Capellán militar desde 2014, el profesor y salesiano lleva años compartiendo la guerra con los soldados Padre Oleh: Un salesiano en primera línea "por amor"

Padre Oleh, capellán militar en el frente de Ucrania
Padre Oleh, capellán militar en el frente de Ucrania

Celebrar misa, comulgar y confesar a los soldados y a los civiles mientras alrededor hay una guerra con su carga de sufrimiento y muerte. No es fácil, pero un sacerdote se sustenta en la fe, la comunidad y el carisma y se enfrenta así un gran desafío

"Es el amor lo que impulsa a un sacerdote a estar en esta situación. Es aquí donde uno se acostumbra a encontrarse con todo el mundo sin distinción"

Me preguntan", confiesa, "¿cómo no pierde la fe?". Y me dicen que ven a Dios en mí. "Para mí", añade, "este es el desafío"

En toda su actividad confiesa haber evacuado al menos a 500 personas. La experiencia más conmovedora y difícil fue la de llevarse a los niños sin sus padres; Afortunadamente, hoy se han encontrado todos

(Vatican News).- Capellán militar desde 2014, el profesor y salesiano P. Oleh Ladnyuk nos habla desde la primera línea, donde lleva años compartiendo la dura experiencia de la guerra con los soldados. Nos relata lo que le impulsa y lo que le ayuda de su experiencia pasada y de los "milagros" de los que ha sido testigo cada vez que ha conseguido escapar de la muerte bajo los disparos y los bombardeos.

Es el amor lo que impulsa a un sacerdote a estar en esta situación: tener experiencia, incluso militar, ciertamente no hace daño porque -dice- el peligro está en todas partes y hay que entender la psicología de los que te rodean para ayudar a los soldados y no estorbar. Y entonces se necesita un estado de ánimo preparado para ver la muerte y el sufrimiento, venciendose a sí mismo sin hundirse en el dolor, más bien tratando de establecer una buena relación con todos. A los salesianos se les facilita esto, explica el padre Oleh, partiendo de su experiencia en los oratorios incluso en Italia. Es aquí donde uno se acostumbra a encontrarse con todo el mundo sin distinción.

"Se necesita un estado de ánimo preparado para ver la muerte y el sufrimiento, venciendose a sí mismo sin hundirse en el dolor, más bien tratando de establecer una buena relación con todos. A los salesianos se les facilita esto"

El padre Oleh entre los militares

El reto de afrontar el sufrimiento

Un buen hábito de los salesianos es también la fatiga física, que la guerra no está de más, y también la formación psicológica a la que estamos acostumbrados. Esta es nuestra preparación", explica, "pero no faltan los retos, ante todo el de cómo superar el sufrimiento. Me preguntan", confiesa, "¿cómo no pierde la fe?". Y me dicen que ven a Dios en mí. "Para mí", añade, "este es el desafío".

Un gran apoyo para alguien como el padre Oleh que está en guerra es saber que no está solo y que hay una comunidad que reza, que espera, que le ayuda. "Me llaman, me escriben incluso desde Italia" y los milagros de la oración se pueden ver, al menos en las muchas veces que se ha salvado bajo el fuego y el estruendo de las bombas gracias precisamente a la protección de María.

"Me preguntan ¿cómo no pierde la fe?". "Y me dicen que ven a Dios en mí". "Para mí, añade, "este es el desafío"

Llevar el Evangelio a una tierra en guerra

¿Cuál es el compromiso más importante hoy? El servicio llama al padre Oleh estos días a decir misa, escuchar confesiones, distribuir la comunión, más en la retaguardia que en la primera línea. Luego está la actividad necesaria en los hospitales y pueblos donde aún quedan muchos civiles y se intenta evacuarlos.

En toda su actividad confiesa haber evacuado al menos a 500 personas, pero podrían haber sido muchas más, también porque -recuerda- en los primeros meses "cargué mi minibús con mucha gente y no la conté". La experiencia más conmovedora y difícil fue la de llevarse a los niños sin sus padres: "Me los confiaron porque confiaban en mí y querían que los llevara a lugares seguros. Afortunadamente, hoy se han encontrado todos.

También la experiencia con los jóvenes", nos dice, "es la más difícil pero también la más cercana a la espiritualidad salesiana". Cuando se alejan no quieren hablar y yo respeto su silencio, luego cuando entran en nuestra casa salesiana, las barreras caen y lloran conmigo.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba