La entidad jesuita rinde cuentas de su actividad en un contexto marcado por la pandemia La Fundación Migra Studium abrió sus puertas a 4.906 personas en 2020

Migra Studium abrió sus puertas a 4.906 personas en 2020.
Migra Studium abrió sus puertas a 4.906 personas en 2020.

En un contexto de la crisis socio-sanitaria, el cierre de muchos servicios y por el imperativo de la distancia social, Migra Studium ha optado por “responder a la realidad con presencialidad, creatividad y flexibilidad"

En 2020 la entidad ha incrementado la atención social y jurídica, ha ampliado su red de hospitalidad y ha renovado su Espacio Interreligioso 

“El confinamiento me cogió solo. Llevaba poco tiempo aquí, aunque no tenía amigos y no podía acceder a ayudas. Un día me llega un mensaje de Migra Studium: ‘¿Cómo estás? ¿Qué necesitas?’. Me sorprendió muchísimo porque allí sólo estaba haciendo un curso de cocina. Pero llegó en el momento que más lo necesitaba. Me informaron sobre comedores para ir a comer, pero yo tenía demasiado miedo para salir, no sólo al virus, también a que la policía pudiera hacer algo ya que estoy en situación irregular. Consiguieron que alguien que me llevara provisiones en casa. La mejor noticia en medio del confinamiento. Solo. En el momento más difícil. Fue como una luz en medio de todo”.

Así relata su experiencia Sebastián, una de las casi 5.000 personas que a lo largo de 2020 pasaron por la sede de la Fundación Migra Studium en el barrio Gótico de Barcelona. Al testimonio de este joven colombiano se suman el de Amin, interno en el CIE de la Zona Franca, Nassim, acogido en uno de los hogares de la red hospitalaria de la entidad, y Zafira, chica argelina que pudo tomar parte en el Espacio educativo para adolescentes, jóvenes y familias. Los cuatro cruzaron la puerta de ‘Migra’ y ahora explican su historia en el pliego que recoge la memoria de 2020 de Migra Studium, en el que la fundación dan cuenta de la actividad realizada en un año marcado por la pandemia global.

En un contexto de la crisis socio-sanitaria, el cierre de muchos servicios y por el imperativo de la distancia social, Migra Studium ha optado por “responder a la realidad con presencialidad, creatividad y flexibilidad”. Esto se ha traducido “en un incremento de la atención social y jurídica; en un crecimiento de la hospitalidad con nuevos hogares acogedoras y dos comunidades, en Sant Cugat del Vallès y Badalona; y en una renovación del Espacio Interreligioso que sea, aún más, un espacio de encuentro y diálogo”, detalla la entidad, que ha expresado su deseo de “seguir trabajando y profundizando en retos como: ampliar la atención a las mujeres, buscando una mayor colaboración con entidades de personas migrantes, incorporar más diversidad en todos los espacios de Migra Studium y ampliar nuestra base social para seguir dando la mejor respuesta a la realidad ya las personas”.

Por una Iglesia mejor informada

Volver arriba