La caravana global llega a Odessa: "La paz no es una utopía" Monseñor Savino: "Queremos testimoniar que desde abajo, la armonía entre los diferentes es ya una realidad"

Playa minada en Odessa
Playa minada en Odessa

Más de 175 organizaciones y asociaciones italianas llegarán a la ciudad portal ucraniana para llevar un mensaje de armonía a través de la no violencia

En representación de la Iglesia en Italia estará monseñor Savino, vicepresidente de la Conferencia Episcopal: "Estamos yendo hacia el abismo, debemos estar unidos para reconstruir juntos una civilización en la convivencia"

"Queremos que el puerto de Odesa esté despejado y que los barcos salgan el trigo y los demás cereales. Me gustaría recordar a todos que hay un pueblo de hermanos y hermanas africanos que se mueren de hambre"

"Helder Camara dijo que 'el sueño de uno es un mero sueño, pero el sueño de todos se hace realidad'. Este es mi gran llamamiento: soñemos juntos la paz desde abajo y desde arriba"

(Vatican News).- Un nuevo impulso desde abajo hacia las instituciones y las potencias políticas para decir que la guerra es una derrota para todos. Un nuevo testimonio con la presencia en tierra ucraniana, desafiando los altos riesgos de bombardeos, una renovada voluntad transversal y compartida por la Iglesia, por los creyentes y los no creyentes, los sindicatos y las asociaciones de la sociedad civil. Todo esto puso en marcha la "Caravana de la Paz" dirigida a Odesa, en Ucrania, organizada por la red de la sociedad civil "StotheWarNow", guiada por la Asociación Papa Juan XXIII, que reúne a más de 175 asociaciones católicas y laicas italianas.

En Odesa están previstas varias reuniones con representantes de instituciones, personalidades religiosas, asociaciones y familias desplazadas de Mykolaiv, Kherson y otras zonas afectadas por el conflicto. El 29 de junio también está prevista una reunión en Chisinau con monseñor Anton Coşa, arzobispo católico de Moldavia, y con la Cáritas local. Acompañará a la caravana monseñor Francesco Savino, obispo de Cassano allo Jonio y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Italiana a quien le hemos preguntado:

-Monseñor Savino, ¿cuál es el significado de esta caravana, y cuáles son sus objetivos?

-Me agrada decir que es la hora del testimonio, sin “si” y “pero”. Sin ninguna presunción ni instrumentalización. Queremos testimoniar que la guerra no es una solución, al contrario, es desolación y destrucción, y que la paz es posible, incluso cuando hay un testimonio desde abajo, es decir, cuando se unen las asociaciones, las diócesis, el mundo organizado en general – lo que antes se llamaba sociedad civil – la Iglesia en sus más bellas articulaciones se unen.

"Digamos que la paz es posible en la medida en que también construimos la paz desde abajo. Queremos estar ahí, ser una fuerza de interposición no violenta, según la lógica del Sermón de la Montaña 'bienaventurados los que trabajan por la paz', y ahí queremos decir que mientras haya guerra, carrera armamentística, mientras creamos en el poder de las armas y no en el poder del diálogo, del encuentro, de la cultura, de la convivencia de las diferencias – como decía el gran Tonino Bello, en cuya escuela me formé – la paz siempre será negada y asesinada, y sólo prevalecerá el rumor de la guerra"

Estamos allí y queremos que el puerto de Odesa esté despejado y que los barcos salgan el trigo y los demás cereales. Me gustaría recordar a todos que hay un pueblo de hermanos y hermanas africanos – jóvenes y mayores, hombres y mujeres – que se mueren de hambre. Incluso se habla de diez o quince millones de hermanos africanos hambrientos. Ahora bien, ¿puede la comida ser también un instrumento de guerra?

Ahora estamos moviendo la aguja del reloj de la historia hacia el período más oscuro del siglo XX. Y estamos allí para decir "nunca más guerra", "nunca más armas". Quisiera volver a poner en el centro la gran cuestión de la no violencia, activa y pasiva, en el sentido de que la no violencia, en todas sus formas, debe ser nuestro código espiritual y cultural, nuestro estilo antropológico, de hombres y mujeres.

Esta guerra está demostrando aún más lo que algunos han llamado el desastre antropológico de nuestro tiempo. Cuando el Papa Francisco habla de la locura de la guerra y del sacrilegio, nos invita también a comprender que es irreconciliable la fe, la religión, el Evangelio y la violencia, el odio y la guerra.

"Las religiones, más allá de cualquier afiliación, deben dar testimonio de que son incompatibles con la guerra y que el Dios en el que creemos es un Dios de paz, de Shalom, de bendición y no es el Dios del odio. Cuando la religión se presta a ser un instrumento de odio y violencia se niega a sí misma y se convierte en ateísmo dentro de la experiencia religiosa"

-No es sólo el cristiano y el creyente que marcha con ustedes y quiere hacerse sentir. Con ustedes están las más diversas siglas en una sola voz que parte de la base, pero que no es igualada por quienes firman acuerdos o toman decisiones. ¿Por qué no se ha superado esta brecha?

-Muy cierto. Esta caravana, me agrada recordarlo, es una caravana plural. Diferentes asociaciones, diversas afiliaciones. Me gusta decir creyentes y no creyentes que "creen" en una interposición de la paz. Que ponen su cuerpo a disposición para decir a los que deben entender, Zelenksky, Putin, la India, China, la OTAN, Europa, América, que todos deben dar un paso atrás y hacer prevalecer lo que me gusta llamar “el pensamiento convergente y simbólico de la paz".

Caravana de paz

Dice usted, con razón, que no se nos escucha. Por eso añado que "estamos ahí para hacer ruido", como dice tantas veces Francisco. Nosotros, al rumor de las armas y los misiles, proponemos los rumores de las conciencias, los rumores de los que no encajan y no se rinden a lo que Hannah Arendt llamó "la banalidad del mal".

"Una vez más, la banalidad del mal se impone en esta guerra. Pero imaginemos que en algún momento la guerra termina: debemos empezar de nuevo desde los escombros, y será la nueva Galilea de los pueblos"

Debemos empezar de nuevo, como creyentes y no creyentes, para reconstruir una civilización, en acción, en plural, y una civilización de la convivencia. Porque la convivencia de las diferencias no puede ser una bella forma de democracia. Aquí también me gustaría decir: "¡Prohibida toda homologación!". Es hermoso ser plural, la diversidad es hermosa cuando no es un problema, sino una ventaja y una oportunidad. Aquí, porque aquí está toda la gran lección de la santidad de Charles De Foucauld y el carácter de venerable de don Tonino Bello.

Cuando De Foucauld dijo que quería ser el hermano universal. Hoy, una vez más, la fraternidad está derrotada. He aquí la intuición profética y mística del Papa Francisco con la hermosa encíclica “Fratelli tutti”, en la que afirma una vez más, que la guerra dice que no somos hermanos.

"Debemos activar procesos de fraternidad inclusivos. Por eso el Papa Francisco dice que la realidad es más que la idea y el tiempo es más que el espacio. La guerra ocupa el espacio, no activa procesos de cambio, sino que activa procesos de destrucción"

Nosotros con la caravana de la paz, en plural, queremos testimoniar que, desde abajo, la convivencia, la comunión, la armonía entre los diferentes, es ya una realidad y queremos que más allá de cualquier posicionamiento de la geopolítica, la paz debe prevalecer siempre. La lógica del poder es una lógica destructiva. Don Tonino Bello siempre nos enseñó a renunciar a los signos del poder y a recuperar el poder de los signos. Esta caravana que acompañaré en nombre de la Conferencia Episcopal Italiana significa que creemos en el poder de un signo, y espero que este signo, que expresa la lógica del Evangelio y de los pacificadores, pueda sacudir las conciencias de quienes deben comprender.

Monseñor Savino

En este caso tiene que entender Europa, América, la OTAN, tiene que entender todo el atlantismo. Y todo lo que debe pertenecer a China, India, Rusia.

"Todos tenemos que entender que nos dirigimos a un abismo, si no nos detenemos, tendremos que contar con el hecho de destruirnos incluso a nosotros mismos"

He aquí, pues, el sentido más hermoso. Estoy convencido de que una de las grandes pobrezas de nuestro tiempo es la pobreza de sentido, de significado. La guerra genera cada vez más una falta de sentido. Esta Caravana de la Paz, este decir basta a toda forma de guerra, significa el poder de un signo que para nosotros sólo tiene un nombre: "Paz". Y no olvidemos que Jesús ha resucitado y siempre se ha presentado como resucitado, con el nombre de paz, porque la paz dice Resurrección.

La guerra sólo significa muerte y destrucción. Me gusta, en este contexto, recordar a este gran obispo incomprendido, místico y profético. Helder Camara dijo que "el sueño de uno es un mero sueño, pero el sueño de todos se hace realidad". Este es mi gran llamamiento: soñemos juntos desde abajo y desde arriba, a través de todas las afiliaciones, soñemos juntos la paz y el sueño de la paz se hará realidad.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba