Hassan Iquioussen habría huido a Bélgica para evitar ser trasladado a Marruecos, que denuncia a París Francia da vía libre a la expulsión de un imán acusado de machismo y antisemitismo, y que está en busca y captura

El imán Hassan Iquioussen
El imán Hassan Iquioussen

El imán mantiene "un discurso sistemático sobre la inferioridad de la mujer, teorizando su sumisión al hombre e implicando que las mujeres no puedes beneficiarse de las mismas libertades y derechos que los hombres"

Este religioso, asociado a los Hermanos Musulmanes y activo en los suburbios de las grandes ciudades francesas, cuenta con 169.000 seguidores en Youtube y 42.000 en Facebook

Las autoridades francesas sospechan que ha huído a Bélgica Hassan Iquioussen, imán acusado de islamismo y que es objeto de una orden de expulsión del territorio francés.

El prefecto (delegado del Gobierno) de la región Altos de Francia, Jean-Francois Leclerc, confirmó en conferencia de prensa este miércoles que Iquioussen, nacido en la ciudad francesa de Dedain hace 58 años en una familia marroquí, ha eludido la orden de expulsión que pesa sobre él, por lo que se ha convertido "en un delincuente".

"La hipótesis principal es que el señor Iquioussen haya huido a Bélgica", avanzó Leclerc, quien anticipó que si se produce su arresto será "inmediatamente internado en un centro de detención administrativa". Al haberse sustraído a la expulsión administrativa, se arriesga a ser condenado a tres años de prisión.


El predicador debería haberse presentado ante las autoridades después de que el Consejo de Estado, la máxima instancia de contenciosos administrativos en Francia, diese luz verde a su expulsión por sus "reiteradas" manifestaciones antisemitas en sus intervenciones difundidas en redes sociales, que mezclaba con un "discurso sistemático sobre la inferioridad de la mujer".

Sin embargo, cuando la policía fue a buscarlo en su domicilio en Lourches, cerca de la ciudad de Valenciennes, próxima a la frontera belga, no lo encontraron.

Antes de que el Consejo de Estado aportase la decisión final, el Tribunal Administrativo de París había invalidado la orden del Gobierno francés, que a finales de julio había decretado la expulsión del religioso.

Por ello el predicador, quien a pesar de haber nacido en Francia solo tiene pasaporte marroquí, había podido permanecer en suelo francés estas últimas semanas, en espera del recurso final presentado por el Ejecutivo galo que le ha sido finalmente desfavorable.

El Consejo de Estado señala que sus hijos son mayores de edad e independientes y que su esposa es de nacionalidad marroquí, por lo que puede viajar a su país si lo desea, por lo que la expulsión no es desproporcionada a su vida familiar.

La decisión "es una gran victoria para la República. (Iquioussen) Será expulsado del territorio nacional", afirmó como reacción el ministro del Interior, Gérald Darmanin, en sus redes sociales.

Iquioussen, de 58 años, nació en Dedain (norte de Francia) de padres de origen marroquí, pero no tiene nacionalidad francesa y sí la marroquí.

Este religioso, asociado a los Hermanos Musulmanes y activo en los suburbios de las grandes ciudades francesas, cuenta con 169.000 seguidores en Youtube y 42.000 en Facebook.

Darmanin anunció a finales de julio la decisión gubernamental de expulsarlo, justificada por motivos de seguridad y de orden público.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos rechazó el 4 de agosto adoptar medidas cautelares para impedir la expulsión, pero el Tribunal Administrativo de París la suspendió un día después, decisión que fue recurrida por el Gobierno ante el Consejo de Estado.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Etiquetas

Volver arriba