Te lo cuenta Fernando Merino en su libro, editado por Paulinas 'Servir a Jesús sin volverte un marciano', una propuesta atrevida para vivir la fe

Servir a Jesús
Servir a Jesús

En este libro, editado por Paulinas, el autor nos habla de la necesidad de unirnos en profundidad y dejarnos fascinar cada día más por Jesucristo

"Los seguidores de Jesús tienen que ser personas normales, sanas, felices, alegres, comunicativas, que viven intensamente la realidad de cada día"

"Solo así mostraremos el rostro de una Iglesia como "hospital de campaña", que cura, acompaña y reilusiona"

(Editorial Paulinas).- Los cristianos en muchas ocasiones actuamos y vivimos como si el mundo que nos rodea, las personas que caminan a nuestro lado, los problemas que les afectan, no fueran con nosotros, no tocaran nuestro corazón y no nos llamaran a implicarnos para resolverlos. Vivimos a veces como seres extraños, como marcianos.

Pero los seguidores de Jesús, quienes se han dejado fascinar por su persona y su buena noticia, cuyo corazón está en las bienaventuranzas, tienen que ser personas normales, sanas, felices, alegres, comunicativas, que viven intensamente la realidad de cada día, las dificultades, las alegrías y las esperanzas de los demás como propios.

Solo así mostraremos el rostro de una Iglesia como «hospital de campaña», que cura, acompaña y reilusiona. Para ello debemos vivir y compartir todas esas experiencias en comunidad construyendo, desde ese empeño fraterno, una Iglesia más unida, más humana, más sencilla, más cercana a la existencia concreta de la gente; una Iglesia samaritana, que huela a Evangelio, que muestre los sentimientos de Jesús en nuestro mundo de hoy, reinterpretando en nuestros días la Palabra de vida a la luz de su Espíritu.

Seguir a Jesús

Volver arriba