Piden un rescate por las ocho personas secuestradas en Nchang durante el asalto a la iglesia de Santa María Monseñor Nkea, Camerún: "Hay grupos que ven a la Iglesia como un 'blanco fácil para hacer dinero'"

Iglesia en Camerún
Iglesia en Camerún

El secuestro de ocho personas en el asalto a la iglesia de Santa María, en la aldea de Nchang el 19 septiembre, se ha revelado para pedir rescate

Lo afirma monseñor Andrew Nkea Fuanya, arzobispo de Bamenda, presidente de la Conferencia Episcopal de Camerún, y que pidió, a principios de septiembre,  una intervención de la comunidad internacional, que'“parece haber olvidado la crisis anglófona0

(Agencia Fides) - El secuestro de ocho personas (entre ellas cinco sacerdotes, una religiosa y tres laicos) en el asalto a la iglesia de Santa María, en la aldea de Nchang el 19 septiembre, (véase Fides 19/9/2022) se ha revelado un secuestro para pedir rescate.

Lo ha declarado Mons. Andrew Nkea Fuanya, arzobispo de Bamenda, afirmando que los secuestradores han exigido un rescate. Monseñor Nkea ha añadido que hay grupos que ven a la Iglesia como un “blanco fácil para hacer dinero”.

Recordamos que en la noche del viernes 16 de septiembre, un grupo armado atacó e incendió la iglesia de Santa María, llevándose tras la emboscada a cinco sacerdotes, una religiosa y tres laicos (un catequista, un cocinero y una joven).

Desde 2016, las regiones del noroeste y suroeste de Camerún son presa de un sangriento conflicto entre los separatistas anglófonos y los militares del Estado mayoritario francófono. La violencia se ha cobrado más de 6.000 vidas y ha desplazado a cerca de un millón de personas.

A principios de septiembre, Mons. Nkea, que hasta mayo era administrador apostólico de la diócesis de Mamfe (donde se encuentra el pueblo de Nchang) y es presidente de la Conferencia Episcopal de Camerún, pidió una intervención de la comunidad internacional, que “parece haber olvidado la crisis anglófona”.

“Intentamos animar a los sacerdotes, religiosos y religiosas a que sigan trabajando en las dos regiones anglófonas”, dijo en una entrevista con la sección francesa de Vatican News, “pero los obispos recibimos a diario mensajes que amenazan nuestros esfuerzos de diálogo: si hablamos con el gobierno, los secesionistas nos acusan de ser progubernamentales; si hablamos con los secesionistas, el gobierno nos acusa de estar con los secesionistas. Es una situación delicada, pero los obispos deben seguir haciendo su trabajo de mediación entre las partes”.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba