¡Vaya semanita! ¿El fin del gobierno despótico?

Pedro Sáchez e Isabel Ayuso
Pedro Sáchez e Isabel Ayuso

"A quienes apoyan a esta izquierda desnortada, me atrevo a recordarles que no es de hombres inteligentes perseverar tozudamente en el error y en la terquedad"

"¿Cómo es esto posible? Muy sencillo. Por que a este querido pueblo español… no le importa aguantar un gobierno despótico, aunque le perjudique, si, de ese modo, extiende ‘errante la sombra de Caín’ sobre el vecino. ¡Qué tristeza! Pero, ¡qué realidad!"

"Tanto Sánchez como Arrimadas han sido víctimas de su respectiva ambición y peor hacer político. No tuvieron en cuenta que tales emociones suelen llevar al ofuscamiento de la mente"

"En el mismo saco de la memez hay que meter a toda la ‘armada mediática’ de las televisiones, que, a fuerza de corresponder a tanta subvención sanchista, se han pasado unos días en el intento de engañar y deformar la opinión pública"

"Hasta la vista, C’s, bombardeado por tus propios e inútiles dirigentes, que ya han dimitido. Y, en lo sucesivo, la oposición de derechas, salvo exitosa jerigonza sanchista, no tendrá que dividir su lectorado por tres sino por dos. ¡Jugada maestra, sí señor!"

¡Vaya semanita que ha protagonizado Sánchez! Al final, es cierto que nada hay oculto que no se descubra, ni secreto que no llegue a conocerse. A los sumisos e irresponsables votantes del PSOE del sátrapa que lo manipula e instrumentaliza en medio de tantas contradicciones, espero que les sirva de lección. Evocando a Cervantes en el Quijote, me contentaría con que, por fin, caigan de su burra y las múltiples alertas ya recibidas les muestren la verdad. No es de hombres inteligentes perseverar tozudamente en el error y en la terquedad.

Hago mío el acertado, aunque severo, juicio de Jesús Cacho: “A Sánchez no le importa el paro, ni la ruina económica, ni los muertos de la pandemia. No hay vacunas para acabar cuanto antes con la letanía de muertos, pero hay operaciones subterráneas para reducir a escombros a la oposición”. ¿Cómo es esto posible? Muy sencillo. Por que este querido pueblo español, que vive en permanente abrazo con la sumisión y disfruta del mal ajeno, es así de irresponsable. No le importa aguantar un gobierno despótico, aunque le perjudique, si, de ese modo, extiende ‘errante la sombra de Caín’ sobre el vecino. ¡Qué tristeza! Pero, ¡qué realidad!

Para todo el que quiera verlo, es evidente que a Sánchez, como se ha subrayado hasta la saciedad, sólo le importa su poder personal. Lo vemos todos los días. Permite y tolera, incluso proveniente del Gobierno que preside, lo que no está en los escritos, lo que, en modo alguno, consentiría algún Presidente de un país europeo. No le ha importado cruzar líneas rojas ni para adquirirlo con engaño ni para conservarlo con los apoyos de los separatistas. Todo el mundo lo sabe. Su aspiración, primera y suprema, es ‘seguir en el machito’ de la Presidencia del Gobierno. Su aspiración segunda, y al servicio de la primera, es la liquidación de la única y verdadera alternativa: el PP. Así son las cosas.

En esta ocasión, se ha cumplido el refranero: La avaricia rompe el saco. Sánchez ha cometido un error monumental. Todo le ha salido al revés. Ha buscado asolar el poder territorial del PP mediante la colaboración traicionera de C’s, precisamente cuando se hablaba entre ellos de crear una plataforma electoral para el futuro. Y, mira por dónde, en el pecado han llevado la penitencia: le han puesto en bandeja al PP un triunfo, que ni soñado. En efecto, le libran de un socio nada fiable, la Sra Arrimadas, otra que tal baila, que se ha retratado ante toda España, que llevaba meses negociando con Moncloa, que tan ingenuamente ha caído en la trampa sanchista, que ha mostrado su debilidad frente al propio partido y que no ha sabido, por desconocimiento culpable de su gente, calcular que muchos de ellos se negarían, como ha subrayado Jesús Cacho, “a acompañar a Inés en este viaje de servidumbre al pozo de la inanidad ideológica y moral que representa Sánchez”. Hago mía la respuesta de Sancho: “quien la vido y la ve ahora, ¿cuál es el corazón que no llora?”. ¡Se acabó lo que se daba! Díaz Ayuso le ha dado jaque mate.

Tanto Sánchez como Arrimadas han sido víctimas de su respectiva ambición y peor hacer político. No tuvieron en cuenta que tales emociones suelen llevar al ofuscamiento de la mente, que priva, a su vez, de la capacidad para razonar y ver, aunque sólo sea un poco, más lejos de sus obsesiones. Sólo así se explica que fuesen tan necios como para pensar que el PP no iba a reaccionar o que no se iba a descubrir su truculenta maniobra. Como dice Lucía Méndez, “el ridículo que han hecho en Murcia y en Madrid es muy grande. Los han humillado”.

En efecto, el PP llegó a un acuerdo con tres de los diputados de C’s en Murcia y, en principio, la moción de censura se ha ido la garete. El TSJM ha dado la razón a Díaz Ayuso y el adelanto de elecciones, aunque no les guste para Madrid, ya ha sido validado judicialmente y corre hacia la fecha prevista. En el mismo saco de la memez hay que meter a toda la ‘armada mediática’ de las televisiones, que, a fuerza de corresponder a tanta subvención sanchista, se han pasado unos días en el intento de engañar y deformar la opinión pública. ¡Vaya corrupción de la propia función!

En definitiva, hasta la vista, C’s, bombardeado por tus propios e inútiles dirigentes, que ya han dimitido. Y, en lo sucesivo, la oposición de derechas, salvo exitosa jerigonza sanchista, no tendrá que dividir su lectorado por tres sino por dos. ¡Jugada maestra, sí señor!

La tormenta no ha terminado. Iglesias dice querer confrontarse con Díaz Ayuso. Perfecto. Así es el sistema democrático, siempre y cuando se observen las reglas. Esto es, no utilización del aparato del Estado, respeto mínimo al adversario y no adulteración de la verdad, que conlleva un intento claro de manipular a la ciudadanía. ¡Qué largo me lo fiaís!, que dijo Tirso de Molina.

Personalmente le deseo a la Presidenta madrileña toda la suerte del mundo. Su coraje tendrá premio. Ha optado por la única vía, verdaderamente decente, en democracia: que el pueblo tome la palabra. Ella representa un valor político de referencia de la derecha liberal. Se lo ha ganado a pulso ella solita en la guerra sin cuartel librada frente a Sánchez y no obstante la miopía de los dirigentes actuales del PP. ¿Se habrán enterado, me pregunto, de lo que estaba en juego y habrán tomado nota para el futuro? Tengo mis dudas.

En cualquier caso, celebro que Díaz Ayuso haya situado, al menos para esta cita electoral, las cosas en su lugar: “o socialismo o libertad”. ¡Cierto! En el fondo de todo este vergonzoso gatuperio de unos y otros, lo que, verdaderamente, está en juego es la libertad. En su defensa, frente al social-comunismo y separatismo, no debería existir problema alguno en la derecha. Esta es la última oportunidad. Si se deja pasar, que nadie se engañe. Lo que nos espera está anunciado y planificado. ¡Tuya es la responsabilidad!

Por una Iglesia mejor informada.
Solo gracias a tu apoyo podemos seguir siendo un medio de referencia.
Hazte socio/a de Religión Digital hoy

Volver arriba