'Pueblo mío, ¿A dónde vas?', de Alejandro Fernández Barrajón en Nueva Economía Social La gran deserción

Alejandro Fernández Barrajón
Alejandro Fernández Barrajón

"¿Por qué el mensaje cristiano que es tan atractivo y humano, no consigue en los últimos tiempos atraer a la gente, sino más bien está produciendo desafecciones y abandonos significativos?"

Tal pregunta se la formula a sí mismo Alejandro Fernández Barrajón, conocido y reconocido colaborador de RDy recientemente acaba de dedicarle un nuevo libro, con el título de 'Pueblo mío, ¿A dónde vas?', con el atinado subtítulo de "La gran deserción en las filas de la fe católica"

“Llevo más de treinta años de trabajo pastoral como sacerdote con todas las edades y en diversos ambientes, y siempre me ha asediado una misma pregunta: ¿por qué el mensaje cristiano que es tan atractivo y humano, no consigue en los últimos tiempos atraer a la gente, sino más bien está produciendo desafecciones y abandonos significativos?”.

Tal pregunta se la formula a sí mismo Alejandro Fernández Barrajón, conocido y reconocido colaborador de RD. y uno de los autores de libros más estimados y leídos en la órbita de lo religioso y sus periferias. Y a tan preocupante, acertada y oportuna pregunta, el autor no se limita solo a formularla, sino que recientemente acaba de dedicarle un nuevo libro, con el título de 'Pueblo mío, ¿A dónde vas?', con el atinado subtítulo de “La gran deserción en las filas de la fe católica”.

Editado por “Nueva Economía Social”, en su colección “Religión y Sociedad”, el texto se extiende a lo largo y ancho de sus 144 páginas, pedagógicamente distribuidas, con cita especial para su colaboradora Mercedes Cano Esquivel, “doctora en Ciencias Químicas por la UCM, con premio extraordinario de doctorado, profesora adjunta …y mujer creyente, probada en la fe y buscadora inquieta de Dios”

De la biografía de Alejandro destacan estos datos:

“Es un sacerdote mercedario que ha descubierto y madurado su vocación, en las cumbres de los Montes de Toledo, en su pueblo natal Fuente el Fresco, donde conducía sus cabras cada maña como pastor que ha sido en su infancia y en su juventud. Allí, en la belleza que contemplaba cada amanecer, se preguntaba quién si no Dios podía ser el autor de tanta belleza regalada a los hombres y su primer compromiso de buscarlo y amarlo sobre todas las cosas, fue consagrarse a Dios en la Orden de la Merced y ordenarse sacerdote.

Formador de seminaristas mercedarios, Presidente de la CONFER nacional (Conferencia Española de Religiosos), Provincial de la Merced de Castilla, párroco durante seis años en Madrid, y animador pastoral en la Residencia intercongregacional “Madre de la Veracruz” de Salamanca”.

Equipado con los correspondientes títulos universitarios en Ciencias Eclesiásticas y en Psicología, y con una vida tan plural y tan rica, la selección de los temas y el tratamiento pastoral que les confiere a los mismos en su ya larga bibliografía resultan ser ejemplares, asequibles y en santas consonancia con las exigencias de los tiempos nuevos, y aún de los sobresaltos, que surgen por los Montes de todos los “Toledos” del mundo y de las tierras manchegas universales que recorrieran los personajes cervantinos, con inclusión de las ”Tablas de Daimiel” cercanas a su pueblo de Fuente el Fresco, con los ojos del Guadiana ya exhaustos de haber llorado la pérdida de sus aguas en la proliferación de los pozos artesianos del “Acuífero 23”

Libro

Volver arriba