La comunidad de Roma reza por su obispo en el 50 aniversario de su ordenación Jubileo sacerdotal del Papa: La iglesias romanas rezarán una oración especial

Francisco cumple 50 años de sacerdote el 13 de diciembre
Francisco cumple 50 años de sacerdote el 13 de diciembre

La diócesis de Roma celebra una acción de gracias por el cincuenta aniversario de la ordenación sacerdotal del Santo Padre que se celebrará el próximo 13 de diciembre

En su mensaje a las iglesias romanas el cardenal De Donatis agregó una carta en la que da gracias al Señor por estos 50 años de ministerio

El purpurado señala también que el pedido de oración es constante en los discursos del Santo Padre: "Por favor, no se olviden de rezar por mí"

(AICA).- La diócesis de Roma, de la que el Papa es obispo, dedicará una intención de oración especial -que se rezará en la plegaria de los fieles en las misas celebradas en las iglesias romanas el 8 de diciembre- en acción de gracias por el cincuenta aniversario de la ordenación sacerdotal del Santo Padre que se celebrará el próximo 13 de diciembre.

Jorge Bergoglio fue ordenado sacerdote el 13 de diciembre de 1969 por el arzobispo de Córdoba, monseñor Ramón José Castellano.

"Por el papa Francisco, que el próximo 13 de diciembre celebra el cincuentenario de su ordenación sacerdotal: el Señor que lo llamó a ser administrador de los santos misterios y obispo de Roma, lo guíe y lo sostenga con la gracia de su Espíritu y le dé el consuelo que viene de la oración de toda la Iglesia", dice el texto de la oración, escrita por el vicario de Roma, cardenal Angelo De Donatis.

En su mensaje a las iglesias romanas el cardenal De Donatis agregó una carta en la que da gracias al Señor por estos 50 años de ministerio, de los cuales 27 de episcopado y en la que dirigiéndose a los sacerdotes, diáconos, religiosos y religiosas y fieles de la diócesis afirma:

"Todos tenemos en la mente y en el corazón la imagen del 13 de marzo de 2013, cuando presentándose al mundo, el Papa pidió por primera vez que rezáramos por él. Recordamos aquel silencio repentino, cuando, mirando nuestra ciudad, se inclinó para recibir la bendición del Cielo por intercesión del pueblo de Dios: un silencio, un gesto, una oración unánime, fuerte, 'familiar' ".

El purpurado señala también que el pedido de oración es constante en los discursos del Santo Padre: "Por favor, no se olviden de rezar por mí". Son las palabras finales cada domingo, después del rezo del Ángelus y en cada encuentro, en cada momento", escribe el vicario de Roma.

Con esta iniciativa, la comunidad diocesana de Roma se estrecha en torno a su obispo y reza por él.

Vaticano

Volver arriba