Varios obispos, en contra de la celebración semipresencial de la Plenaria en tiempos de coronavirus "Tengo miedo: tal vez hubiera sido mejor una reunión totalmente on line"

Comisión Permanente
Comisión Permanente

"Ya en marzo corrimos demasiados riesgos, y varios hermanos en el Episcopado se contagiaron (...) Somos un grupo de riesgo, y debemos dar ejemplo", asegura uno de los 38 prelados que acudirá, de manera presencial, a la reunión de la Conferencia Episcopal que arranca este lunes

Una Plenaria importante, con el drama del coronavirus y los conflictos, presentes y latentes, con el Ejecutivo (ley Celáa, eutanasia, aborto, inmatriculaciones, fiscalidad...) como ejes de la misma

"No me hace mucha gracia, la verdad". Es uno de los 38 obispos que, test de antígenos mediante, participará desde esta tarde en la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal. Una reunión atípica, la primera con la nueva cúpula comandada por Omella y Osoro, y marcada por la segunda ola del coronavirus. Tras muchas dudas, los obispos han decidido que sea semipresencial. Y no todos están de acuerdo.

"Tengo miedo, para qué te lo voy a negar. Tal vez hubiera sido mejor una reunión totalmente on line", cuenta a RD este prelado, quien confiesa que "somos un grupo de riesgo, y debemos dar ejemplo". No es el único: varios obispos  -si bien, en su mayor parte, de los que no acudirán a Añastro- se han mostrado en contra de una reunión que, entienden, no tendría que celebrarse de modo presencial.

Obispos contagiados

"Ya en marzo, sin saber realmente qué ocurría, corrimos demasiados riesgos, que no se han contado", señala este obispo, apuntando al hecho de que -como informó en exclusiva RD- al menos una veintena de prelados españoles haya pasado el coronavirus. Oficialmente, sólo se conocen cinco (uno de ellos, monseñor Algora, lamentablemente fallecido). Algunos de ellos, también algún empleado de la Casa de la Iglesia, salieron de la anterior plenaria portando el virus.

El último sermón del Obispo Algora, por Julián del Olmo
El último sermón del Obispo Algora, por Julián del Olmo

"Varios hermanos en el Episcopado se contagiaron", admiten varios prelados en conversación con este diario. Algunos de ellos han optado por no hacer público su propio positivo. "Es una cuestión privada, cada uno debe decidir si lo dice o no. Eso sí: hemos tomado todas las precauciones posibles".

Test de antígenos y vida en semiburbuja

Desde la CEE, una vez decidido el modelo semipresencial, también se han empeñado en cumplir escrupulosamente todos los protocolos, de modo que, a lo largo de la mañana de este lunes, y de uno en uno, cada uno de los 38 prelados -y los pocos empleados de la Casa de la Iglesia que entrarán en la sala de la Plenaria para colaborar en el buen funcionamiento de la misma-, se hará un test de antígenos. Esta es la razón por la que el discurso del cardenal Omella se ha pospuesto al lunes por la tarde.

Del mismo modo, se ha pedido tanto a obispos como al personal de Añastro que eviten todo contacto externo imprescindible. Y es que la semana de otoño en Madrid, además de para la reunión episcopal, servía para que obispos y profesionales se encontraran, y participaran de diversos eventos. No habrá 'grupo burbuja', como algunos pretendieron, pero sí se ha solicitado vivamente a los participantes a que limiten lo máximo posible sus relaciones durante el tiempo que dure la Plenaria. Una Plenaria importante, con el drama del coronavirus y los conflictos, presentes y latentes, con el Ejecutivo (ley Celáa, eutanasia, aborto, inmatriculaciones, fiscalidad...) como ejes de la misma. 

La última reunión de la Comisión Permanente ya fue mixta
La última reunión de la Comisión Permanente ya fue mixta

Volver arriba