Mensaje del Papa con motivo del Día Mundial de la Alimentación Francisco, a la FAO: "El mundo está en guerra, y esto debe hacernos reflexionar"

Francisco con el director general de la FAO, Qu Dongyu
Francisco con el director general de la FAO, Qu Dongyu

Francisco apuesta por intervenciones "que contribuyan a erradicar totalmente el hambre y la malnutrición, y no sean simplemente la respuesta a carencias circunstanciales o llamamientos lanzados con motivo de emergencias"

Bergoglio reclama "introducir “la categoría del amor” en el lenguaje de la cooperación internacional"

"No perdamos de vista que el eje de toda estrategia son las personas, con historias y rostros concretos, que habitan en un lugar determinado; no son números, datos o estadísticas interminables"

Mejor producción, mejor nutrición, mejor medio ambiente y mejor vida para todos. Estos son los ejes de la acción de la FAO, el organismo de Naciones Unidas por la Alimentación, en la Jornada Mundial de la Alimentación, que se celebra este domingo. El Papa Francisco, con este motivo, ha dirigido una carta a su director general, Qu Dongyu, en la que, advierte, "lamentablemente, vivimos en un contexto bélico, que podríamos denominar una 'tercera guerra mundial'".

"El mundo está en guerra, y esto debe hacernos reflexionar", sostiene el Papa, quien insiste en que "no será posible hacer frente a las numerosas crisis que afectan a la humanidad si no trabajamos y caminamos juntos, sin dejar que nadie quede atrás".

Una misma familia humana

"Para eso es necesario, ante todo, que veamos a los demás como nuestros hermanos y hermanas, como miembros que integran nuestra misma familia humana, y cuyos sufrimientos y necesidades nos afectan a todos", apuntó, apostando por intervenciones "que contribuyan a erradicar totalmente el hambre y la malnutrición, y no sean simplemente la respuesta a carencias circunstanciales o llamamientos lanzados con motivo de emergencias".

El hambre, punta del iceberg de la desigualdad y de la pobreza
El hambre, punta del iceberg de la desigualdad y de la pobreza

"Para lograr soluciones justas y duraderas es preciso reiterar la urgencia de abordar juntos y a todos los niveles el problema de la pobreza, estrechamente vinculada a la falta de alimentación adecuada", clamó Francisco. ¿Cómo conseguir estos objetivos, tan ambiciosos? "Ante todo, no perdiendo de vista que el eje de toda estrategia son las personas, con historias y rostros concretos, que habitan en un lugar determinado; no son números, datos o estadísticas interminables".

Reorientar la mirada hacia lo esencial

También, añade el Papa "introduciendo “la categoría del amor” en el lenguaje de la cooperación internacional", para "revestir las relaciones internacionales de humanidad y de solidaridad, persiguiendo el bien común".

"Estamos llamados a reorientar nuestra mirada hacia lo esencial, hacia lo que nos ha sido dado gratuitamente, focalizando nuestra labor en el cuidado de los otros y de la creación", finalizó Francisco, quien renovó "el compromiso de la Iglesia católica de caminar junto a la FAO y a otras organizaciones intergubernamentales que trabajan en favor de los pobres, poniendo por delante la fraternidad, la concordia y la mutua colaboración, para descubrir horizontes que aporten al mundo un beneficio genuino, no sólo para el hoy, sino también para las generaciones venideras".

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba