Enfrentamientos de simpatizantes y detractores a las afueras del tribunal Comienza la última apelación del cardenal Pell sobre su condena por pederastia

Partidarios de Pell rezan frente al Tribunal Superior de Australia en Canberra, Australia
Partidarios de Pell rezan frente al Tribunal Superior de Australia en Canberra, Australia

El Tribunal Superior analizará entre hoy y mañana el recurso para decidir primero si admite este a trámite y luego, en caso de proceder, si acepta o rechaza la apelación de la condena

El abogado de Pell, Bret Walker, argumenta que la decisión de los jueces se basa únicamente en el testimonio de una de las dos víctimas, quien lo denunció después de que el otro supuesto abusado muriera de una sobredosis

La máxima instancia judicial de Australia comenzó este miércoles a analizar el recurso de apelación presentado por el cardenal George Pell, exministro de Finanzas del Vaticano, sobre su condena a seis años de prisión por abusos sexuales cometidos contra dos menores en la década de 1990.

Este es el último intento del que dispone el cardenal para revertir la condena y buscar su absolución.

Con la notable ausencia del religioso en la sala, el pleno del Tribunal Superior analizará entre hoy y mañana el recurso para decidir primero si admite este a trámite y luego, en caso de proceder, si acepta o rechaza la apelación de la condena.

A las afueras del tribunal, que se encuentra en Camberra, se registraron enfrentamientos entre simpatizantes y detractores de Pell, quien se encuentra desde febrero del año pasado cumpliendo su condena por cinco cargos de pederastia, incluyendo la penetración oral, en un penal de Melbourne.

El tribunal, presidido por la magistrada Susan Kiefel y compuesto por otros seis jueces, escuchará los argumentos completos de las partes en sesiones judiciales que, a diferencia de las anteriores, no serán retransmitidas en directo.

El abogado de Pell, Bret Walker, argumentará que la decisión de los jueces del Tribunal Superior del estado de Victoria, que ratificaron el pasado agosto por mayoría de dos a uno la sentencia de culpabilidad emitida por un juez de una instancia inferior en febrero de 2019, no va más allá de toda duda razonable.

"En ambos juicios (...) el testimonio del demandante fue la única prueba de que ocurrió esa ofensa", dijo Walker durante la apertura de la vista, recoge la agencia AAP.

El caso por pederastia contra el exministro de Finanzas del Vaticano, puesto considerado como el número 3 de la Santa Sede, se basa únicamente en el testimonio de una de las dos víctimas, quien lo denunció en 2014 después de que el otro supuesto abusado muriera de una sobredosis.

Volver arriba