Monjes de Tibhirine: 25 años después de su secuestro su recuerdo sigue vivo François Vayne: "El secuestro acercó mucho más a los creyentes de diferentes credos"

Monjes de Tibhirine
Monjes de Tibhirine

La noche del 26 al 27 de marzo de 1996, en el contexto de la guerra civil argelina, siete monjes del monasterio de Tibhirine fueron secuestrados por un comando, y sólo dos de ellos escaparon del asalto

Dos meses después, el anuncio de su asesinato, causó una gran conmoción en Argelia

Hoy, su herencia espiritual se vive en la presencia reconocida y apreciada de la Iglesia en Argelia, cuya influencia se puso de relieve con la beatificación de los mártires el 8 de diciembre de 2018 en Orán

El secuestro, lejos de crear una brecha, acercó mucho más a los creyentes de diferentes credos

(Vatican News).- Este 26 de marzo se cumple el 25º aniversario del secuestro de los siete monjes de Tibhirine, en Argelia, cuyo asesinato se anunció dos meses después, el 21 de mayo de 1996. La beatificación de los monjes en 2018, junto con la de otros 12 religiosos cristianos mártires de la guerra civil argelina, volvió a poner de relieve la fuerza de su compromiso con la población local.

Los benditos mártires de Tibhirine

En Vatican News, nuestros colegas de la redacción francesa dialogaron con el periodista François Vayne, actual responsable de comunicación de la Orden del Santo Sepulcro. Nacido en Argelia pocos días después de la independencia, en 1962, François Vayne, visitó con frecuencia Tibhirine durante su infancia y adolescencia. Ahora, da testimonio de su recuerdo personal de estos monjes y de la fecundidad actual del don de sus vidas para la Iglesia en Argelia.

R.- Pertenezco a una familia que lleva seis generaciones en Argelia, así que es realmente nuestro país, y todos mis antepasados están enterrados en Argelia. Nos quedamos después de la independencia, y crecí allí hasta los 17 años, y para nosotros Tibhirine era el oasis donde nos gustaba reunirnos, era realmente el corazón palpitante de la diócesis a nivel espiritual.

Así que recuerdo especialmente a Christian (de Chergé, ned) que nos abrió la puerta con sus sandalias de piel, con sus pies descalzos, incluso en pleno invierno, eso me impresionó mucho. Y luego la fila de enfermos de la izquierda, que fueron acogidos por el hermano Luc, el médico, y eso siempre me hizo pensar en Jesús, que siempre está ahí para curarnos, para cuidarnos, para acompañarnos, para apoyarnos. Y sé que interceden mucho por todos nosotros, especialmente desde su beatificación, pero también antes. Y tengo testimonios de musulmanes en particular, que han recibido gracias de los benditos mártires de Tibhirine.

Cementerio en el monasterio de Tibhirine

Su secuestro y eliminación fueron evidentemente una terrible tragedia para la pequeña Iglesia de Argelia, pero finalmente vimos más de 20 años después, durante la beatificación en Orán, que estos monjes, también los demás mártires religiosos de Argelia, tuvieron una inmensa fecundidad, que permitieron a los cristianos beneficiarse de una amistad, un respeto, un reconocimiento, incluso un amor, por parte de un gran sector de la población argelina musulmana. ¿Al final, es este el camino cristiano? Como el propio Cristo, ¿de un aparente fracaso, se puede sacar una victoria mayor y casi inesperada?

R.- Sí, lo que es muy hermoso en su mensaje es que no querían soltar la mano del amigo que sufría a su lado. Podían perfectamente haberse marchado, pero como la gente que les rodeaba estaba sufriendo, permanecieron en solidaridad con ellos, por lo que es una llamada para que nosotros también vivamos gestos concretos de solidaridad, especialmente en esta época de crisis sanitaria. Pueden ser un modelo para todos nosotros en nuestra vida cotidiana.

Y el milagro es también que el secuestro de los monjes, que pretendía crear una brecha entre cristianos y musulmanes, oponer el Islam a Occidente, se transformó en una gracia de fraternidad como diría el Papa Francisco, de fraternidad universal, y acercó mucho más a los creyentes de diferentes credos.

Estuve presente en la beatificación, el 8 de diciembre de 2018, había muchos musulmanes presentes, y también fue muy bonito recoger sus testimonios sobre cómo se mezcló la sangre de cristianos y musulmanes durante la guerra civil. Hubo 114 imanes asesinados, hay 150.000 víctimas, 19 mártires cristianos, y podemos decir que la Iglesia nació realmente, la Iglesia postcolonial nació en la sangre de estos mártires. Y hoy, la Iglesia en Argelia está en casa, y eso es una gran gracia. En cierta medida, la obra del Cardenal Duval y de todos los que le rodearon después de la independencia pudo florecer gracias al don de la vida de estos hombres.

Los siete Monjes de Tibhirine

Por una Iglesia mejor informada.
Solo gracias a tu apoyo podemos seguir siendo un medio de referencia.
Hazte socio/a de Religión Digital hoy

Volver arriba