"Que el espíritu de perdón de Cristo prevalezca ante estos actos de barbarie" Obispo de Niza: "Mi tristeza es infinita como ser humano, frente a lo que otros supuestos seres humanos pueden cometer"

Atentado en Niza
Atentado en Niza

"Con la mayor emoción acabo de enterarme de la tragedia que golpeó a la comunidad cristiana de los Alpes Marítimos esta mañana. Y una vez más la ciudad de Niza"

"En este momento, todas las iglesias de Niza están cerradas hasta nuevo aviso y puestas bajo protección policial"

"Todas mis oraciones van a las víctimas, a sus familiares, a la policía en la primera línea de esta tragedia, a los sacerdotes y fieles que han sido heridos en su fe y esperanza"

"Con gran emoción acabo de enterarme de la tragedia que afecta a la comunidad cristiana de los Alpes Marítimos esta mañana. Y una vez más a la ciudad de Niza". Estas son las primeras palabras pronunciadas esta mañana por el obispo de Niza, monseñor André Marceau, unas horas después del terrible atentado, cometido al grito de Alá Akbar, cerca de la basílica de Notre-Dame, que costó la vida a tres personas.

El pensamiento del obispo se dirige inmediatamente a la masacre de Niza ocurrida el 14 de julio de 2016 cuando un hombre, conduciendo un camión, arrolló voluntariamente a la multitud que asistía a los festejos públicos con motivo de la fiesta nacional francesa cerca de la Promenade des Anglais. En aquella ocasión, 86 personas perdieron la vida.

Comunicado de prensa de Monseñor André Marceau - 29 de octubre de 2020

Con la mayor emoción acabo de enterarme de la tragedia que golpeó a la comunidad cristiana de los Alpes Marítimos esta mañana. Y una vez más la ciudad de Niza.

Mientras escribo estas líneas, parece que tres personas han sido víctimas de un abominable acto de terrorismo dentro de los muros de la Basílica de Notre-Dame y sus alrededores, unos días después del salvaje asesinato del profesor Samuel Paty.

André Marceau

Sólo unas semanas después del devastador paso de la tormenta Alex, mi emoción sólo puede ser fuerte después de esta nueva tragedia que aflige a nuestra Diócesis.

Mi tristeza es infinita como ser humano frente a lo que otros supuestos seres humanos pueden cometer.

En este momento, todas las iglesias de Niza están cerradas hasta nuevo aviso y puestas bajo protección policial.

Todas mis oraciones van a las víctimas, a sus familiares, a la policía en la primera línea de esta tragedia, a los sacerdotes y fieles que han sido heridos en su fe y esperanza.

Que el espíritu de perdón de Cristo prevalezca ante estos actos de barbarie.

Duelo en Niza
Duelo en Niza

Etiquetas

Volver arriba