La Familia Misionera Donum Dei regenta varios restaurantes y albergues en Francia Condenada una asociación religiosa francesa por emplear a jóvenes africanas y asiáticas en condiciones de semiesclavitud

Jóvenes empleadas de la FMDD
Jóvenes empleadas de la FMDD

La asociación francesa Familia Misionera Donum Dei (FMDD) ha sido condenada el 16 de agosto por el tribunal penal de Épinal (Vosgos) a una multa de 200.000 euros por "trabajo oculto" y "empleo de extranjeros sin permiso de trabajo"

“Todo esto, por un salario de 15 a 20 euros al mes: apenas suficiente para pagar la tarjeta telefónica que les permitiera dar noticias a sus familias en casa... En cuanto a las vacaciones aleatorias, algunas sólo se concedían cada cuatro o cinco años”

La asociación francesa Familia Misionera Donum Dei (FMDD) ha sido condenada el 16 de agosto por el tribunal penal de Épinal (Vosgos) a una multa de 200.000 euros por "trabajo oculto" y "empleo de extranjeros sin permiso de trabajo", aunque la defensa de esta organización eclesial, fundada en 1984, ha anunciado que recurrirá la sentencia.

El tribunal embargó 950.000 euros de las cuentas de la asociación como medida cautelar, tras estimar los atrasos en las remuneraciones y las contribuciones a las organizaciones sociales.

Reclutadas en África y Asia

Tal y como informó RD el pasado 5 de julio, la FMDD había sido acusada de emplear sin permiso de trabajo a decenas de mujeres jóvenes, reclutadas en África y Asia, que durante años han sido destinadas a servir en casas y restaurantes gestionados por la asociación en Lisieux, Domrémy-la-Pucelle, Lourdes, Bensançon, Menton o incluso Marsella, según informaba entonces el diario La Provence.

Miembros de la FMDD
Miembros de la FMDD

Ya en el año 2014, esta asociación -fundada en 1984 por el P. Marcel Roussel-Galle, y presente en los cinco continentes- fue acusada de que “hacía trabajar a las jóvenes sin papeles ni protección social durante interminables jornadas que comenzaban a las 5 de la mañana y terminaban tarde, después del último servicio nocturno”.

“Todo esto, por un salario de 15 a 20 euros al mes: apenas suficiente para pagar la tarjeta telefónica que les permitiera dar noticias a sus familias en casa... En cuanto a las vacaciones aleatorias, algunas sólo se concedían cada cuatro o cinco años”.

Investigación de la Santa Sede

Ya en 2015 la Santa Sede había iniciado una investigación canónica en la que se establecía que, al no ser “ni laicos consagrados ni monjas”, las jóvenes no podían quedar exentas del derecho laboral. Pero fue esta “ambigüedad” sobre su estatus, mantenida por la FMDD y planteada a lo largo de la investigación, la que llevó a las diócesis a concederles el derecho a gestionar albergues y restaurantes.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba