Mi vivencia de la XVI edición de la Jornada del Grup Sant Jordi “El movimiento del alma: la petición y el amparo”

Peio Sánchez transmitió, desde su experiencia en el Hospital de Campaña, el hecho que la misericordia “es una relación de inversión (los últimos serán los primeros)”

Peio Sánchez también habló de la misericordia y la libertad, haciéndose esta pregunta: “¿Es posible la libertad sin la misericordia?”. Según Sánchez, “la libertad se convierte en algo dramático si se olvida la misericordia”

La ponencia de Muller-Colard llevaba por título: “Experiencia de la amenaza”. Esta teóloga destacó cómo en la Biblia encontramos pasajes que nos hablan de un sistema retributivo y otros pasajes que lo cuestionan

La jornada acabó con la intervención de Pau Matheu, doctor en Filosofía y miembro de Laicos de los Capuchinos de Cataluña

Después del paréntesis del 2020, debido a la pandemia del coronavirus, este sábado, 13 de noviembre, se retomó de nuevo esta Jornada del Grup Sant Jordi, en su XVI edición, con una participación de un centenar largo cristianos venidos a Barcelona de las diócesis de Donostia, Bilbao, Getafe, Santander, Menorca, València, Madrid y de las diócesis catalanas.

Entre los participantes estaban el cardenal Lluís Martínez Sistach, arzobispo emérito de Barcelona y sacerdotes como Luis Mª Goicoechea, cura de la parroquia de la Sagrada Familia de Gasteiz, Ángel Igualada, cura de la prisión Victoria Kent de Madrid, Peio Sánchez i Xavier Morlans, de la parroquia Hospital de Campaña de Barcelona, Francisco Javier Sánchez, capellán de la prisión de Navalcarnero, Fernando Sanz, cura de la parroquia de San Félix, en el barrio Las Torres de Madrid, Jorge de Dompablo, miembro del Foro de Curas y Más Madrid, los presbíteros valencianos del Grup de Rectors i Seglars del Dissabte, Vicent Estarlich i Llorenç Gimeno o Valentí Alonso, párroco de la parroquia de Santa Margarida del Penedès entre otros.

Viqui Molins, en su piso del Raval de Barcelona.
Viqui Molins, en su piso del Raval de Barcelona.

Había también diversas religiosas, entre ellas Viqui Molins, teresiana en la parroquia Hospital de Campaña de Barcelona. Y entre los religiosos estaban el P. Màxim Muñoz, claretiano i expresidente de la Unió de Religiosos de Catalunya o el H. Lluís Serra, marista. Y sobre todo habían numerosos laicos como Mª del Carmen García, voluntaria de Pastoral Penitenciaria de la cárcel de Navalcarnero, Miquel Torres, director de Justícia i Pau de Barcelona, Mónica Anguita, también voluntaria de Pastoral Penitenciaria de Navalcarnero, Adela Montes i Arantzazu Montes, de la diócesis de Santander, Nerea Etxebarria, de la parroquia de Fátima de Donostia.

También estaban presentes en esta jornada periodistas como Jordi Pacheco, corresponsal de Religión Digital, Laura Mor, directora de Catalunya Religió i Jordi Llisterri, director de la Fundació Catalunya Religió. Y aún, Yvonne Grilley, Directora General de Afers Religiosos de la Generalitat de Catalunya, que dirigió a la asamblea unas palabras i Marcel·lí Joan, exdirector de Afers Religiosos de la Generalitat. También participaron en esta jornada, Koldo Rodríguez exmiembro del Secretariado del Consejo Pastoral de la diócesis de Bilbao, Carles Armengol, presidente de la Lliga Espiritual de la Mare de Déu de Montserrat i Pere Fàbregues, presidente del Grup Sant Jordi y numerosos miembros de la Lliga Espiritual de la Mare de Déu de Montserrat, como Montserrat Mañé, Pilar Casnovas, Joan Clos o Jordi de Nadal entre otros.

Bajo el título “El movimiento del alma: la petición y el amparo”, este año la jornada estuvo dedicada a reflexionar sobre la situación humana más radical. Como dice el filósofo Josep Mª Esquirol, “no somos dioses y por eso pedimos, oramos y esperamos. Tampoco somos bloques fríos de mármol y por eso podemos ayudarnos los unos a los otros y amparar a los que más lo necesitan”. Y es que, sigue la reflexión de Josep Mª Esquirol, “a veces parece como si la sociedad actual, fascinada por el flujo incesante de las pantallas, esté a punto de olvidar una cosa y la otra”.

Peio Sánchez
Peio Sánchez

La jornada, que se celebró como cada año en uno de los salones del hotel Alimara de Barcelona, comenzó con unas palabras de bienvenida de Pere Fàbregues, presidente del Grup Sant Jordi. A continuación intervino Carles Armengol, presidente de la Lliga Espiritual de la Mare de Déu de Montserrat, que expuso las motivaciones y el sentido de la jornada. Se hizo también un sentido homenaje, por parte del franciscano P. Josep Gendrau, al que fue presidente del Grup Sant Jordi, Josep Vaquer y a su esposa, Mercè Guilemany, catedráticos de Matemáticas los dos y fallecidos en menos de un año de diferencia.

La primera ponencia (en castellano), estuvo a cargo de Peio Sánchez, cura de la parroquia de Santa Anna de Barcelona y promotor del Hospital de Campaña, sito en esta misma parroquia. Peio Sánchez, experto en cine, es el director de la Muestra de Cine Espiritual, además de profesor de la Facultat de Teologia de Catalunya y miembro de la comunidad Adsis.

Fue la religiosa teresiana Viqui Molins, la encargada de la presentación de Peio Sánchez, que expuso, con claridad, una ponencia muy interesante: “Conversión a la misericordia. Para no volver a la normalidad”. Peio Sánchez destacó cómo después de la pandemia, no podemos continuar viviendo como antes de ella y por eso expuso el tema de la misericordia como una llamada a la conversión. También insistió en la relación entre la misericordia y el amor, destacando que para el cristiano, “es primero darse que recibir”, como “los padres, que dan a los hijos sin esperar a recibir de ellos”.

También transmitió, desde su experiencia en el Hospital de Campaña, el hecho que la misericordia “es una relación de inversión (los últimos serán los primeros)”. Una relación que consiste en “sentarse juntos para compartir lo mismo”, porque solo así “se reconocen a los otros”. Por eso “la mesa de la fraternidad hace que los últimos sean los primeros”.

Peio Sánchez también habló de la misericordia y la libertad, haciéndose esta pregunta: “¿Es posible la libertad sin la misericordia?”. Según Sánchez, “la libertad se convierte en algo dramático si se olvida la misericordia”.

Marion
Marion

Finalmente habló de la misericordia, que hace posible la denuncia de la injusticia.

Después de una pausa, tuvo lugar la segunda ponencia (en francés), a cargo de Marion Muller-Colard, que fue presentada por Mar Galceran, coordinadora técnica del Lloc de la Dona.

Muller-Colard, que es una escritora y teóloga protestante, doctora en teología por la Facultad de Estrasburgo, se ha dedicado a la mediación penal y actualmente es miembro del Comité Consultivo de Ética para las Ciencias de la Vida y de la Salud. Su último libro editado en catalán, “L’altre Déu. El plany, l’amenaça i la gràcia”, ha obtenido el Premi Abat Marcet, convocado por la Lliga Espiritual de la Mare de Déu de Montserrat, un premio que le fue entregado el viernes 12 de noviembre, en un acto celebrado en el Ateneu Barcelonès, con la participación del presidente de la Lliga, Carles Armengol y el nuevo prior de Montserrat, el P. Bernat Juliol.

La ponencia de Muller-Colard llevaba por título: “Experiencia de la amenaza”. Esta teóloga destacó cómo en la Biblia encontramos pasajes que nos hablan de un sistema retributivo y otros pasajes que lo cuestionan. Según Muller-Colard, en el libro de Job la amenaza no es solo constitutiva de la creación sino también de la propia existencia. La ponente destacó un hecho del capítulo 3 de este libro, cuando “Job se queja del acto de la creación en sí mismo, poniendo en cuestión la misma creación”. Por otra parte, como resaltó Marion Muller-Colard, la respuesta de Dios en el capítulo 38 del libro de Job, tiene un eco maternal, como una madre protege a su criatura. Por eso, “Dios lucha contra el caos, para hacer posible la vida”. Y por eso mismo, “la fe no es nada más que la resistencia al caos”. Muller-Colard también destacó el esfuerzo inútil del hombre de “querer dominar la amenaza (como la pandemia que estamos viviendo), aunque este deseo sea una ilusión”, ya que, a pesar del esfuerzo, la amenaza nos sigue atenazando.

Después de esta ponencia tuvo lugar un diálogo abierto, moderado por la periodista Laura Mor, directora de Catalunya Religió.

Pau Matheu

La jornada acabó con la intervención de Pau Matheu, doctor en Filosofía y miembro de Laicos de los Capuchinos de Cataluña, que hizo una valoración de esta XIV Jornada del Grup Sant Jordi.

Con el almuerzo de los participantes concluyó esta jornada, ya tradicional a mediados del otoño, y que cada año acoge numerosos participantes, este año, con más cristianos de otras diócesis que en años pasados.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Etiquetas

Volver arriba