Los eremitas consideran su excomunión “inútil y totalmente nula y sin valor” Obispo escocés excomulga a tres ermitaños que acusaron de "herejía" al Papa

Padre Stephen De Kerdrel, uno de los tres ermitaños del grupo
Padre Stephen De Kerdrel, uno de los tres ermitaños del grupo

La decisión de excomulgar a los eremitas la adoptó una diócesis escocesa, luego de que rechazaran "varias ofertas" para reconsiderar sus dichos

En una carta afirman que el catolicismo se convertirá en una "Iglesia falsa" y responsabilizan a Francisco

Los excomulgados califican su excomunión de “insensible” y enfatizan que “difícilmente muestra el espíritu de misericordia tan ensalzado por el papa Francisco”

Tres ermitaños que viven en la isla de Orkney, en Escocia, fueron excomulgados de la Iglesia después de acusar al papa Francisco de herejía.

Se trata del padre Stephen de Kerdrel, la hermana Colette Roberts y el hermano Damon Kelly, quienes recibieron una notificación de su excomunión de la diócesis de Argyll el día de Navidad.

Un portavoz diocesano dijo a la prensa que los ermitaños rechazaron "varias ofertas" para reconsiderar dichos.

Según informó este viernes The Tablet, la acción de la diócesis fue la respuesta a una declaración firmada por los ermitaños, en abril de 2019, en la que afirmaban que el catolicismo "se está transformando inexorablemente en una Iglesia falsa" y que el Papa, "con sus expresiones, su comportamiento, sus enseñanzas y acciones demostró ser un gran hereje".

La excomunión de los tres ermitaños significa que ya no podrán recibir los sacramentos y no podrán ser parte de la vida eclesial si no se reconcilian con la Iglesia.

Padre Stephen De Kerdrel
Padre Stephen De Kerdrel

Los tres eremitas de Westray – el padre Stephen de Kerdrel, la hermana Colette Roberts y el hermano Damon Kelly – reaccionaron a su “excomunión” de Navidad por parte del obispo de Argyll y The Isles, monseñor Brian McGee.

Calificaron a esa excomunión de “insensible” y enfatizan que “difícilmente muestra el espíritu de misericordia tan ensalzado por el papa Francisco”.

Los tres no se retractan para nada de su declaración de verano, a través de la cual retiraron su obediencia al papa Francisco y quebraron la comunión con la Santa Sede.

Ahora acusan a McGee y a sus compañeros obispos de arrojar el rebaño a los lobos al no confrontar con Francisco, quien alienta la Comunión para los adúlteros, predica que los malvados son aniquilados y que Dios “quiere a todas las religiones” y permite los sacrificios a la Pachamama.

Ellos llaman a Francisco “el gran traidor de la fe” y un “flautista de Hamelín satánico” que quiere cambiar a la Iglesia según su ideología.

Los eremitas advierten a los obispos que su “terrible silencio en esta abominación de la desolación” hará que caiga fuego del cielo sobre ellos.

Ellos consideran su excomunión “inútil y totalmente nula y sin valor”.

Volver arriba