"Los anti-vacunas no somos idiotas (al menos no todos). El tiempo dará la razón a quien la tenga" El cura 'antivacunas' Jesús Silva: "No puedo contagiarme ni contagiar"

El cura 'antivacunas' Jesús Silva: "No puedo contagiarme ni contagiar"
El cura 'antivacunas' Jesús Silva: "No puedo contagiarme ni contagiar"

"El mero hecho del intento de imposición directa o indirecta de una vacuna experimental en un Estado de Derecho supone una vulneración de la libertad"

"El trato discriminatorio hacia los no vacunados supone una vejación hacia la igualdad y la dignidad"

¿Y cuáles son sus razones? Algunas, puramente egoístas. Otras, que hunden sus raíces en el más rancio negacionismo. A saber: el mantra de las células procedentes de abortos, las inversiones de los adalides del 'Nuevo Orden Mundial', la objeción de conciencia...

Es uno de los 'azotes' de sacerdotes y religiosos que proponen una Iglesia abierta, cercana, sinodal, como Daniel Pajuelo, Xiskya Valladares, sor Lucía Caram o el padre Damián. Y, ahora, se posiciona claramente dentro de los 'antivacunas', en contra del criterio de su obispo (Carlos Osoro), del episcopado español en su conjunto y, por si cupiera alguna duda, del mismo Papa Francisco. "No puedo contagiarme ni contagiar", argumenta el siempre polémico Jesús Silva.

¿Y cuáles son sus razones? Algunas, puramente egoístas. Otras, que hunden sus raíces en el más rancio negacionismo. A saber: el mantra de las células procedentes de abortos, las inversiones de los adalides del 'Nuevo Orden Mundial', la objeción de conciencia...

Un vulneración de la libertad

Además, Silva aprovecha para arremeter contra el Gobierno: "La imposición directa o indirecta de una vacuna experimental en un Estado de Derecho supone una vulneración de la libertad", insiste el clérigo, quien añade que "el trato discriminatorio hacia los no vacunados supone una vejación hacia la igualdad y la dignidad". Entendemos que se refiere a la gran mayoría de la población mundial que todavía no ha tenido acceso a la vacuna mientras que él desdeña, y desaconseja, su uso.

Las dificultades para encontrar una cura o una vacuna para el VIH.
Las dificultades para encontrar una cura o una vacuna para el VIH.

"El miedo a que se somete a la población con la pandemia y la existencia de no vacunados fomenta que los ciudadanos estén dispuestos a renunciar a su libertad en aras a la seguridad que les da un Estado cada vez más totalitario a nivel global", recalca Silva.

"Los antivacunas no somos idiotas"

"No os pido que penséis como yo, solo os invito a pensar. Y a respetar. Los anti-vacunas no somos idiotas (al menos no todos). El tiempo dará la razón a quien la tenga. Entretanto hay mucha gente sufriendo y muriendo. Y no sabemos qué efectos tendrá esto a largo plazo", matiza el religioso, quien reconoce que "puede que sea peor el remedio que la enfermedad, aún es pronto para saberlo, pero hay motivos razonables para planteárselo y objetar a la vacuna. Restringir el acceso a determinados servicios a personas que han ejercido su derecho a la objeción es totalitario y antidemocrático".

Jesús Silva

Éstas son su 'razones' (por orden de importancia, como él mismo apunta en su hilo)

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba