Más de 150 muertes por violencia en una semana Liberado un sacerdote secuestrado en Nigeria

Liberado un sacerdote secuestrado en Nigeria
Liberado un sacerdote secuestrado en Nigeria

La policía, ayudada por algunos cazadores prácticos de la zona, pudo localizar el refugio de los secuestradores en el bosque

En el norte de Nigeria la violencia está relacionada con la problemática de los Pël y el terrorismo de Boko Haram

El camino a la misa dominical se ha convertido en peligroso

Fue liberado por la policía p. Isaac Agubi, sacerdote que sirve en la iglesia del Santo Nombre de Ikpeshi, situada a 230 km de la ciudad de Benin, capital del estado de Edo en el sur de Nigeria. El sacerdote había sido secuestrado el domingo 16 de junio a lo largo de la carretera Auchi-Igarra, alrededor de las 5 de la tarde, cuando regresaba a casa después de celebrar la misa. La policía, ayudada por algunos cazadores prácticos de la zona, pudo localizar el refugio de los secuestradores en el bosque. Durante la liberación del sacerdote, uno de los bandidos resultó herido.


Los secuestradores parecen ser un grupo de Pël, un grupo étnico de pastores nómadas, que en Nigeria y otros países de África Occidental (donde se les conoce como Peuls) se han convertido en protagonistas de incursiones y ataques violentos contra otras poblaciones, sufriendo a su vez cruentas venganzas. En la última semana, en el norte de Nigeria, la violencia relacionada con la problemática de los Pël y otros actos cometidos por Boko Haram han causado la muerte de más de 150 personas, mientras que otras nueve han sido secuestradas.


En el estado de Sokoto, el 15 de junio, 25 personas perdieron la vida en las incursiones, probablemente cometidas por los fulani, en tres aldeas. En otro incidente, una mujer y su hijastro fueron secuestrados por una banda de pastores en la carretera del aeropuerto, en la ciudad de Osi, estado de Ondo, de camino a la misa dominical.

El presidente de la Conferencia Episcopal de Nigeria ha denunciado "el nivel de inseguridad sin precedentes"

El 12 de junio, en el ataque contra una formación militar, un oficial y 20 soldados resultaron muertos en el estado de Borno. El Estado Islámico de África Occidental (ISWA), una formación nacida de una costilla de Boko Haram, reivindicó la responsabilidad del ataque.


El 14 de junio, al menos 34 personas murieron en un ataque perpetrado por un grupo armado que atacó tres aldeas de la zona de Shinkafi, en el estado de Zamfara. Los bandidos motociclistas prendieron fuego a las casas y dispararon a todos en el camino.

Hace unos días, mons. Augustine Akubeze, arzobispo de Benin City y presidente de la Conferencia Episcopal de Nigeria, denunció "el nivel de inseguridad sin precedentes" (ver Fides 6/6/2019) y la "total impunidad" de quienes siembran el caos y la destrucción en el país.

Violencia armada en Nigeria
Violencia armada en Nigeria

Volver arriba