Directora de la Dirección General de Asuntos Religiosos de la Generalitat desde el pasado mes de junio Yvonne Griley: "En la esencia de las religiones, son más las cosas que nos unen que las que nos dividen"

Yvonne Griley, directora de Asuntos Religiosos de la Generalitat.
Yvonne Griley, directora de Asuntos Religiosos de la Generalitat.

“Mis primeros meses en el cargo han sido intensos porque Cataluña tiene una vida social y de entidades muy rica, y esto requiere presencia y colaboración, lo cual es fantástico”

“En un estado aconfesional como el nuestro, la administración ha de dar respuesta al derecho universal a la libertad religiosa. Y esta es la premisa que hace que esta dirección general se mantenga y pueda tener incidencia en la cohesión social del país”

“La Cátedra de Libertad Religiosa y de Conciencia nos va a proporcionar un conocimiento más exhaustivo del ejercicio de la libertad religiosa y por tanto, nos ayudará a incorporar elementos de mejora, de reflexión o de concertación”

La bendición abacial del P. Manel Gasch en Montserrat, la celebración de la XVI Muestra de Cine Espiritual de Cataluña o la creación de la Cátedra de Libertad Religiosa y de Conciencia han sido algunos de los momentos más significativos de los últimos meses en la siempre viva y dinámica actualidad religiosa en Cataluña. Todos ellos han contado con la presencia de Yvonne Griley Martínez, directora de la Dirección General de Asuntos Religiosos de la Generalitat (DGAR) desde el pasado mes de junio. 

Han sido meses de mucha actividad para la nueva responsable de este órgano dependiente del Departamento de Justicia, único en todo el Estado, encargado de atender los diferentes aspectos que tienen que ver con las entidades religiosas establecidas en Cataluña. “Mis primeros meses en el cargo han sido intensos porque Cataluña tiene una vida social y de entidades muy rica, y esto requiere presencia y colaboración, lo cual es fantástico”, explica Griley a Religión Digital

Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Barcelona y con más de 20 años de experiencia en materia de pluralidad, no es la primera vez que esta madre de familia con dos hijos trabaja en la DGAR. Ya lo hizo entre 2003 y 2011, como técnica de gestión. “Fueron tiempos bonitos para el organismo” reconoce, “ya que fue entonces cuando empezó a consolidarse dentro de la administración y a definir las primeras políticas efectivas de cara a las entidades, los primeros convenios y las primeras líneas de subvenciones. Por eso volver ahora desde esta otra perspectiva es algo que me hace mucha ilusión y, además, es un reto que estoy viviendo con intensidad”.

Con la comunidad Bahá’í de Girona.
Con la comunidad Bahá’í de Girona.

La creación de la DGAR se remonta al año 2000 y fue motivada por la necesidad de dar respuesta a los cambios sociales generados por la llegada de población inmigrante. “Ya entonces había una conciencia clara de que nuestra sociedad había cambiado con la incorporación de personas y colectivos que tenían una forma diferente de vivir la religiosidad. Y como siempre hemos sido un país de acogida, con el impulso de la DGAR Cataluña demostró que sabe cambiar, renovarse y adaptarse en función de las circunstancias”, explica Griley. 

Más de dos décadas después de su creación, la DGAR es hoy un organismo plenamente consolidado, y con línea de acción constante a pesar de los cambios en el gobierno de la Generalitat. “En materia de diversidad y de derecho de libertad religiosa en un estado aconfesional como es el nuestro, la administración ha de dar respuesta a este derecho universal. Y esta es la premisa que hace que esta dirección general se mantenga y pueda tener incidencia en la cohesión social del país”, resume Griley.

El pasado mes de septiembre nació la última gran propuesta de la DGAR y la Universidad Ramon Llull: la Cátedra de Libertad Religiosa y de Conciencia. Constituido a partir del Observatorio Blanquerna de Comunicación, Religión y Cultura, se trata de un espacio de investigación y divulgación del hecho religioso cuyo objetivo es analizar la situación de la libertad religiosa y de conciencia en Cataluña para trasladar a la ciudadanía conocimientos que le permitan acercarse al reconocimiento y alcance del derecho fundamental. “La Cátedra nos va a proporcionar un conocimiento más exhaustivo del ejercicio de la libertad religiosa y por tanto, nos ayudará a incorporar elementos de mejora, de reflexión o de concertación”, detalla Griley. 

Presentación de la Cátedra de Libertad Religiosa y de Conciencia
Presentación de la Cátedra de Libertad Religiosa y de Conciencia

La atención funeraria de acuerdo con la diversidad religiosa y cultural es una de las necesidades detectadas por el consejo asesor de expertos de la DGAR, cuyo último informe, presentado hace apenas un mes, lleva por título “La dignidad en las atenciones funerarias en Cataluña”. 

Justamente, uno de los últimos actos públicos en los que ha participado Yvonne Griley tuvo lugar fue el acto de inauguración del recinto musulmán del cementerio de Roques Blanques, un equipamiento que contribuirá a dar respuesta a las necesidades de la comunidad musulmana en el ámbito funerario. “Durante los peores meses de la pandemia”, detalla Griley, “esta comunidad sufrió al no poder repatriar a sus difuntos que querían ser enterrados en su lugar de origen. El coronavirus generó una demanda de plazas en cementerios que no estaba prevista y a raíz de ello los cementerios han empezado a reconocer que han de tener más previsión".

Rodeado por el bosque, en el cementerio Roques Blanques es posible ser enterrado de acuerdo con las creencias. Un paseo por sus instalaciones, asegura Griley, da una "visión fantástica de lo que es el país del presente y lo que será en el futuro". "Este cementerio demuestra la diversidad también en vida, de las personas que van a recordar a sus difuntos y lo cierto e que si pueden convivir desde el respeto en este momento tan delicado es porque también conviven en el día a día de la misma vida. En la esencia de las religiones hay más cosas que nos unen que no cosas que nos dividen", reconoce. 

Desde su llegada al cargo, paralelamente a los actos públicos, Yvonne Griley ha centrado sus esfuerzos en retomar la relación con las entidades religiosas presentes en el terreno, que habían sido escasas en tiempos de pandemia. A pesar de tener una agenda bien repleta, reconoce dejarse llevar por ese principio que dijo el papa Francisco en la audiencia general del pasado 10 de noviembre: ‘no nos dejemos vencer por el cansancio para hacer el bien’.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba