Por "su arraigo social, histórico y religioso" La fiesta de San Isidro será declarada Bien de Interés Cultural

Fiesta de San Isidro
Fiesta de San Isidro

Lo ha anunciado la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso: Esta distinción reconoce que es "un hecho cultural de indudable valor, cuyos componentes festivos y devocionales han pervivido a lo largo de la historia"

El procedimiento parte de varios estudios técnicos que evidencian la pervivencia de la fiesta a lo largo de la historia, su profundo arraigo social y la diversidad y riqueza de sus manifestaciones culturales

Además, el expediente identifica otras manifestaciones como la feria taurina en la plaza de toros de Las Ventas, los bailes y música típicos, la gastronomía, la tradición expresiva oral y las representaciones de San Isidro en el arte

La fiesta de San Isidro será declarada Bien de Interés Cultural (BIC) por "su arraigo social, histórico y religioso", tras una iniciativa conjunta entre la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento que reconocen esta fiesta como "patrimonio inmaterial de todos los madrileños".

Según ha anunciado este jueves la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, esta distinción, publicada el miércoles en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM), reconoce que San Isidro, que se celebra cada año el día 15 de mayo, es "un hecho cultural de indudable valor, cuyos componentes festivos y devocionales han pervivido a lo largo de la historia".

Díaz Ayuso lo ha adelantado durante la reunión extraordinaria de la Junta Rectora de Ifema, que ha presidido de forma telemática para nombrar al nuevo secretario general de la entidad ferial, Adolfo Díaz-Ambrona.

La incoación del expediente para declarar San Isidro como BIC, en la categoría de hecho cultural, supone que la Comunidad reconoce estas fiestas como "una de las manifestaciones de mayor relevancia del patrimonio inmaterial de los madrileños, reservándole por ello la máxima protección que contempla la normativa en materia de patrimonio histórico", indica la Comunidad en una nota.

El procedimiento parte de varios estudios técnicos que evidencian la pervivencia de la fiesta a lo largo de la historia, su profundo arraigo social y la diversidad y riqueza de sus manifestaciones culturales.

La investigación realizada, de base antropológica, aporta un análisis cualitativo de la estructura de esta festividad –desarrollo de actos y fórmulas de organización y patronazgo- así como de los actores y espacios que la protagonizan, las redes participativas que ha generado y su evolución.

Además de los actos religiosos, civiles y lúdicos, el expediente identifica otras manifestaciones como la feria taurina en la plaza de toros de Las Ventas, los bailes y música típicos (seguidillas, jotas, chotis), la gastronomía (rosquillas, gallinejas, entresijos, vino dulce y barquillos, entre otros), la indumentaria de los participantes (majos y majas, chulapas y chulapos), la tradición expresiva oral y las representaciones de San Isidro en el arte.

Tras la pandemia por covid-19 y la crisis sanitaria que impidió su celebración en 2020, la incoación del procedimiento para declarar la fiesta como BIC responde a "la firme voluntad de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital de preservar y fortalecer una fiesta que forma parte de la historia de los madrileños".

Por una Iglesia mejor informada
Volver arriba