El cardenal, que evoluciona favorablemente según fuentes médicas, no ha confirmado si se vacunó o no Raymond Burke, ingresado con coronavirus y asistido por un respirador

Cardenal Burke.
Cardenal Burke.

Conocido por su escepticismo sobre la necesidad de emplear medidas de distanciamiento para contener el coronavirus y por oponerse a los planes de vacunación obligatoria, el purpurado no ha querido especificar cuándo contrajo el coronavirus

Burke, que reside en Italia pero viaja con frecuencia, podría haber contraído el virus estando en EEUU, concretamente en su Wisconsin natal

“El cardenal Burke ha sido ingresado en el hospital con COVID-19 y está siendo asistido por un ventilador. Los médicos se sienten alentados por su evolución. S.E. ha rezado fielmente el Rosario por los enfermos del virus. En esta Vigilia de la Asunción, recemos ahora el Rosario por él”.

Así explicaba la cuenta oficial de Raymond Burke el pasado domingo el empeoramiento del cuadro de covid que sufre el cardenalestadounidense, hospitalizado desde hace cuatro días tras dar positivo. 

Conocido por su escepticismo sobre la necesidad de emplear medidas de distanciamiento para contener el coronavirus y por oponerse a los planes de vacunación obligatoria, el cardenal, que es uno de los más fervientes opositores al papa Francisco, no especificó cuándo contrajo el coronavirus. Simplemente hizo referencia al hecho de que “recientemente” había dado positivo en la prueba.

"Gracias a Dios, estoy descansando cómodamente y recibiendo una excelente atención médica. Por favor, recen por mí mientras comienzo mi recuperación", añadió el cardenal, de 73 años, también a través de su cuenta de Twitter tras ingresar en el hospital.

Según detalla el National Catholic Reporter, el purpurado, que reside en Italia, pero viaja con frecuencia, podría haber contraído el virus estando en su Wisconsin natal. De momento, no se ha confirmado si finalmente se vacunó o  no; lo que se sabe es que en homilías y discursos anteriores, Burke ha mostrado su preocupación por la forma en que los gobiernos han manejado el virus y las vacunas, de modo tal que parece hacerse eco de las teorías conspirativas de la extrema derecha.

Imagen

Volver arriba