La Vida Religiosa española vuelve a mostrar su pesar en la inauguración de su XXVIII Asamblea General La CONFER, ante los abusos: “Ha sido especialmente doloroso que no hayamos estado del todo a la altura, el ‘mirar para otro lado’”

La CONFER, ante los abusos: “Ha sido especialmente doloroso que no hayamos estado del todo a la altura, el ‘mirar para otro lado’”
La CONFER, ante los abusos: “Ha sido especialmente doloroso que no hayamos estado del todo a la altura, el ‘mirar para otro lado’”

Hemos de ser especialmente receptivos y cuidadosos con las víctimas de dichos abusos. Nos consta su dolor y sufrimiento, callado en muchos casos durante años", pidieron el presidente y la vicepresidenta de la organización eclesial

Los religiosos también  lamentaron los casos de encubrimiento: "A la sociedad le cuesta mucho entender esto”, afirmaron Jesús  Díaz  Saraiego y Lourdes Perramón 

Luis Ángel de las Heras reivindica el papel de la Vida Consagrada: "no es una realidad aislada y marginal, sino que está en el corazón mismo de la Iglesia como elemento decisivo de su misión"

Sin paños calientes, de nuevo, ante su responsabilidad en el tema de los abusos. Así ha comenzado esta tarde, en Madrid, la XXVIII Asamblea General de la CONFER, en la que su presidente y vicepresidenta, en su saludo inicial ante los superiores y superioras mayores de las congregaciones religiosas en España, mostraron su pesar por esta lacra, que ha comprometido gravemente la imagen de su dedicación apostólica, y anunciaron que dedicarán también parte de esos tres días de encuentro a hablar “con confianza y responsabilidad” sobre el trabajo que para prevenirlo están llevando a cabo.

“De todos es conocido –señalaron Jesús Díaz Sariego, OP,  y Lourdes Perramón, OSR- el momento en el que nos encontramos, como Iglesia y como congregaciones, con respecto a los abusos sexuales a menores -fundamentalmente del pasado- y los abusos de poder y/o de conciencia, o sexuales a religiosas, realidades que justo están empezando a emerger”.

Dolor, sufrimiento y encubrimiento 

En este sentido, ambos religiosos hicieron un llamamiento a “ser especialmente receptivos y cuidadosos con las víctimas de dichos abusos. Nos consta su dolor y sufrimiento, callado en muchos casos durante años. Ha sido especialmente doloroso el que las instituciones no hayamos estado del todo a la altura de lo que se hubiera esperado de nosotros al ‘mirar para otro lado’. También, en no pocos casos, con el encubrimiento. A la sociedad le cuesta mucho entender esto”.

Screenshot_20220524-173606_YouTube
Screenshot_20220524-173606_YouTube

Ante esto, la  Presidencia de CONFER pidió a los presentes “escuchar vuestro ‘eco’ referido a este tema tan grave y delicado, así como espera propuestas concretas frente a interrogantes que se vislumbran de cara al futuro”, y en el caso de que no hubiera tiempo en esta asamblea, “os pedimos que si las hubiera, nos las hagáis llegar”.

En el corazón mismo de la Iglesia

Antes de este saludo, expresado a dos voces, se dirigió a los asambleístas, Luis Ángel de las Heras, presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, quien reivindicó la personalidad propia de esta opción apostólica, que enmarcó en la actual corriente de sinodalidad –como recuerda el lema del encentro- afirmando que “no es una realidad aislada y marginal, sino que está en el corazón mismo de la Iglesia como elemento decisivo de su misión, algo comprometido y esencial”.

Screenshot_20220524-172025_YouTube
Screenshot_20220524-172025_YouTube

El obispo de León y religioso claretiano reafirmó la “eclesiología de comunión y participación” de la Vida Consagrada y abogó por “la conveniente coordinación y cooperación con las diócesis en el día a día, con los sacerdotes, diáconos, laicos y otras formas de vida consagrada de cada Iglesia particular”.

En un momento en que algunos sectores critican el envejecimiento de la Vida Religiosa, De las Heras subrayó que “el dinamismo del espíritu nos acompaña desde nuestros orígenes y recibió un fuerte impulso en el Concilio Vaticano II", y reivindicó que en su vida están muy presentes las tres palabras que el papa Francisco eligió para el sínodo sobre la sinodalidad: encontrar, escuchar y discernir.

Experta en comunión 

“Hay corrientes sinodales de encuentro con la Vida Consagrada, que es experta en encuentro de comunión, de superación de conflictos y de reconciliación, y que puede hacer crecer esta corriente sinodal en las diócesis”, apuntó el obispo.

Screenshot_20220524-174132_YouTube
Screenshot_20220524-174132_YouTube

Para De las Heras, que ponderó la importancia de la misión compartida como otro aspecto que están ofreciendo al hilo de los tiempos numerosas congregaciones, aseguró que “si la Iglesia debe ir hacia el diálogo con el mundo, si la Iglesia se hace palabra y mensaje, la Vida Consagrada se ha de hacer palabra, mensaje y coloquio para que crezca la sinodalidad dentro de ella y en las Iglesias particulares”.

El nuncio y la visión renovada de la Vida Consagrada

Se abrió la Asamblea con unas palabras enviadas por el nuncio desde Filipinas, en donde se encontraba de viaje en Filipinas para participar en el funeral de su madre y para ver a su padre, que celebra sus 100 años. En su vídeo mensaje, Bernardito Auza mostró su agrado por la acogida que la Vida Religiosa había hecho a la iniciativa sinodal del Papa “en orden a la evangelización, potenciando y actualizando una iglesia sinodal, una iglesia en salida, donde unidos a los pastores de la Iglesia de España dejemos espacio a la comunión a la participación y a la misión”.

De ahí que Auza recordara que Francisco, al establecer la pauta para la sinodalidad de la Iglesia, “cuenta con las preciosas aportaciones que pueden venir de los consagrados y consagradas” y señaló que “una visión renovada de la Vida Consagrada es la forma específica con la que vosotros contribuís a la Iglesia sinodal de la renovación entendida como un anclaje en el espíritu que deshecha en la inmundanidad, lo contingente, lo cambiante que adquiere la capacidad para mirar hacia el interior y más allá. Pueden desprenderse de los consagrados preciosas aportaciones que ayudarán seguramente a lo que el Papa ha pedido”.

Una palabra que decir

La sinodalidad, como señalan desde CONFER, es “el tema estrella” de esta Asamblea porque, “creemos que, como superiores mayores, tenemos una palabra importante que decir y que aportar”, puesto que “somos seres en relación desde nuestro nacimiento”, y “somos, como Iglesia, seres eclesiales, sinodales, que hacemos de nuestro vivir un canto a la sinodalidad, a la expresión vivencial de nuestros carismas junto a otros hermanos y hermanas, desde la realidad concreta de nuestras congregaciones”.

Para ayudar a los superiores y superioras mayores congregados desde este 24 al 26 de mayo en Madrid en este proceso de discernimiento y profundización en el camino sinodal, contarán con la participación de Cristina Inogés-Sanz y con Mª Luisa Berzosa, FI, una laica y una religiosa muy involucradas en el actual camino sinodal.

Asimismo, durante esta XXVIII Asamblea habrá  momentos para repasar el proceso de fortalecimiento de la institución, encomendado por la Asamblea anterior y reflexionar sobre las líneas estratégicas de cara al próximo curso, así como la elección de algunos vocales.

Te regalamos la Praedicate Evangelium + análisis

Etiquetas

Volver arriba