Entrevista con Aldo Duzdevich, autor de 'Salvados por Francisco' "Bergoglio salvó a mucha más gente de la que se pensaba"

Aldo Duzdevich, autor de 'Salvados por Francisco'
Aldo Duzdevich, autor de 'Salvados por Francisco'

El libro recoge 25 testimonios de personas que fueron rescatadas por el hoy Papa de las garras de la dictadura militar en Argentina

Por primera vez se revelan cartas, testimonios y acciones desconocidas que Jorge Bergoglio realizó al frente de la Compañía para ocultar a jóvenes de distintas ideologías amenazados o facilitarles la salida del país

Por primera vez, se reúnen en “Salvados por Francisco” 25 testimonios de personas el entonces provincial jesuita le salvó la vida durante los años de terror en su país. En entrevista con Religión Digital, Aldo Duzdevich lamenta además que “para la investigación, donde menos me ayudaron fue en la Iglesia”.

En lo que el propio autor define como una especie de “biografía política”, por primera vez se revelan cartas, testimonios y acciones desconocidas que Jorge Bergoglio realizó al frente de la Compañía para ocultar a jóvenes de distintas ideologías amenazados o facilitarles la salida del país. 

Antes de la presentación mundial del libro que se hará en Roma el próximo jueves 7 de marzo, RD conversó con el autor, Aldo Duzdevich nacido en 1955 en Pergamino, Provincia de Buenos Aires, y quien de niño y adolescente participó de la Acción Católica antes de incorporarse, en 1972, a la columna José Gervasio Artigas de la organización armada peronista Montoneros, donde permaneció hasta  1974. Entonces, se trasladó a la Provincia de Neuquén para estudiar Economía y en 1983,  con el retorno de la democracia, continuó en la actividad política. 

Durante la narración ágil y documentada, se van sucediendo además los grandes momentos de la Iglesia local, regional y mundial de la segunda mitad del siglo XX, como el Concilio Vaticano II y la Iglesia Sierva y Pobre; origen y derivas del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo; los jóvenes de los setenta; la colaboración de Bergoglio con los grupos gremiales de resistencia a la dictadura;  la posición de la Iglesia Católica frente a la dictadura militar; entre otros.

Portada del libro de Aldo Duzdevich

¿Cuáles son los puntos centrales del libro?

El libro es una biografía enfocada especialmente en el aspecto político y la actitud de Jorge Bergoglio durante la etapa de la dictadura argentina, entre 1976 y 1983, cuando era provincial de los jesuitas. Lo que hay en el libro son unas 25 anécdotas de personas a las cuales Francisco escondió, protegió y/o ayudó a salir del país durante esos años. Es una cosa bastante inédita que al día de hoy se conoce muy poco. Dijo el periodista y escritor ítalo-argentino Alfredo Somoza, a quien Bergoglio ayudó a escapar: “Aunque no le gusta definirse como un héroe, hizo lo que pudo contra el totalitarismo, arriesgando su vida”.

¿Con que desafíos y dificultades se enfrentó durante la investigación?

Leí varias biografías de Bergoglio, hugué en diarios, bibliotecas. Me conecte con ex-seminaristas, y con compañeros de diferentes extracciones. Llegué a un par de amigos personales del Papa de muy bajo perfil, pero muy informados. Pro, lamentablemente, donde menos interés hubo en mi investigación fue en la Iglesia. Ingenuamente pensaba que si iba a escribir algo en favor del papa, me iban a recibir con los brazos abiertos. Y salvo un par de excepciones (cuyos nombres figuran en los testimonios) a los curas y obispos no les pareció importante atenderme. No pongo en esa lista al padre  Domingo Bresci, viejo militante, amigo de Carlos Mugica, a quien conocía de antes y que aceptó darme una mano leyendo los borradores y dándome sugerencias en especial de los temas de eclesiales de los cuales yo conocía muy poco.

¿Su libro va un poco a contracorriente de los primeros artículos e interpretaciones que habían aparecido en Argentina en las horas y días previos al 13 de marzo de 2013?

Exactamente. Es la versión diferente de que habla de Bergoglio como alguien que "entregó" a los sacerdotes jesuitas. Estudié en profundidad la detención, el secuestro y posterior liberación. Está abundantemente explicado con documentación y fundamentado cómo fue ese hecho, en el cual Francisco no tuvo nada que ver sino que, por el contrario, lo que hizo fue un enorme esfuerzo para lograr que los liberen a los dos jesuitas.

¿Cómo accedió a esa documentación?

Cuando uno trata el tema de la represión y de las desapariciones, es muy difícil explicar por qué secuestraron a una persona, y más difícil es explicar por qué la liberaron. Ambas explicaciones son complejas. Tanto la razón del secuestro como la razón de la liberación. En general las visiones de las familias están cargadas emocionalmente y uno necesariamente las tiene que respetar. Pero no siempre la visión de la familia es la que responde a los hechos. Yo conozco perfectamente las declaraciones tanto del hermano de Yorio como de su hermana. Ambos presuponen que Francisco tuvo algo que ver con la detención y el secuestro de los dos jesuitas. Yo demuestro muy claramente en el libro que no fue así. Francisco no tuvo nada que ver.

Se confirma que el hoy Papa se jugó realmente por ellos

En un año fueron secuestrados más de 40 militantes, gente vinculada a la iglesia y a la organización Montoneros. Lo que por ahí no se dice es que de esos 40 que cayeron, los únicos que sobrevivieron fueron ellos dos. Entonces, a veces se dice una parte de la verdad pero hay que poder ver el contexto en su totalidad, cómo se desarrollaron los hechos, y a partir de ahí sacar una conclusión. No podemos esconder que Bergoglio fue dos veces a ver a (el jefe de la Armada y jerarca dictatorial, Emilio) Massera, y la segunda vez se se despidieron en medio de un tono muy intenso. Luego, se metió de improviso en una misa de (el entonces dictador, Jorge Rafael) Videla para plantearle la libertad de los dos jesuitas. Hizo lo mismo o mucho más de lo que cada familiar de desaparecido hacía en esa época.

¿Cómo describe la actitud general de Bergoglio en esos años?

Lo que encontré en estos años de trabajo es que Jorge Bergoglio había ayudado a mucho mas gente de la que yo suponía y había asumido riesgos al borde de la temeridad exponiéndose él y sus colaboradores cercanos.   

¿Cómo es su vínculo con la Iglesia?

Aunque me asumo de formación cristiana, no soy un católico practicante, no mantengo vínculos con la Iglesia, ni con el Papa Francisco. Esta distancia con la Iglesia y con la figura central del libro me permitió mantener una mirada crítica y objetiva sobre los hechos aquí narrados. 

Volver arriba