38ª evocación del prodigio en la Basílica de Santa María la Mayor El milagro de de Nuestra Señora de las Nieves este año se dedicó al Papa Francisco

El Milago de la nieve en Santa María la Mayor
El Milago de la nieve en Santa María la Mayor

El 5 de agosto de 358, durante el verano italiano, nevó en el centro de Roma. Cuentan que la Virgen María se apareció en sueños al Papa Liberio pidiéndole que erigiera una basílica en el lugar donde encontraría la nieve

La Basílica donde se encuentra la imagen de Nuestra Señora de las Nieves, ocupa un lugar especial en el corazón del Pontífice: siempre la visita antes de emprender un viaje apostólico y a su regreso

Este año, la edición número 38 de la evocación del milagro de Nuestra Señora de las Nieves en la Basílica de Santa María la Mayor estará dedicada al "corazón generoso del Papa Francisco"

Todos los años, durante la misa solemne del 5 de agosto y durante las segundas vísperas, se reproduce el milagro de la nieve en la basílica y muchas personas acuden a contemplarlo

Los copos de nieve están simbolizados por pétalos de rosa que se vierten desde el techo del edificio sobre el coro

(Vatican News).- El 5 de agosto de 358, durante el verano italiano, nevó en el centro de Roma. Según la tradición, la Virgen María se apareció en sueños al Papa Liberio pidiéndole que erigiera una basílica en el lugar donde encontraría la nieve. Este año, la edición número 38 de la evocación del milagro de Nuestra Señora de las Nieves en la Basílica de Santa María la Mayor, una de las cuatro basílicas papales de Roma, estará dedicada al "corazón generoso del Papa Francisco".
Contemplar a la Virgen María en el icono  de la "Salus Populi Romani" (Protectora del Pueblo Romano): es la invitación que el Papa Francisco hizo al final de la audiencia general del 4 de agosto con motivo de la fiesta de la dedicación de la Basílica Papal de Santa María La Mayor, el jueves 5 de agosto de 2021.

La Basílica donde se encuentra la imagen de Nuestra Señora de las Nieves, ocupa un lugar especial en el corazón del Pontífice: siempre la visita antes de emprender un viaje apostólico y a su regreso. En marzo de 2020, cuando Italia estaba sumida en la pandemia del Covid-19, el Santo Padre peregrinó hasta la basílica para orar ante este icono, especialmente querido por los romanos, antes de acudir a la iglesia de San Marcello, en el Corso, donde se conserva el milagroso Crucifijo que salvó a la Ciudad Eterna de la peste en el siglo XVI.

La edición de este año dedicada al Papa Francisco

Este año, la edición número 38 de la evocación del milagro de Nuestra Señora de las Nieves en la Basílica de Santa María la Mayor, una de las cuatro basílicas papales de Roma, estará dedicada al "corazón generoso del Papa Francisco". El creador y arquitecto Cesare Esposito, según la agencia de noticias Adnkronos, incluso ha enviado una carta al Pontífice invitándole a seguir el acto que tendrá lugar este jueves a las 21 horas (hora italiana), y presenciar la evocación de la Virgen, "para que se convierta en un símbolo de esperanza y amor para todos los fieles y para la ciudad".

Una basílica querida por la Virgen María

La historia de esta basílica papal es famosa. Cuenta que en el siglo IV, en el año 338, la Virgen María se apareció en sueños al Papa Liberus y al patricio Juan, pidiéndoles que erigieran una iglesia en su honor en el lugar que Ella indicara. Y así fue como, en la mañana del 5 de agosto, en pleno verano, la colina del Esquilino se cubrió de una fina capa de nieve: era la señal prometida por la Madre de Dios. El Papa trazó entonces el perímetro de la nueva iglesia y Juan se encargó de su financiación. Santa María la Mayor se convirtió así en la iglesia más antigua de Roma dedicada a la Virgen María.

El milagro de la nieve

Todos los años, durante la misa solemne del 5 de agosto y durante las segundas vísperas, se reproduce el milagro de la nieve en la basílica y muchas personas acuden a contemplarlo. Los copos de nieve están simbolizados por pétalos de rosa que se vierten desde el techo del edificio sobre el coro. La majestuosa Basílica Papal, de menores proporciones que sus tres iglesias hermanas, ha conservado su estructura arquitectónica paleocristiana. Sus magníficos mosaicos del siglo V, sus frescos y la profusión de sus mármoles la convierten en una de las iglesias más bellas de la ciudad. Bajo el altar central se conserva un relicario con cinco listones de madera de la cuna de Cristo.

Volver arriba