Reconoce que la postura pone en peligro la orientación pastoral La Iglesia de Inglaterra pide perdón por afirmar que el sexo es solo para heterosexuales casados

Justin Welby, arzobispo de Canterbury
Justin Welby, arzobispo de Canterbury

Justin Welby y John Sentamu han asumido la responsabilidad de esta polémica postura: "Lo sentimos mucho y reconocemos la división y el daño que esto ha causado"

La polémica delitó a los conservadores, decididos a que la Iglesia de Inglaterra se adhiera a la enseñanza bíblica tradicional. Por su parte, los partidarios de la igualdad LGBT en la Iglesia se han mostrado consternados

Algunos obispos se han distanciado de estas declarciones. Está previsto que el Sínodo general, se abra a una postura más aperturista sobre el asunto en la reunión que mantendrá el próximo mes en Londres

Los arzobispos de Canterbury y York han pedido perdón sobre una declaración realizada por los obispos de la Iglesia de Inglaterra la semana pasada en la cual afirmaron que sólo los heterosexuales casados deberían tener sexo. Los arzobispos Justin Welby y John Sentamu han asumido la responsabilidad de esta polémica postura que, según han reconocido, “pone en peligro la confianza” de la orientación pastoral, según adelanta The Guardian.

“Lo sentimos mucho y reconocemos la división y el daño que esto ha causado”, han añadido. Pero, de hecho, la orientación pastoral de la Iglesia británica sostiene que “las relaciones sexuales fuera del matrimonio heterosexual se consideran como una falta del propósito de Dios para los seres humanos”, y que las personas en parejas homosexuales o heterosexuales deben ser sexualmente abstinentes.

Posibles cambios de orientación

La Iglesia de Inglaterra se encuentra en un proceso de revisión de la cuestión

No obstante, los arzobispos aseguran que consolidan su compromiso con el proyecto “Vivir en Amor y Fe” que trata sobre temas como la identidad humana, sexualidad y matrimonio y que está sometiendo a revisión la controvertida cuestión. “Este proceso tiene la intención de ayudarnos a todos a construir puentes que permitan las conversaciones difíciles que son necesarias mientras, juntos, discernimos el camino a seguir para la Iglesia de Inglaterra”, dilucidan.

La polémica que generaron los obispos con sus recientes declaraciones sobre sexualidad, no obstante, deleitó a los conservadores que están decididos a que la Iglesia de Inglaterra se adhiera a la enseñanza bíblica tradicional frente a los rápidos cambios en la ley y las actitudes sociales. Por el contrario, los partidarios de la igualdad LGBT en la Iglesia se han mostrado consternados de que los obispos se hayan adelantado al resultado de la revisión sobre la cuestión. Es por ello que han escrito una carta abierta en la que aseguran que la Iglesia de Inglaterra se ha convertido con su conservadora postura en “un hazmerreír”.

División dentro de la Iglesia

Varios obispos han roto filas para distanciarse de las polémicas declaraciones

En los últimos días, varios obispos han roto filas para distanciarse de sus compañeros. Uno de ellos es Rachel Treweek, obispo de Gloucester, que ha declarado: “Reconozco que se ha convertido en una llama de dolor y angustia innecesarios y deseo reconocer mi parte en eso”. La publicación de la guía “en frío aislamiento de cualquier otra cosa ... ha sido desconcertante y perturbadora”, agregó. Al menos otros ocho obispos respaldaron sus comentarios. Está previsto que el órgano rector de la Iglesia de Inglaterra, el Sínodo general, se abra a una postura más aperturista sobre el asunto en la reunión que mantendrá el próximo mes en Londres.

Reacción ante el documento sobre relaciones sexuales fuera del matrimonio

Volver arriba