El templo de Rautjärvi, cerca de la frontera con Rusia, fue destruido por completo Intentan quemar vivos a los fieles de una iglesia de madera incendiada en Finlandia el día de Navidad

El templo ardió por completo
El templo ardió por completo

La Iglesia, totalmente de madera, ardió hasta los cimientos y había entre 30 y 40 personas

La Policía cree que fue provocado y que unas cuerdas en las puertas buscaban que el público no saliera del sitio

La policía finesa afirmó este lunes que el incendio de una iglesia del siglo XIX el día de Navidad, que comenzó mientras se estaba celebrando misa, pudo ser un acto deliberado y lo está investigando como un caso de vandalismo con agravantes. La investigación habla de que se habían colocado cuerdas para evitar que los feligreses pudieran salir.

La iglesia de madera de Rautjärvi, cerca de la frontera suroriental de Finlandia con Rusia, fue destruida por completo en un fuego que fue advertido por el párroco mientras decía misa el domingo por la mañana.

Querían impedir la salida de los fieles

Según anunció este lunes el comisario criminal Mika Salminen en una rueda de prensa en la localidad de Kouvola (sur), en las puertas laterales de la iglesia habían sido colocadas cuerdas, según observaron testigos presenciales.

La policía cree que el objetivo era impedir la salida de los feligreses, atrapándoles dentro del edificio.

Pocas horas después, ardió también una vivienda particular situada a unos 30 kilómetros de distancia, y en la que la policía encontró más tarde el cadáver de una persona que residía allí.

Aunque la causa de la muerte aún está por determinar, Salminen señaló que por el momento no hay motivos para sospechar de que ésta se haya producido por obra de terceros.

Los agentes han recogido ya docenas de testimonios con el fin de determinar si ambos incendios están relacionados.

Además, la policía ha pedido a la ciudadanía informaciones sobre un posible sospechoso y su vehículo, aunque no ha aclarado si se trata del mismo hombre que fue hallado muerto después de que se incendiase su vivienda.

Esta Navidad, Religión Digital
Volver arriba