Julio Ciges reflexiona sobre el encuentro, el seguimiento y el compromiso 'La experiencia cristiana'

Julio Ciges recibe el premio
Julio Ciges recibe el premio

"'La experiencia cristiana' es el título del libro que ha escrito el amigo Julio Ciges, presbítero del Grup del Dissabte"

"Ciges es presbítero de la parroquia de María Inmaculada de Vera, es licenciado en psicología por la Universitat de València, promotor del Fòrum Cristianisme i món d’avui y miembro del Grup Cristià del Dissabte"

"Este libro, de 204 páginas y publicado por la editorial Nueva Utopía, incluye siete capítulos y seis anexos, además de la presentación de Joaquim Garcia Roca, el epílogo de Josep Vicent Boira, la introducción del autor de la obra y una extensa bibliografía final"

"Como afirma Agustín Abarca: Ciges alza su voz para reivindicar una Iglesia abierta, dialogante, con perspectiva de género y cercana a los sectores populares y obreros"

"Animo a los lectores de Religión Digital a leer y a reflexionar sobre Dios y el hombre, a partir de lo que, con pasión, nos transmite el autor"

Este es el título del libro que ha escrito el amigo Julio Ciges, presbítero del Grup del Dissabte. Como dice el subtítulo del libro, Julio Ciges condensa en esta obra suya “el encuentro, el seguimiento y el compromiso” que hace posible “una experiencia de encuentro amoroso y una respuesta amorosa de seguimiento”.

Julio Ciges Marín, nacido en 1947 en la localidad de Anna, en la comarca valenciana de la Canal de Navarrés, y que es presbítero de la parroquia de María Inmaculada de Vera, es licenciado en psicología por la Universitat de València, promotor del Fòrum Cristianisme i món d’avui y miembro del Grup Cristià del Dissabte.

Ciges ha desarrollado su servicio pastoral en parroquias obreras de la periferia de València y como consiliario en los Movimientos apostólicos de la HOAC y la JOC, acompañando a los cristianos en su compromiso por la transformación de la sociedad y la renovación evangélica de la Iglesia.

Este libro, de 204 páginas y publicado por la editorial Nueva Utopía, incluye siete capítulos y seis anexos, además de la presentación de Joaquim Garcia Roca, el epílogo de Josep Vicent Boira, la introducción del autor de la obra y una extensa bibliografía final.

En la presentación del libro, Ximo Garcia Roca nos recuerda el encuentro y la reflexión de Julio “con inmigrantes en Alemania, con laicos de la Institución Teresiana en Lyon, con los consiliarios de la HOC en España, con catequistas en el Paraguay y con los responsables de la pastoral penitenciaria en València”. Y es que Julio Ciges es un sacerdote “atípico” en la diócesis de València, un sacerdote que, como dice Joaquim Garcia Roca, “desarrolla una acción profética” que lo lleva “a hablar abiertamente de Dios, del amor, del compromiso, del sufrimiento, de la espiritualidad sobre las que la izquierda y un cierto cristianismo postmoderno han mantenido un incómodo silencio”.

Julio Ciges, como nos recuerda también Joaquim Garcia Roca, es “uno de los miembros fundadores y actual coordinador del Grup Cristià del Dissabte, que anima la resistencia en tiempo de zozobra”. Y es que “respetado y querido por su sinceridad, ignorado y temido por su libertad, siempre ha creído que Jesús era un auténtico perturbador de cualquier orden y de todo poder”. Porque como dice muy bien Ximo Garcia Roca, “el anarquismo evangélico” de Julio Ciges, “lo lleva a rechazar la democracia controlada por los poderes económicos, el sistema capitalista que descarta y mata, el patriarcado que somete a las mujeres, el clericalismo que sofoca el ideal igualitario de la Buena Nueva”. Por eso Julio Ciges, alejado “de los centros de poder eclesiásticos, en sus escritos y compromisos abre surcos, despierta las conciencias adormecidas, lucha contra las fronteras y defiende el valenciano como lengua de pleno derecho en la Iglesia”.

Quienes abran este libro, continua Ximo Garcia Roca en la presentación, “sabrán agradecer el tono conversacional de las conferencias y el carácter pedagógico de los Anexos que caracterizaban las charlas de quienes vivieron en permanente estado de conversación”.

La lectura de esta obra, acaba Garcia Roca, que “a veces parece una sinfonía y otras, una pieza de jazz, no deja indiferente, sino que invita, en palabras del poeta José Ángel Valente, a vivir alerta todavía y a ser madrugadores, “para que cada nuevo día amanezcáis/ dispuestos a hallar nuevos caminos. Y a inventarlos”.

Por su parte, en la introducción del libro, Julio Ciges nos transmite el origen de esta obra, que no es otra que “compartir mi experiencia de vida”.

El libro de Julio contiene estos siete capítulos:

1 Necesidad de recuperar la espiritualidad cristiana del seguimiento ante la inhumanidad del sistema. El encuentro creyente que nos hace experimentarnos personas cristianas.

2 La experiencia de la gratuidad o la gracia de la fe. El encuentro creyente que nos hace experimentarnos personas cristianas.

3 La mirada esperanzada: El talante con el que nos situamos en el mundo.

4 El compromiso compasivo y misericordioso: nuestra peculiar manera de sanar los corazones heridos y de transformar el mundo.

5 Con la fuerza del Espíritu seremos testigos del Reinado de Dios.

6 El cristianismo no es una religión: La experiencia cristiana rompe el esquema de la religión.

7 La llamada permanente a la conversión y a la transformación radical.



Por lo que respecta a los seis anexos, el primero es la carta que Julio escribe al papa Francisco.

El segundo es la carta dirigida a los líderes del planeta presentes en la Cumbre del G-20 de Buenos Aires, el 2018.

Los anexos 3, 4, 5 y 6 son unos textos para la reflexión y la oración personal.

En el epílogo, Josep Vicent Boira califica este libro definiéndolo con dos características: “agitarnos hasta no dejarnos enmohecer en nuestras creencias y servirnos de discernimiento en nuestro caminar”. Como dice Josep Vicent Boira, “Julio Ciges nos ofrece un libro que no es un compendio de teología ni un libro de religión al uso. El autor nos propone fundamentalmente un libro de alerta y de llamada, de profunda experiencia humana”. Y sigue Josep Vicent Boira: “Si algo he aprendido del libro, es que Dios no es neutral. Él ha decidido intervenir en la historia para defender a la gente débil y a la oprimida”.

Animo a los lectores de Religión Digital a leer y a reflexionar sobre Dios y el hombre, a partir de lo que, con pasión, nos transmite Julio Ciges.

Conozco des de hace años a Julio y este mes de agosto vino al monasterio, donde pasó unos días con los monjes, acompañado de otros sacerdotes valencianos que pasaban unos días de reflexión y de descanso. A pesar de conocer a Julio desde hace años, creo que quien mejor lo define es Agustín Abarca, de la Asociación de vecinos y vecinas, amigos y amigas de la Malva-rosa. Abarca define a la perfección quien es el amigo Julio Ciges, cuando dice, muy acertadamente, que es una persona que “alza su voz para reivindicar una Iglesia abierta, dialogante, con perspectiva de género y cercana a los sectores populares y obreros”. Y es que Julio Ciges, como dice Agustín Abarca, “forma parte de esa otra Iglesia que respira aires de libertad y que celebra la palabra en valenciano, en el idioma del pueblo”.

Julio Ciges, con camisa blanca
Julio Ciges, con camisa blanca

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba