"No es lo mismo migrar que hacer turismo" Miquel Bausset: 'Independentistas salvajes' y 'migrantes que nos toman el pelo'

Migrantes
Migrantes

"Así calificaba el autor del artículo, “El país de les costures esgarrades” (Levante, 2 de desembre de 2020), a los diputados independentistas del Congreso"

"En su texto, el autor de este artículo dispara contra todo el mundo. Mejor dicho, contra los que él llama 'esta cuadrilla', que él considera responsables que la 'piel ibérica' se esté 'rompiendo por las costuras'"

"Pero donde el autor del artículo ha llegado al límite de la decencia, ha sido cuando ha aludido a los migrantes que llegan al estado español huyendo del hambre"

"De verdad el autor de este artículo piensa que "los migrantes nos toman el pelo"? ¿No conoce el drama y el dolor de la gente que sale de su país por necesidad?"

"Seguramente el autor del artículo debe considerar al papa Francisco, por el hecho de haber salido de Argentina, toma el pelo a los italianos"

Así calificaba el autor del artículo, “El país de les costures esgarrades” (Levante, 2 de desembre de 2020), a los diputados independentistas (y supongo que también a los senadores), que en el Congreso español representan a los ciudadanos que los han votado.

El Diccionario Català-Valencià-Balear define la palabra “salvaje”, como aquel “que se encuentra en estado puramente natural, sin refinamiento, incivilizado, rudo, brutal”. Por eso encuentro fuera de lugar el calificativo de “salvaje”, que el autor del artículo en el diario Levante dedica a los partidarios de la independencia. Una opción, la del independentismo, tan respetable como el unionismo.

Mis padres me enseñaron a ser crítico y a saber discrepar, siempre que es necesario. Pero con educación, sin faltar el respeto al adversario. Y no creo que sea de buena educación, como ha hecho el autor del artículo, calificar de “salvajes” a los representantes del pueblo.

En su texto, el autor de este artículo dispara contra todo el mundo. Mejor dicho, contra los que él llama “esta cuadrilla”, que él considera responsables que la “piel ibérica” se esté “rompiendo por las costuras”.

El autor del artículo define al Dr. Fernando Simón como “un pobre hombre que nos toma el pelo” y el ministro Salvador Illa, como una persona que “de Medicina sabe lo mismo que sé yo”. Y aun, a los ministros del gobierno español que son los que tienen “funciones y actuaciones más propias del circo de la tele”. Finalmente dispara también contra una “amalgama de comunistas, independentistas salvajes, con alguna mano manchada de sangre y socialistas radicales”.

No creo que se aguante la afirmación del autor del artículo, cuando habla de los diputados que tienen “alguna mano manchada de sangre”. Conociendo el estado español, si algún diputado tuviese “alguna mano manchada de sangre” estaría en la cárcel, no sentado en el Congreso.

Y por lo que se refiere al ministre Salvador Illa, el autor del artículo lo descalifica como ministro de Sanidad por el hecho que no es médico, sino licenciado en Filosofía, cosa que, en principio, no invalida su competencia en el ministerio. Tampoco el autor del artículo es arquitecto o experto en urbanismo, sino licenciado en Derecho y fue teniente de alcalde de urbanismo del ayuntamiento de València. Y posteriormente, delegado del Área de Seguridad Ciudadana. Y no creo que por no tener estudios relacionados con los departamentos que dirigió, no hiciese bien hecho su trabajo. Y es que como dice el Evangelio de San Juan en relación a los fariseos y el ciego de nacimiento (Jn 9:1-41), no hay peor ciego que el que no quiere ver. Y también Jesús denunció a los que ven la paja en el ojo del prójimo no ven la viga en su propio ojo (Lc 6:41). Por cierto que el Sr. Rafael Blasco, que fue conseller de Sanidad del País Valenciano (con el PP) del 30 de mayo de 2006 al 29 de junio de 2007, en su juventud había militado en el Frap. ¿Alguna vez el autor de ese artículo le dijo al Sr. Blasco (que compartió militancia en el PP), que de Medicina sabía “o mismo que sé yo” y que tenía “alguna mano manchada de sangre”?

Pero donde el autor del artículo ha llegado al límite de la decencia, ha sido cuando ha aludido a los migrantes que llegan al estado español huyendo del hambre. El autor del artículo, que más de una vez se ha confesado cristiano, dice en su texto, en relación a los jóvenes que llegan a Canarias, que “lo que faltaba es que hasta los migrantes nos toman el pelo”, ya que llegando Canarias, “intentan apoderarse de esas islas”. ¿De verdad el autor de este artículo piensa que “los migrantes nos toman el pelo”? ¿No conoce el drama y el dolor de la gente que sale de su país por necesidad? ¿O bien cree el autor de este artículo que los migrantes dejan su país por gusto o por hacer turismo? ¿No recuerda el autor del artículo, que se ha confesado cristiano públicamente, las palabras de Jesús en el Evangelio de San Mateo: “Era extranjero y me acogisteis” (Mt 25:38)? ¿Cree de verdad el autor de este artículo que los migrantes suben a una pastera porque sí? Supongo que con este razonamiento, el autor de este artículo dará la razón a los que pensamos que Cristóbal Colón tomó el pelo a los indígenas americanos, ya que él (y la Corona española) sí que se apoderaron de aquellas tierras. ¿El autor del artículo cree que los inmigrantes que han muerto en el incendio de Badalona nos toman el pelo?

Creo que calificar a los diputados independentistas de “salvajes” o incluso descalificar al Dr. Fernando Simón o al ministre Illa, es “pecata minuta”, al lado del insulto indecente, lleno de xenofobia, que es considerar a los migrantes como los que “nos toman el pelo” y que “intentan apoderarse de esas islas”. Seguramente el autor del artículo debe considerar al papa Francisco, por el hecho de haber salido de Argentina, toma el pelo a los italianos.

Los refugiados ante una Europa insolidaria
Los refugiados ante una Europa insolidaria

Solo espero que el autor del artículo le vayan bien las cosas y que no haya de emigrar. Porque no es lo mismo migrar que hacer turismo. Y espero que el autor de este artículo indecente (por el trato que da a los migrantes) tenga un mínimo de sensibilidad, como nos pide el papa, por la gente que, por fuerza mayor (no por gusto) ha de abandonar su tierra. Yo le recomendaría al autor de este artículo que repase la Biblia y los discursos del santo padre y que sea más sensible en relación a los que sufren. También María, José y Jesús fueron emigrantes cuando huyeron de Herodes, y no creo que tomaran el pelo a los habitantes de donde se refugiaron, ni tampoco que quisieran apoderarse de aquella tierra.

El autor de este artículo habría de escuchar las palabras tan sensata de la Sra. Caya Suárez, secretaria general de Cáritas Canarias, ante el drama migratorio que vive desde hace semanas el archipiélago. La Sra. Suárez dijo: “Como Iglesia católica, no podemos mantenernos impasibles ante esta situación grave de vulneración de derechos humanos donde las políticas públicas no ponen a la persona en el centro, que es ocupado por otros intereses de índole económica, política, etc”. Seguramente que para el autor del artículo de Levante, la Sra. Suárez también nos debe tomar el pelo.

Los refugiados tratados ignominiosamente por Europa
Los refugiados tratados ignominiosamente por Europa

Volver arriba