'Autores creyentes, el Evangelio en la literatura' en los XXXVI Jueves de RD Sánchez Adalid: "Si no aprendes a ser humilde y no integras el fracaso, estás trazando el camino de tu infelicidad"

Sánchez Adalid, Teresa Álvarez, y Bastante, durante el webinar
Sánchez Adalid, Teresa Álvarez, y Bastante, durante el webinar

El sacerdote extremeño, la escritora María Teresa Álvarez y Jesús Bastante dialogan sobre fe, literatura, éxitos, trascendencia y proyectos de futuro en la víspera del Día del Libro

María Teresa Álvarez: "Dios me ayuda a escribir. Si no fuera por mi fe, seguramente escribiría de otra manera"

Bastante: "No se puede diferenciar si eres escritor, o periodista, y católico. Si lo eres, tendrá que notarse esa impronta"

Compra los mejores libros en La Tienda RD

“Escribe porque te lo pida el corazón, porque te lo pidan el alma y los lectores. Pero no escribas una novela dirigida al éxito, porque seguramente vas a fracasar. Y aunque llegues, tendrás que permanecer”. El sacerdote y escritor Jesús Sánchez Adalid trazó ayer las ‘reglas’ del buen escritor, durante un jugoso debate, el número 36, de los Jueves de RD que, coincidiendo con la víspera del Día del Libro, mantuvo junto a la escritora María Teresa Álvarez y nuestro redactor jefe, Jesús Bastante, que actuó como moderador.

Los tres, creyentes, autores cristianos, pero que recelan del calificativo excluyente. “Dios me ayuda a escribir. Si no fuera por mi fe, seguramente escribiría de otra manera”, subrayó la autora de ‘La indiana’ (Esfera de los Libros), y que ahora está a punto de publicar un libro de sus viajes en Roma, mientras escribe, nos cuenta, sobre un personaje fundamental en el Evangelio: María Magdalena.

Los tres autores, en los Jueves de RD
Los tres autores, en los Jueves de RD

Felices de ser creyentes

“No tengo ningún problema, estoy feliz y dichosa de ser creyente, y de que en  mis libros se note que soy creyente, pero no es algo impostado que tenga que forzar”, señaló la periodista, al igual que Bastante, que recordó la expresión de Ángel Herrera sobre un buen periodista católico: “Debe ser bueno, si es católico, vendrá por añadidura. No te puedes poner y quitar el ‘sombrero de lo católico’ cuando escribes”, recalcó.

‘Autores creyentes, el Evangelio y la literatura’, fueron algunos de los ejes de los XXXVI Jueves de RD, patrocinados por Instituciones Religiosas del Banco Sabadell, con la colaboración técnica de Católicos en Red. Sánchez Adalid, que sigue con su exitosa ‘Las armas de la luz’ (Harper Collins) mientras prepara una fabulosa epopeya, basada en hechos reales, acaecidos en la isla Tiberina de Roma en tiempos de la ocupación nazi, subrayó la necesidad de ser humilde, y de olvidar esa sensación de ‘enfant terrible’ que suele acompañar a los escritores (también, a los católicos). “Si no aprendes a ser humilde y no integras el fracaso estás perdido, porque estás trazando el camino de tu infelicidad" recalcó el clérigo extremeño. 

María Teresa Álvarez
María Teresa Álvarez

“Mi intención directa no es hacer un libro creyente, pero ahí te muestras tú, aparece tu concepción del mundo”, explicó Adalid. “Yo estoy feliz de ser creyente, me siento a gusto con mi vida de cura, y lo que vivo acaba apareciendo en mis obras”. No siempre fue así, admite por el temor a “que no me encasillen en un ‘nicho cautivo’”, pero “a medida que pasan los años, me voy haciendo más visible en mis libros. Eso me ha aliviado, me encuentro más libre, más seguro”.

Por el contrario, el autor de ‘Santiago en el fin del mundo’ (Esfera de los Libros) sí que escribe y habla de Religión “todo el rato, y la identificación es mucho más evidente. Hay que huir de los clichés, y de los apriorismos”.

Cuidado con los best-sellers

“No es justo ni sano que te disfraces para escribir”, concedió Sánchez Adalid, quien se posicionó en contra de la actitud de algunos autores, y editoriales, de ‘fabricar’ best-sellers. “La mayoría se estrellan, y pueden estrellar al escritor”, advirtió. “Aquí lo difícil no es llegar, lo difícil es quedarse. Hay muchos autores que eran de una obra muy leída, y sus carreras acaban estrelladas. Es más interesante una obra que se difunda. Tener la ‘parroquia de lectores’ que te van acompañando a lo largo de tu vida como escritor”.

Sánchez Adalid
Sánchez Adalid

¿Pensáis en el lector a la hora de escribir? Teresa admitió que “nunca me lo he planteado, pero sí pienso que me gustaría llegar más a la gente joven”, y destacó la importancia (los tres lo hicieron) del contacto con el lector. “Los encuentros con los lectores son maravillosos, te enseñan cosas de los libros que tú has escrito. Me encanta el contacto con el lector”.

“Cada vez pienso más en el lector, y sobre todo en los jóvenes”, añadió Sánchez Adalid, que insistió en que “quiero aportar algo, y ese deseo me hace ser más cuidadoso, vigilar lo que sucede en este mundo y participar de alguna manera, ayudar a pensar y ofrecer alguna respuesta. 

“Yo quiero vender, pero sobre todo quiero que me lean”, apuntó Teresa. “La experiencia es magnífica, porque el libro deja de ser del autor cuando alguien comienza a leerlo. Hay gente que te escribe, y descubres distintos ‘Santiagos’, que te hacen pensar en visiones de tu novela que no imaginaste al escribirla”, añadió Jesús Bastante.

 “Cuando sueltas la obra, te cuesta trabajo desprenderte de los personajes”, admitió el autor de El Mozárabe. “Una vez que entregas la novela es del lector, que va a hacer su propia historia al mismo tiempo”. Los tres, curiosamente, culminaron sus tres últimas novelas durante el confinamiento. Y los tres preparan nuevas aventuras, de las que les daremos cumplida cuenta en Religión Digital.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba