"Fuimos transformados por dentro por el encuentro con él" Mauricio López, sobre el cardenal Hummes: “Su vida es semilla; su ser, raíces; su camino, tronco firme”

Mauricio López, con el cardenal Hummes
Mauricio López, con el cardenal Hummes

El director del Ceprap mostró su profundo afecto y reconocimiento al fallecido cardenal, destacando la entrega de su vida a "una lucha que riega toda la Amazonía, América Latina, y la Iglesia Universal"

"Necesitamos de tu presencia más que nunca, para que venga un Reino de Justicia para los pueblos, para la Amazonía, y para que seamos esa Iglesia de la parresía”

Mauricio López, director del Centro de programas y redes de acción pastoral (Ceprap) del Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño (Celam), tras el fallecimiento del cardenal Claudio Hummes, arzobispo emérito de Sao Paulo (Brasil) y destacado impulsor de la Iglesia en la Amazonía, le ha recordado señalando que "su vida es semilla, su ser son raíces, su camino es tronco firme, su cercanía con el pueblo son ramas y hojas vivas, y su testimonio son frutos inacabables para toda una generación, para toda una Iglesia”

“Ante el dolor profundo de la partida de nuestro amado Dom Claudio Hummes, sabiendo que se preparaba con el corazón abierto para ser recibido en los brazos de Dios Padre y Madre, no hay palabras para agradecer por todo lo que es y seguirá siendo para quienes trabajan por otro mundo posible, por una Iglesia más sinodal, encarnada y con los pueblos”, ha señalado López.

Transformados por su encuentro con él

Quienes “caminamos tan cercanamente con él en amistad -añadió-, en fraternidad profunda y en comunión de misión, nos abrazamos a la certeza de que fuimos transformados por dentropor el encuentro”. Por tanto, “somos herederos de una vida nueva que Dom Claudio nos compartió, del tejido fino que, en su entrega sin límites, fue y es semilla para nuestra vida”.

El cardenal Hummes (izquierda), con el papa Francisco tras su elección
El cardenal Hummes (izquierda), con el papa Francisco tras su elección

"Escucha Mauricio, quizás las personas que luchan no son santas, y muchos quieren quitarle sentido a sus luchas por ello; pero recuerda siempre que lo que es santa es su lucha, en ella está el Señor de la vida”, recordó López en estos días en que ha estado acompañando los diálogos para recibir la lucha por la justicia del pueblo indígena en Ecuador.

Finalmente, Mauricio López finalizó su emotivo homenaje al querido purpurado brasileño afirmando: “Claudio, hermano amado, has dado la lucha de toda una vida, una santa lucha que permanece en nuestros corazones, una lucha que riega toda la Amazonía, América Latina, y la Iglesia Universal con el sentido de santidad que tu propia vida representa. Necesitamos de tu presencia más que nunca, para que venga un Reino de Justicia para los pueblos, para la Amazonía, y para que seamos esa Iglesia de la parresía”.

Mauricio López, con Hummes
Mauricio López, con Hummes

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba