Luigi Maria Epicoco, publica en Paulinas 'Sal, no miel. Por una fe que escuece': Un libro que nos provoca y nos cuestiona

Sal, no miel
Sal, no miel

'Sal, no miel. Por una fe que escuece', de Luigi Maria Epicoco y publicado en Paulinas no es un texto tranquilizador... porque hay poca 'miel'

Este libro echa 'sal' sobre las partes expuestas y frágiles, para hacerlas vibrar y mantenerlas vivas. Y para recordarnos que la fe, si es auténtica, es una revolución para nuestra existencia

Un cristiano no puede contentarse con tener una pobre vida interior, porque no puede contentarse con lo mínimo; es la vida del Espíritu

(Paulinas).- Un cristiano no puede contentarse con tener una pobre vida interior, porque no puede contentarse con lo mínimo. Al contrario, debe profundizar en su propio hondón personal, para encontrar la veta de agua de la vida espiritual que corre en su interior y darse así cuenta de que esa vida no depende de él, pero que está presente en él: es la vida del Espíritu.

La potencialidad que nos introduce a cada creyente el Bautismo puede resumirse en las tres virtudes teologales: Fe, Esperanza y Caridad, que desembocan en la forma de vivir según Cristo. Se nos invita a reflexionar y repensar estas tres virtudes a partir de la existencia misma, iluminadas por algunos relatos bíblicos, que se convierten en pistas y provocaciones para una más plena vida de todos, una existencia gozosa, entregada y libre, porque es amada.

Este no es un texto tranquilizador... porque hay poca «miel». De hecho es un libro que nos provoca y nos cuestiona. Un libro que echa «sal» sobre las partes expuestas y frágiles, para hacerlas vibrar y mantenerlas vivas. Y para recordarnos que la fe, si es auténtica, es una revolución para nuestra existencia, un despertar ardiente que nos invita a vivir de otra manera.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba