Francisco Javier Sáez de Maturana publica 'Celebrar desde el corazón' en Edibesa Una invitación a saborear la liturgia

Francisco Javier Sáez de Maturana Municha
Francisco Javier Sáez de Maturana Municha

"De entre el bagaje de libros dedicados a la Iglesia en camino, destaco el recientemente publicado por la editorial 'Edibesa', titulado 'Celebrar desde el corazón. Una invitación a saborear la Liturgia'"

"El autor del texto, Francisco Javier Sáez de Maturana Municha, 'educador, profesor de Teología y formador de agentes pastorales' afirma que su texto no quiere ser 'caviar teológico', sino 'pan tierno', que todos puedan saborear"

"El libro habla y enseña a hablar 'en cristiano'. El capítulo dedicado a 'Nuestra celebración de la Eucaristía' es revolucionario, y con necesidad ineludible de ser leído y releído por obispos, celebrante y con-celebrantes"

Es justo, necesario y saludable saborear una y otra vez que la Sagrada Liturgia es parte importante de la Iglesia. Es de por sí, y por definición y comprobación sobre todo popular, la propia Iglesia, tanto o más que lo son los tratados y recapitulaciones de creencias y doctrinas aún con la connotación de “semi- dogmáticas”.

Gracias a la Liturgia, y a algunos de sus cambios inspirados por el Vaticano IIse percató el pueblo de que algo importante se estaba removiendo en el vetusto organigrama eclesial, a consecuencia de los cuales, por ejemplo, la misa era ya otra, se entendía el lenguaje vernáculo y se esfumaban parte del incómodo e incomprensible “misterio” de tener que hacerlo mirando a la pared, de espalda, sin sentido y sin que la labor de la participación de los asistentes a la ceremonia se limitara a recitar el Amén, la multitud de veces establecida litúrgicamente.

Del cambio (“conversión- reconversión”) comenzó a percatarse el pueblo, siempre con la sana y santa esperanza de que no quedara este en fórmulas rutinarias simples, sin más compromiso y con la seguridad de que el camino a recorrer era -tenía que ser- mucho más claro y en fiel consonancia con las demandas y exigencias del mundo en el que se vivía y en el que habría de vivirse.

Lógicamente tal camino no podría efectuarse sin contar con el debido equipaje en cuya tarea cultual y cultural jamás faltaría la educación-formación en la fe cristiana. Y de entre tal bagaje de libros, destaco el recientemente publicado por la editorial “Edibesa”, con sus 532 páginas, bien conformadas y pedagógicamente diseñadas y en cuya perseverante misión y emisión intervienen decisivamente los “Padres Predicadores” por antonomasia, de la “Casa Hispania” de los Dominicos “que fundara el santo de apellido Guzmán, nacido en la localidad burgalesa de Caleruega “ de noble y preclara familia”.

El título completo del libro es el de “Celebrar desde el corazón. Una invitación a saborear la Liturgia, adelantando ya desde ahora que cada uno de estos términos constituye un prodigioso y atractivo tratado de Iglesia postconciliar y en fiel consonancia con los nuevos tiempos, que resultan ser litúrgicamente los más cercanos a los vividos por Jesús en el Evangelio.

El autor del texto es Francisco Javier Sáez de Maturana Municha ,“educador, profesor de Teología y formador de agentes pastorales”, quien en su propia producción bibliográfica son también noticias notables los títulos “San Juan XXIII: una vida con sabor a Evangelio”, “Jesús: volver a los comienzos”.

El profesor-educador asegura en páginas introductorias que su texto “ha brotado como lo hace una planta; el terreno ha sido la tarea pastoral y la reflexión desde las realidades española latinoamericana, que conozco por experiencia, y que no quieren ser “caviar teológico”, que solo puedan degustar algunos, sino “pan tierno”, que todos puedan saborear”.

En su introducción nos obsequia con estas palabras del santo Obispo Óscar Romero, “obispo martirizado en El Salvador en plena Eucaristía: Buenas obras, corazones cristianos, verdadera justicia, caridad, es lo que busca Dios en la religión. Una religión de misa dominica, pero de semanas injustas, no agrada al Señor. Una religión de mucho rezo, pero con hipocresía en el corazón no es cristiana”

El libro de Francisco Javier habla y enseña a hablar “en cristiano”, es decir, “en términos llanos y fácilmente comprensibles, o en la lengua que todos entienden” y no solo en las celebraciones rituales , sino en la convivencia con todos los demás, que es cuando evangélicamente se “celebra” la misa, antes o después de haber recitado el presidente de la asamblea aquello del “ite, misa est”, que no es solo ceremonial de despedida, sino inicio de vida verdaderamente cristiana”, con sumo respeto y veneración a normas y reglas laborales, profesionales.

Respecto al presbiterio, por citar un ejemplo, el profesor y formador de “agentes pastorales”, nos obsequia con esta definición desbordantemente litúrgica : ”La sede está en el presbiterio. Y este no es un trono, ni una tribuna, sino lugar de un servicio que exige que el que lo cumple esté delante del pueblo, pues “presidir” que viene del término latino “praesedere”, significa “estar sentado delante”. Es el lugar donde quien preside la asamblea acoge al pueblo, ora, escucha las lecturas, despide al pueblo, y no donde se retira cuando no tiene nada que hacer o cuando está cansado”.

El capítulo del libro dedicado a “Nuestra celebración de la Eucaristía” es ciertamente revolucionario, y con necesidad ineludible de ser leído y releído por obispos, celebrante y con-celebrantes.

En la página 514 el autor deja constancia literal de esta preciosa oración litúrgica para después de la Comunión:

“Alimentados con el único para que renueva siempre a la familia humana, te rogamos, Señor, que este sacramento de unidad en el que participamos, nos infunda un amor puro y generoso, que nos impulse a promover el progreso de los pueblos y a realizar, en la caridad, las exigencias de la justicia. Por Jesucristo, nuestro Señor”.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba