la publicaremos en Civiltà Cattolica, cuando el Papa quiera y si quiere. Los contenidos fundamentales son los que atañen a la vida misma de la Compañía de Jesús y, por tanto, al sentido de hacer evangelización hoy. El Papa repitió esta alegría de la evangelización, de la que tanto habló ayer, la percepción que se tiene, el deseo que tiene el Papa, es el de una Iglesia abierta a los grandes desafíos. Esta isla encierra en cierto modo grandes desafíos, es una encrucijada en el corazón del Mediterráneo... de ahí el impulso hacia la evangelización.


La próxima cita con los emigrantes está a la vuelta de la esquina y podemos sacar algunas conclusiones: ¿cuál cree que es el fruto más importante que puede salir de esta visita del Papa?

El tema de los migrantes es uno de los que el Papa tocó en su encuentro con los jesuitas y está muy cerca de su corazón. El significado profundo de esta visita, una visita al corazón del Mediterráneo, una encrucijada de interconexiones, se encuentra en un mensaje que el Papa da al mundo partiendo de una periferia que es central para los intercambios culturales y espirituales, por lo tanto un encuentro que concierne a Malta pero que en realidad concierne al mundo entero.

Recibimiento multitudinario al Papa antes de la misa en Floriana
Recibimiento multitudinario al Papa antes de la misa en Floriana

En el Ángelus, el Papa hizo especial hincapié en la guerra de Ucrania, que Francisco calificó por tercera vez de "sacrílega"

Exactamente. Es un tema que evidentemente atraviesa este viaje -durante la misa vimos muchas banderas ucranianas- y no puede faltar. Ya en la reunión con las autoridades, el Papa fue muy claro, señalando las responsabilidades en cuanto a la preparación de las condiciones para la guerra, no hoy sino en el tiempo, a través del rearme, por lo que el mensaje fue muy, muy fuerte.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba