"La verdadera paz no se construye con la posesión de armas nucleares" Arzobispo de Nagasaki: "De la bomba atómica al fuego olímpico de la paz"

Francisco en Nagasaki. 2019
Francisco en Nagasaki. 2019

Japón y el mundo recuerdan hoy el bombardeo nuclear estadounidense que devastó Hiroshima el 6 de agosto de 1945 y Nagasaki tres días después

Hace dos años, el Papa fue recibido en Nagasaki por el arzobispo de la ciudad, monseñor Joseph Mitsuaki Takami, cuya diócesis es la mayor de Japón

En vísperas del aniversario del bombardeo atómico y del final de los Juegos Olímpicos, monseñor Takami reitera la necesidad del desarme nuclear para poder construir una paz real, verdadera y concreta

El aniversario cae dos días antes del final de los Juegos Olímpicos "que, como subraya Monseñor Joseph Mitsuaki Takami, son para toda nación una invitación a la verdadera paz, que ciertamente no se construye con la posesión de armas nucleares"

(Vatican News).- Han pasado 76 años desde aquellos horribles días en los que el mundo descubrió el devastador poder destructivo de las armas más peligrosas jamás construidas en la Tierra. Los dos ataques nucleares, llevados a cabo por Estados Unidos al final de la Segunda Guerra Mundial, causaron más de 100.000 víctimas en Hiroshima y Nagasaki, bombardeadas respectivamente el 6 y el 9 de agosto de 1945. Según algunas estimaciones, los muertos pueden haber sido cerca de 200.000.

Se trata del primer y único ataque nuclear en guerra de la historia, pero el desarrollo de armamento y su posesión por parte de muchos estados muestra cómo la paz está en peligro.

La carrera armamentística es otra de las razones por las que es importante recordar esos tres días que marcaron la historia de un país, Japón, sobre el que los reflectores del mundo se han centrado durante quince días en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, aplazados durante un año a causa de la pandemia. Las Olimpiadas terminarán el domingo 8 de agosto, y dos semanas después será el turno de los Juegos Paralímpicos.

El testimonio de los supervivientes

A las 8.15 horas, la campana marcó el inicio del minuto de silencio, la hora exacta en la que Estados Unidos lanzó la bomba atómica sobre Hiroshima, causando instantáneamente decenas de miles de muertos, reescribiendo trágicamente la historia de los conflictos mundiales y concienciando al mundo -con el paso del tiempo- de los efectos devastadores de las armas nucleares. Incluso décadas después.

La ciudad japonesa conmemora el aniversario en el Parque del memorial de la Paz. Debido a la pandemia, el número de participantes se ha reducido a unos pocos cientos, representando a 86 naciones diferentes unidas en nombre de la paz.

El alcalde de Hiroshima, Kazumi, instó al gobierno a garantizar que las negociaciones sobre la revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear pudieran reanudarse a pesar de la pandemia. Japón, a pesar de ser el único país que ha sufrido un ataque atómico, no ha ratificado el tratado. En la ceremonia de hoy también estuvieron presentes los hibakusha, los supervivientes del ataque nuclear. Su edad media es de unos 84 años.

La paz sólo se puede desarmada

Por ello, Japón vuelve su mirada para conmemorar a las víctimas, para gritar "nunca más" al mundo, y escucha, de nuevo este año, la voz de los supervivientes de los bombardeos nucleares. Cada vez menos con el paso del tiempo. Su mensaje atraviesa fronteras y generaciones y pide a los individuos, ciudadanos y dirigentes que trabajen por la paz, por la no proliferación nuclear, para que disminuya el número de países del mundo que poseen armas cada vez más devastadoras y peligrosas.

En noviembre de 2019, durante su viaje apostólico a Japón y Tailandia, el Papa calificóel uso de la energía atómica con fines bélicos como "un crimen no solo contra el hombre y su dignidad", sino "contra cualquier posibilidad de futuro en nuestra casa común". "La verdadera paz sólo puede ser una paz desarmada", añadió Francisco, subrayando cómo "desde ese abismo de silencio, todavía hoy se sigue escuchando fuerte el grito de los que ya no están".

Los discursos pronunciados por Francisco en Hiroshima y Nagasaki deben considerarse ciertamente como intervenciones de teología moral, son palabras proféticas. Fruto de un análisis cuidadoso y preciso del mundo contemporáneo, expresan por tanto un fuerte realismo político: el mundo corre el riesgo de autodestruirse.

Francisco

La llama olímpica nos dice "no más bombas"

Hace dos años, el Papa fue recibido en Nagasaki por el arzobispo de la ciudad, monseñor Joseph Mitsuaki Takami, cuya diócesis es la mayor de Japón. En vísperas del aniversario del bombardeo atómico y del final de los Juegos Olímpicos, en una entrevista concedida a Radio Vaticano - Vatican News, monseñor Takami reitera la necesidad del desarme nuclear para poder construir una paz real, verdadera y concreta. Las Olimpiadas también nos lo enseñan, y la afortunada coincidencia de fechas puede ser una advertencia más para que, sin olvidar, trabajemos realmente por un presente y un futuro de armonía entre las naciones.

Monseñor Takami, gracias a las Olimpiadas el mundo mira a Japón. El país será el centro de atención incluso en el aniversario de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki. Por lo tanto, por un lado está la historia que no debe olvidarse, y por otro, la historia del deporte que se está escribiendo. ¿Qué le parece esta coincidencia?

Los Juegos Olímpicos son una fiesta deportiva, pero también un incentivo para crear paz en el mundo. Así que esta coincidencia es muy significativa, aunque desgraciadamente, a causa de la pandemia, la gente no pueda asistir a las competiciones. Sin embargo, los Juegos son un bien, traen un buen ambiente y mucho entusiasmo.

Takami

76 años después, ¿qué quiere decir hoy a la gente de su diócesis, especialmente a los jóvenes?

Cada año hay menos testigos directos, pero dejan una experiencia importante. Valioso. Hay que transmitirlo a los niños, y este pasaje es muy importante, como también repite el Papa. Es un testimonio que también se realiza a través de otros canales como el cine, la literatura y también la contribución de los medios de comunicación. Debemos continuar con este esfuerzo para mantener viva la memoria.

Este año también se cumple el décimo aniversario del accidente de Fukushima. ¿Por qué no debemos olvidar lo que ocurrió en Japón en marzo de 2011?

El problema es común, debemos abolir la energía atómica, que es muy peligrosa. No debemos fabricar armas, e incluso la energía nuclear, si es necesaria en un sentido, debe ser ahora superada, debemos producir energía de otra manera eliminando la energía nuclear, que es peligrosa.

El Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares es importante, ha sido ratificado por muchos países, pero muchos, demasiados estados siguen teniendo armas nucleares. Entonces, ¿es la posesión de armas el verdadero nudo a deshacer, el freno al cambio real?

Este problema es enorme, siguiendo las palabras del Papa debemos abolir absolutamente las armas nucleares en la Tierra. No podemos mantener una paz real mientras tenemos estas armas al mismo tiempo. No es una paz real, es falsa. El Tratado es eficaz, entró en vigor a principios de este año, pero ahora todos debemos promover la adhesión de los países, incluso los que hoy tienen armas nucleares. El año pasado, el 7 de julio, el obispo de Hiroshima, monseñor Alexis Mitsuru Shirahama, creó un fondo para promover la adhesión a este Tratado, aportando también ayuda financiera para apoyar las actividades de apoyo a la ratificación. Es una iniciativa pequeña, pero importante para alcanzar el objetivo.

Los Juegos Olímpicos están llegando a su fin, luego será el turno de los Juegos Paralímpicos. ¿Qué nos enseñan estos Juegos, esperados desde hace cinco años?

Me gustaría empezar con los Juegos Paralímpicos, que comenzaron en Tokio en 1964. Hoy son muchos los atletas que participan y nos piden un respeto universal, sin prejuicios ni discriminación. Tienen una fuerza especial en la promoción de los derechos humanos. Además, en esta edición hay un gran equilibrio numérico entre atletas masculinos y femeninos, mientras que al principio había pocas mujeres. Esto también significa respeto por las personas.

Juegos Tokio

Los valores del deporte en el terreno de juego

Y esto también es muy importante. Una representación simbólica, pero que nos recuerda cuántos conflictos existen en el mundo actual. Los Juegos Olímpicos son un testimonio del deseo de crear un mundo en el que haya paz entre las naciones.

¿Qué emoción siente cuando piensa que hace 76 años una bomba atómica marcó para siempre la historia de Japón y hoy, tres cuartos de siglo después, se ha encendido la llama olímpica en el mismo país?

Es una imagen preciosa. La llama olímpica es también un símbolo de oración de amor, oración por la paz. La bomba atómica es absolutamente contraria a esta llama y hoy se nos pide que las abolamos, que no las volvamos a utilizar. El único fuego es el de la unidad, el amor y la paz.

Volver arriba