Podría haberlo dicho el papa Francisco, pero... "Ser humildes. Hacer las cosas bien"

Ronald Koeman
Ronald Koeman

"Estas palabras son las declaraciones que Ronald Koeman, el entrenador del Barça, hizo el pasado 8 de enero en Granada, antes del partido contra el equipo de aquella ciudad"

"Palabras parecidas son las de Paco Pérez, profesor del magnífico trompetista de 15 años Marc Ferrando: para ser un buen músico hace falta “humildad”, que él consideró “imprescindible” y también 'mucho trabajo'"

"No creo que Ronald Koeman, ni tampoco Paco Pérez, ni conozcan ni hayan leído nunca la Regla Benedictina, pero su consejo está en la línea de lo que San Benito pide a los monjes en este capítulo 49 de su Regla"

"La humildad y hacer las cosas bien, es también un buen programa de vida para los cristianos, para, de esta manera, vivir esta Cuaresma que hoy iniciamos"

Estas palabras podrían ser de uno de los Padres de la Iglesia de los primeros siglos del cristianismo, como San Cipriano, San Cirilo de Jerusalén o San León el Grande, para exhortar a los cristianos a volver a Dios. Pero también podría ser el título del mensaje de este año, con el cual el papa Francisco nos invita a vivir la Cuaresma que comenzamos hoy y que, como siempre, es un camino de humildad que hace posible un cambio de vida, es decir, la conversión.

Pero estas palabras son las declaraciones que Ronald Koeman, el entrenador del Barça, hizo el pasado 8 de enero en Granada, antes del partido contra el equipo de aquella ciudad. Ser humildes y hacer las cosas bien, como dijo muy acertadamente Koeman, ayudaría al Barça a ganar la liga, la copa y la Champions.

De una manera parecida al consejo que Koeman daba a sus jugadores, encontramos el caso de Marc Ferrando, un joven valenciano que destaca, y mucho, en el piano y en la trompeta. Este joven de 15 años, de Simat de la Valldigna, todo un genio de la música, actuó en el programa “Bona vesprada” d’À Punt, la televisión valenciana, el miércoles día 10 de febrero. En el enlace del programa que me ha enviado un buen amigo, he visto la magnífica actuación de Marc Ferrando y también las palabras de su profesor, Paco Pérez, que afirmó que para ser un buen músico hace falta “humildad”, que él consideró “imprescindible” y también “mucho trabajo”.

Marc Ferrando Pelegrí
Marc Ferrando Pelegrí

Para los cristianos, ser humildes y hacer las cosas bien, también nos ayuda a vivir (en estos meses tan complicados debido a la covid-19), la conversión en nuestro camino cuaresmal y de esta manera, “con gozo del Espíritu Santo”, saber esperar “la santa Pascua” (RB 49:7), como exhorta San Benito a los monjes.

No creo que Ronald Koeman, ni tampoco Paco Pérez, ni conozcan ni hayan leído nunca la Regla Benedictina. Pero el consejo del entrenador a los jugadores del Barça y del profesor de música a este joven valenciano para ser un buen músico, de ser humildes, trabajar y hacer las cosas bien, está en la línea de lo que San Benito pide a los monjes en este capítulo 49 de su Regla.

De hecho, hacer las cosas bien, como pedía Koeman a sus jugadores (y Paco Pérez a Marc Ferrando) estaría en consonancia con la exhortación que San Benito hace a los monjes cuando habla de “guardar la propia vida en toda su pureza” (RB 49:2), para que “durante estos días santos borren las negligencias del resto del año” (RB 49:3).

San Benito nos invita a la humildad
San Benito nos invita a la humildad

El obispo San Gregorio de Nazianceno, en el sermón 39, pide, de la misma manera que San Benito, que los cristianos procuremos “una pureza de espíritu cada vez más grande”, ya que “no hay nada que le agrade tanto a Dios, como la conversión del hombre”. Y a su vez, San Juan Crisóstomo, en un sermón sobre el Evangelio de San Mateo, donde exhortaba a socorrer a los pobres, nos dice també que “el templo no necesita vestidos, sino pureza de alma”.

Pero además de hacer las cosas bien, Koeman pedía humildad a sus jugadores. Y Paco Pérez decía que la humildad es “imprescindible” para ser un buen músico. Una humildad que es una actitud poco frecuente entre las figuras del deporte y menos aún entre los políticos o los actores de cine. Y en los hombres de Iglesia.

También San Benito, al final del capítulo 49, sobre la observancia de la Cuaresma, pide a los monjes que todo lo que “cada uno ofrece debe proponerlo a su abad para hacerlo con la ayuda de su oración y su conformidad” (RB 49:8); es decir, con humildad, porque el monje no caiga en el orgullo, “pues aquello que se realiza sin el beneplácito del padre espiritual, será considerado como presunción y vanagloria” (RB 49:9), por lo que el monje ofrece a Dios en la Cuaresma.

Este año, en su mensaje con motivo de la Cuaresma, el papa Francisco nos invita a hacer de este camino hacia la Pascua, “un tiempo para renovar la fe, la esperanza y la caridad”. Como nos dice el papa, “la fe nos pide acoger la verdad y a ser testigos ante Dios y nuestros hermanos y hermanas”. La Cuaresma también nos invita a ver la esperanza (como nos recuerda el papa) “como “agua viva” que nos permite continuar nuestro camino”.

Y finalmente, la caridad la vivimos “mostrando atención y compasión por cada persona”, ya que “es la expresión más alta de nuestra fe y de nuestra esperanza”. Durante la Cuaresma de este 2021, el papa nos invita a “cuidar a los que se encuentran en condiciones de sufrimiento, abandono o angustia por la pandemia”.

“Ser humildes” y “hacer las cosas bien” es un buen consejo para los jugadores del Barça, para que ganado los partidos de fútbol puedan llegar a ser campeones de liga, de copa y de Champions. También, ser humilde, una virtud “imprescindible” para ser un buen músico y hacer un buen trabajo, es necesario para que este joven valenciano de 15 años pueda llegar a ser una gran figura musical.

Pero la humildad y hacer las cosas bien, es también un buen programa de vida para los cristianos, para, de esta manera, vivir esta Cuaresma que hoy iniciamos.

La conversión
La conversión

Volver arriba